ambientador-casero-antitabaco

Convivir con un fumador a veces no es fácil, sobre todo si suele estar con el cigarro dentro de casa en lugar de en el balcón o la terraza. Las cortinas, los muebles e incluso las paredes pueden quedar impregnadas del aroma del humo. Haz un ambientador casero antitabaco ¡y devuelve la buena fragancia a tu hogar!

Ambientador antitabaco en spray

Necesitas:

  • Medio litro de agua.
  • Dos cucharadas de bicarbonato sódico.
  • Esencia de vainilla o zumo de limón (o cualquier otra esencia que te guste).
  • Bote tipo pulverizador.

El bicarbonato de este ambientador en spray puede ayudarte a absorber el humo del tabaco, mientras que la esencia sustituirá su olor.

¿Ya lo tienes todo? Perfecto, pues vamos a ponernos manos a la obra, que el proceso es súper sencillo. Solo tienes que incorporar el agua en el bote y luego echar el bicarbonato. Remuévelo bien para evitar que aparezcan grumos o restos sólidos.

Ahora aplica unas gotas de la esencia que te apetezca, ya sea una de las que te hemos propuesto o cualquier otra que te guste. Respecto a la cantidad exacta, depende mucho de la intensidad de la fragancia que prefieras.

Et voilà! ¿A que ha sido fácil? El bicarbonato sódico ayudará a absorber el olor del tabaco, que quedará reemplazado por el de la esencia que hayas elegido (¿sabías que si usas el limón también puede ayudarte como repelente para los mosquitos?). Pruébalo y verás que notas un enorme cambio en el aroma de tu hogar.

Ambientador antitabaco tipo esponja

Vas a necesitar:

  • Esponjas.
  • Tijeras.
  • Zumo de limón.
  • Un recipiente.

Comienza cortando las esponjas en tiras. Si las que has escogido son de colores, mejor, ya que así el resultado quedará como un elemento decorativo. Ahora impregna cada uno de los trocitos de esponja en zumo de limón. Si quieres rebajar un poco el olor de esta fruta cítrica, puedes echarle un poco de agua al jugo.

Aprieta los pedacitos un poco para que no goteen demasiado y vete echándolos dentro del recipiente hasta casi llenarlo. Repite el proceso dos, tres o las veces que necesites en caso de que quieras poner esta fragancia en varios rincones de la casa.

Como ves, ambos procesos, tanto el del ambientador casero antitabaco en spray como el de las esponjas, son efectivos y completamente ecológicos. ¿Por cuál te decantas Suscríbete a nuestra newslettery te daremos muchas más ideas sobre remedios sencillos, prácticos y económicos (como las lámparas caseras) para hacer de tu hogar un lugar cada vez más agradable.