banera-o-ducha

 El mundo no se divide entre aquellos que prefieren bañera o ducha. No, señor. En diferentes momentos de nuestra vida resulta más práctica y eficaz una opción que otra. Descubre las principales ventajas de cada una de ellas para que sepas decidirte entre un baño relajante o una ducha rápida según tus necesidades.

 

Ventajas de la ducha

  • Ahorro: 

En tiempo y en agua, sin duda. Los baños largos y tranquilos son deliciosos, pero se necesita una agenda holgada para llevarlos a cabo a diario. Las duchas son más rápidas e igual de eficaces en lo que a higiene respecta, por lo que si tienes poco tiempo libre lo mejor es optimizar los minutos.

En cuanto al agua, la cantidad de litros que se necesitan para el baño es mucho mayor, cosa que no resulta muy recomendable en épocas de sequía como la que estamos viviendo en nuestro país.

  • Seguridad: 

Si vives con personas mayores, un plato de ducha es la mejor opción para evitar accidentes imprevistos. De hecho, en estos casos son preferibles aquellos diseños que no tengan cambios de nivel o escalones para potenciar al máximo la seguridad.

  • Espacio: 

Si tu aseo es pequeño, no tienes muchas opciones. Una bañera será imposible de incorporar a un espacio tan reducido. En los baños integrados en dormitorios, que se pueden decorar para que queden muy acogedores, ten en cuenta que en muy pocas ocasiones habrá espacio suficiente para que quepa una.

banera-o-ducha

Ventajas de la bañera

  • Relajación: 

Si quieres un lugar donde relajarte y leer un libro mientras tus dedos se arrugan entre la espuma, necesitas una bañera. En caso de que finalmente optes por ella, date el capricho aunque sea una vez al mes. Será un pequeño ritual de desintoxicación que tu mente y tu cuerpo agradecerán.

  • Niños: 

En caso de tener niños pequeños, son muy útiles para su higiene diaria. De hecho, si estás preparando tu hogar para la llegada de tu primer bebé, elegir entre bañera o ducha para los niños no tiene sentido. Y es que tendrás que comprar una especial para tu pequeño. Limpiar a tu hijo te será mucho más sencillo en este caso y tu espalda agradecerá no tener que agacharse tanto.

Por otra parte, conforme el bebé vaya creciendo, las bañeras son perfectas para jugar con patitos y otros juguetes. Así, este momento le parecerá más divertido y ameno.

  • Lavadero: 

¿No tienes sitio donde lavar la colcha o las mantas grandes? La bañera es perfecta para limpiarlas y escurrirlas. Es la alternativa perfecta (y bastante más económica) a las lavanderías.

¿Ya lo tienes más claro? Solo un detalle más: si en casa cuentas con dos aseos, ¡no tienes que decidir entre bañera o ducha! Disfruta de ambas en distintas zonas de tu casa. Suscríbete a nuestra newsletter y te ayudaremos con otros dilemas relacionados con la decoración y las reformas en tu hogar.