¿Cuál era tu animal favorito cuando eras pequeño? Quizá el león, el oso, el perro o el delfín, algunos de los preferidos por los peques. ¿Por qué no decorar con cabezas de animales de peluche la pared del dormitorio de tus hijos? ¡Verás cómo les gusta! Aquí tienes algunas ideas que quedarán genial en tu hogar.

Valores positivos: amor por la naturaleza

Lo primero que debes tener claro es que decantarte por este tipo de decoración en el cuarto de los pequeños no tiene nada que ver con la promoción de los trofeos de caza. ¡Ni mucho menos! El respeto por el medio ambiente y el cuidado del resto de seres vivos debe ser uno de los valores clave en la educación de los niños. Por tanto, ese no es, de ningún modo, el sentido de estas cabezas de peluche en la pared.

Elige el animal que más le guste a tu hijo o que mejor combine con la historia que vas a contarle.

Estos muñecos deben entenderse como seres mágicos que aparecen para visitar y cuidar al pequeño. Son compañeros de habitación que los niños van a terminar adorando. ¡Y quedan geniales en la decoración infantil! Se convertirán en elementos muy originales y divertidos con los que tus hijos podrán incluso jugar, incorporándolos a sus fantásticas historias sobre expediciones por las selvas y bosques de medio mundo. La imaginación de los niños no tiene límite, así que ayúdate de ella para explicarles por qué el busto de un tigre, un elefante o un panda les acompaña día a día.

Cabezas de peluche en función de la historia

Puedes encontrarlas de multitud de animales: renos, flamencos, conejos, cebras, jirafas, ciervos, leones… ¡hasta unicornios! Elige las que más te gusten (a ti o a tu hijo) y las que mejor creas que combinan con la historia que quieras contar al peque. Por ejemplo, si quieres decirle que su habitación es como una selva y que su amigo, el oso panda, velará de noche por él para que no se le acerque ningún peligro, decántate por estos simpáticos y adorables animales. Si, en cambio, la criatura está obsesionada con los monos o los burros, también encontrarás estos animales para decorar las paredes de la habitación infantil.

cabezas-animales-peluche

Ayúdate de estos peluches para decorar otros espacios

Utiliza estos bustos en el rincón de lectura o en la sala de juegos infantil.

En caso de que no tengas espacio en el dormitorio porque está repleto de cuadros, vinilos y otras piezas decorativas, no te preocupes. Siempre puedes poner cabezas de animales de peluche en otras zonas de la casa para diferenciarlas del resto. Un buen ejemplo es el cuarto de juegos, que puede distinguirse con estos bustos de muñecos. También puedes utilizarlos para señalar otras partes de estancias que utilice mucho el niño, como el rincón de lectura o su área de juguetes del salón.

Como puedes ver, la utilización de la cabeza de un peluche en la pared es una opción perfecta para decorar las estancias infantiles. Aprovéchala al máximo, invéntate nuevas alternativas de uso y sácale el máximo partido a esta fórmula divertida y original de vestir las paredes. Y recuerda que si quieres más ideas para hacer de tu hogar un sitio cada vez más acogedor y bonito, ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!