planning-tareas-hogar

Mantener la casa limpia y ordenada, más teniendo niños (cuando tienes perros, ya ni te cuento) es casi una misión imposible. Pero con el debido calendario de tareas del hogar dividido por responsables y períodos de tiempo en los que corresponde cada una de ellas, resulta mucho más sencillo. Te enseñamos a hacer el tuyo para que nadie se escaquee.

Reúne a la familia y llega a acuerdos

“El reino es de todos. Por lo que cada noble deberá cuidar de su territorio para mantener los privilegios de su condición.” Así puede comenzar el juego para que los niños llegados a cierta edad comiencen a responsabilizarse de algunas actividades.

Es importante que los peques comiencen a formar parte de la organización del hogar lo antes posible. Ya que de esta manera se sentirán parte de un objetivo común y empezarán a gestionar ciertas responsabilidades.

Planea las tareas

Diferencia los quehaceres que hay que llevar a cabo a diario, una vez a la semana, una vez al mes o una vez al semestre. Para cada una de ellos adjudica un responsable. Así, en los próximos meses todos los miembros de la familia sabrán qué faena le corresponden en cada momento.

Algunas actividades diarias que deben estar en el planning de tareas del hogar son la limpieza de la cocina (platos, encimera y suelo) o poner lavadoras. Cada semana deben realizarse labores de higiene como limpiar el polvo y el suelo o cambiar las sábanas. Una vez al mes puedes definir quehaceres como quitar la suciedad de las persianas o de la lavadora. Una o dos veces al año puedes agendar la limpieza a fondo de las alfombras, las ventanas, las cortinas o las almohadas.

calendario-tareas-hogar

Mantén el cuadrante visible

Sitúalo en una zona visible (la puerta de la nevera es una buena opción) donde cada miembro de la familia pueda ir tachando la faena que ya ha realizado. Además, así se podrá revisar rápidamente lo que queda por hacer y a quién le corresponde.

Si vives solo/a, puedes hacer el mismo plan de limpieza de la casa y colocarlo también en una zona visible. En este caso hay una noticia buena y otra mala. La primera es que no vas a tener que negociar con nadie las labores que le tocan a cada uno. La segunda es que todas te tocan a ti. ¡Ánimo!

Comparte este post con aquellos que van a ser responsables de mantener el orden (y la limpieza) en el reino, sean adultos o no. Con este calendario de tareas del hogar todos sabrán qué tienen que hacer. ¡Y que nadie se escaquee!