casas-industrializadas

La construcción tradicional ha sido durante mucho tiempo el modelo a seguir a la hora de edificar una vivienda. Sin embargo, el alto coste de los materiales ha incrementado las consultas sobre métodos más económicos y ágiles, como son las casas industrializadas.

¿Te imaginas que un día un constructor te diga que puede levantar tu casa en unas semanas? Esto es posible gracias a esta nueva forma de ahorrar costes sin perder calidades, ya que cuentan con una mayor eficiencia energética y mayor confort. Vamos a ver con detalle en qué consisten estas edificaciones y sus ventajas.

¿Qué es una vivienda industrializada?

En los últimos años han surgido otras opciones para realizar casas. Esta en concreto, consiste en la fabricación en cadena de las distintas partes (paredes, habitaciones, tejados y suelos) que conforman una vivienda, y se conocen como módulos.

Este tipo de construcciones se realizan de forma independiente y se puede ir ampliando o reduciendo su tamaño. Además, en algunos casos, y según los materiales y características de cada una, es posible juntar módulos realizados en distintas fábricas para montarlos juntos en la misma obra y para la misma casa.

Además, van ancladas al suelo, pagan impuestos, necesitan licencias de obras y, lo más importante, son edificaciones de verdad. Una vez que tenemos claro como se realiza el proceso, es hora de hablar de las ventajas de este tipo de viviendas.

Ventajas de la construcción industrializada

  • Ahorro de costes y tiempo

El precio medio de una construcción tradicional de unos 100 metros cuadrados ronda entre los 120.000€ y los 150.000€ que es el precio medio de una hipoteca hoy en día. Sin embargo, las viviendas industrializadas cuestan unos 95.000€, eso sí, el precio variará en función de los materiales utilizados.

Los costos se reducen gracias a los plazos de entrega. Una vivienda tradicional tarda aproximadamente 30 meses en construirse, una de este tipo entre 9 y 10 meses. Al construir en periodos mucho más cortos, los plazos de inversión y, por tanto, de amortización disminuyen considerablemente.

casas-industrializadas

  • Flexibilidad

Desde la fase inicial del proyecto, se busca la adaptación a todas y cada una de las necesidades que tiene el comprador. Esto permite estructuras innovadoras y diferentes.

No obstante, cada vivienda es escalable en el tiempo, pudiendo modificarse en su tamaño a medida que pasa el tiempo, y según las nuevas peticiones de los propietarios.

  • Calidad

La gran ventaja de estas viviendas es su forma de construcción, es decir, se construyen en un entorno cerrado como es una fabrica y esto hace que los procesos estén más controlados.

Además, hoy en día, la calidad de una casa también se mide por su sostenibilidad y en este caso tienen menor impacto ambiental que las construcciones tradicionales.

  • Eficiencia energética

Las casas industrializadas pueden adaptarse para ser hogares inteligentes, eficientes o pasivas, ya que acogen todo tipo de tecnologías para reducir el consumo. Por lo tanto, son otra forma de arquitectura y de construcción. Este tipo de construcción siempre se encuentra asociada a los últimos avances tecnológicos.

Si te interesa estar al día y no perderte ninguna noticia del sector suscríbete a nuestra newsletterrecibe toda la actualidad en tu correo antes que nadie para estar a la última de este tema.