casas-pasivas

Los efectos del cambio climático cada día son más significativos, no solo en los desastres naturales, sino también en la vida de las personas. Y es por este motivo que las casas pasivas ganan más peso cada día. En España durante años se ha construido muy mal, especialmente en la época del boom inmobiliario.

Pero esto ha comenzado a cambiar, y en 2020 entra en vigor la normativa que obliga a que las nuevas construcciones, públicas y privadas, sean edificios de consumo energético casi nulo. Y es que, para conseguir que nuestras casas funcionen con energías renovables sin mermar nuestro confort, ese al que estamos tan habituados, es importante reducir al máximo el consumo energético.

Pero, ¿cómo se consigue tal propósito? La respuesta se encuentra en un modelo de vivienda autosuficiente que requiere la energía mínima para garantizar las comodidades del siglo XXI.

¿Qué es una casa pasiva?

Se trata de un tipo de vivienda que está construida teniendo muy en cuenta las condiciones climáticas y geográficas de cada emplazamiento con una buena orientación, captación y protección de la radiación solar. Casas que funcionan con muy bajo consumo energético, con un elevado confort interior y que presentan una eficiencia energética muy superior a una construcción tradicional.

Así que cuando nos referimos a las casas pasivas prefabricadas no estamos hablando de un diseño arquitectónico, sino de una serie de normas energéticas que se pueden aplicar a cualquier tipo de construcción. Además, estas viviendas consumen hasta siete veces menos energía que una casa tradicional.

Son todo un ejemplo de sostenibilidad. Pero, no son buenas solo para el medioambiente sino que estas viviendas tienen beneficios saludables, ya que su renovación inteligente del aire, su incidencia de la luz solar y su construcción con materiales naturales y menos contaminantes que los convencionales ayudan a prevenir y reducir enfermedades como el asma.

Características de las viviendas pasivas

La razón más importante para construir una casa de este tipo es que es una vivienda saludable que cuida a quienes viven dentro de ella. Pero además, otras particularidades diferencian a este tipo de viviendas del resto.

Diseño bioclimático

El objetivo del diseño bioclimático es lograr el máximo de confort en una casa con el mínimo gasto energético. Para lograr esto se utilizan las fuentes de energía naturales y las condiciones climáticas locales.

Pero antes de construir una casa biopasiva, se pasa por un buen estudio del clima, de la orientación, de la luz natural disponible, de la trayectoria solar, de los vientos predominantes y de la captación de radiación solar en invierno y su protección en verano.

Excelente aislamiento térmico

casas-pasivasUna casa mal aislada puede consumir hasta un 30% más de energía que una casa que tiene una buena aislación térmica. Un buen aislamiento reduce pérdidas de calor en invierno y ganancias en verano, lo cual implica una baja demanda de energía para climatización.

Y es que el calor de una vivienda se va especialmente por puertas y ventanas. Esto representa entre el 25% y el 30% del gasto de calefacción total. Por eso, en una casa prefabricada pasiva la calidad de estos elementos y su correcta instalación es fundamental para una alta eficiencia energética.

Así pues, una capa de aislamiento evita los puentes térmicos, tan habituales en las viviendas tradicionales y que provocan una gran parte de las pérdidas del calor en los edificios.

Calidad y estanqueidad del aire

casas-pasivasUno de los grandes aportes de las viviendas pasivas es la calidad del aire al interior de la misma, otorgando así un ambiente limpio y saludable para las personas que allí viven. Los sistemas de ventilación mecánica permiten que el aire se esté renovando continuamente al interior, procurando el confort térmico de nuestra vivienda.

Además, es importante conseguir la estanqueidad del aire sellando todas las uniones entre los diferentes materiales de la casa. De esta manera, no existen infiltraciones no deseadas.

Certificación energética

El último paso para tener una vivienda de estas características son las pruebas técnicas y su certificación. Esta es la única garantía de que el edificio se ajusta al cumplimiento de los requisitos establecidos por el Passivhaus Institut de Alemania y al nivel de confort interior y de la calidad energética de la construcción hacia el cliente.

Ahora que ya sabes las ventajas de las casas pasivas, y tienes curiosidad por otros temas, o te interesa estar al día y no perderte ninguna noticia del sector, suscríbete a nuestra newsletter y recibe toda la actualidad en tu correo antes que nadie para estar a la última de este tema.