cena-san-valentin-casa

Amor, pasión, cariño… Cuando preparamos una cena de San Valentín en casa queremos expresar una enorme cantidad de sentimientos a esa persona tan especial. Cuida todos los detalles para que este próximo 14 de febrero triunfes al máximo creando el ambiente perfecto en tu propio hogar.

La comida, un pequeño gran placer

No hace falta cocinar platos muy elaborados para hacer una cena deliciosa, sana y única.

A muchas personas se las conquista (o se las espanta) por el estómago. Si no tienes dotes culinarias, no pasa nada. Puedes pedir comida a domicilio y quedarás estupendamente. Y en el caso de que quieras expresar tu amor cocinando, mejor.

  • Entrantes

Teniendo en cuenta que ninguno de los presentes acabamos de salir de Master Chef, te damos algunas propuestas sencillas para llevar a cabo en tu cocina. Comienza por un entrante que, aunque fácil de preparar, dé un toque de sofisticación a la velada.

Un buen ejemplo son los canapés de salmón con queso crema o los provolone al horno. En el primer caso, con poner una rodajita pequeña de salmón ahumado sobre la tostada a la que, previamente, le has untado un poquito de queso crema, suficiente.

En el segundo, solo tendrás que cortar unos cuadraditos de tomate y ponerlos sobre las rodajas de provolone, colocar un poco de orégano y aceite de oliva por encima… ¡y listo! Al horno 20 minutos y ya está hecho.

  • Primer plato

Demuestra tu lado más fit (que eso siempre triunfa) con una ensalada de entrante. Coloca unas fresas, unos frutos secos y unos pedacitos de queso de cabra sobre una base de espinacas. ¡Y ya tienes hecho un primero ligero, bonito y simple! Tanto con aceite de oliva y vinagre como con mostaza y miel, el plato seducirá a tu comensal. ¡Garantizado!

Si no te gustan las fresas o esa persona tiene alergia a algún fruto seco (punto a tener muy en cuenta ya que no queremos terminar en el hospital), puedes hacer otra ensalada.

En caso de que haga mucho frío, puedes decantarte por una sopita o una crema de verduras de primero, pero perderás parte del glamour. Y lo sabes.

  • Plato principal

Un buen solomillo, una lasaña o unas berenjenas rellenas de carne siempre darán el pego en una ocasión tan especial. También está la opción más marinera para el segundo, como son las gambas al ajillo, el pez espada o el lenguado.

En caso de que alguno de los dos sea vegetariano, ¡no hay ningún problema! Un buen risotto de setas, unos canelones de espinacas o unas alcachofas con patatas cocidas quedarán de vicio.

No queremos que este post trate solo del menú para San Valentín en casa. Por lo que, aunque aquí te demos algunas recomendaciones sobre los platos más interesantes para cautivar gastronómicamente a esa persona, siempre puedes buscar otros más acordes a tus (y sus) gustos.

  • Postres

En una cena romántica como esta no hace falta pegarse medio día en la cocina. Para el postre puedes optar por una copa de fresas con nata o unos trozos de fruta pinchados en palitos para luego meter en un bol de chocolate. Sencillo y delicioso, te lo aseguramos.

cena-san-valentin-casa

Orden y limpieza, imprescindibles

Mantener el orden y la limpieza en casa es básico para dar buena impresión en una cena romántica.

Para que esa persona especial no salga despavorida, mantén la limpieza y el orden ¡Por lo menos esa noche! Existen trucos para mantenerla decente con poco esfuerzo durante todo el año, pero ese día debes ponerle más cariño para que todo sea perfecto.

Cuida al máximo cada detalle

El orden no lo es todo. Sobre todo si tu objetivo es que esa persona se sorprenda y piense (por lo menos durante un tiempo) que eres alguien detallista y cuidadoso. Sustituye las luces por velas esa noche, pon una rosa roja en medio de la mesa y utiliza un mantel elegante de color blanco o negro. Otro punto: cuida la vajilla, por favor. Que sea de un color neutro y sin dibujos de florecillas al estilo abuela.

Utiliza copas adecuadas para la bebida que vayas a incorporar (el vino es una opción excelente) y cubiertos metálicos. En caso de uses los de plástico ya te puedes ir despidiendo de esa persona para siempre. No digas que no te lo advertimos.

Un hilo musical de fondo es todo un acierto, ya que generará una atmósfera de intimidad perfecta para potenciar la cercanía. El jazz suave, el blues o las baladas son ideales para fomentar ese ambiente personal. ¡Ni se te ocurra poner rock duro o electrónica!

Te hemos dado un montón de ideas para que tu cena de San Valentín en casa sea todo un éxito: recetas fáciles y sabrosas, consejos para mantener el orden y unos truquitos finales para que el entorno dé a entender lo importante que es para ti esa persona. ¿Quieres más? Solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter. Tu pareja lo agradecerá.