cine-en-casa

Es el séptimo arte y el favorito de muchas personas. Y es que ¿te imaginas poder tener un cine en casa, ver una buena película y alejarte por un rato de la realidad? ¿O escuchar la armadura de Ironman cortando el viento antes de una lucha inminente?

¡No esperes más y ponte manos a la obra! Seguro que piensas que es carísimo, pero nada más lejos de la realidad, montar un cine en casa resulta más fácil y barato de lo que imaginas. Y por eso hoy te mostramos cómo hacerlo eligiendo bien los elementos que la van a componer.

Destina el espacio adecuado

Lo primero que hay que hacer es elegir una habitación para crear el mejor cine en casa. Una de las cosas más importantes a la hora de elegir una habitación u otra es la acústica, y las habitaciones rectangulares son las mejores para ello. Pero si no cuentas con un espacio de estas características, que no cunda el pánico, porque puedes aislar la habitación.

La iluminación también es importante

La iluminación es determinante para todo el sistema de cine en casa, ya que las luces deben poder regularse para dejar la habitación a oscuras y poder disfrutar de la imagen proyectada.

Así pues, las luces tenues por detrás de las pantallas, pueden evitar el cansancio de la vista y a reducir el contraste en el ambiente, aunque otra alternativa puede ser colocar luces LED perimetrales. Pero, además, no solo se trata de apagar o atenuar las luces, también hay que controlar la cantidad de luz natural que entra por las puertas y ventanas.

cine-en-casa

¿Qué pantalla de cine en casa elegir?

La pantalla es uno de los factores más importantes que hay que tener en cuenta en el momento de diseñar la sala. Para poder ver las películas correctamente, puedes decidir entre dos opciones: televisión o proyector, y la respuesta la tendrás dependiendo de dos factores: el tamaño del espacio y el presupuesto con el que cuentes.

Para que te hagas una idea, una pantalla de 80 o 90 pulgadas, resulta ideal para un cine de casa pequeño. Mientras que el proyector es ideal para espacios de mayores dimensiones.

No obstante, la resolución de la televisión es otro aspecto a tener en cuenta y debes saber que la no va de la mano del tamaño de la pantalla sino de la calidad de imagen. Por ello, lo más recomendable es FULL HD, WUXGA O 4K. Pero recuerda que cuando escojas 4K que sea 4K real, que tenga: 3840×2160.

Y si eliges proyector…

Opta por una pantalla de proyección o pared blanca. Puedes elegir una de 120 pulgadas y anclarla al techo, pero ten en cuenta la distancia a la que colocar el proyector, ya que existen de tiro corto y tiro regular (los que se cuelgan del techo). Uno de tiro regular puede generar 120 pulgadas de imagen a una distancia de 5 metros y un proyector de tiro corto, las mismas pulgadas, pero a una distancia de 1,5 m.

O si eliges televisión…

Ten en cuenta el ángulo de visión. Para calcularlo imagina dos líneas desde el sitio dónde te sentarás hasta los bordes de la pantalla, e intenta que ese ángulo no sea de menos de 33-35º ni más de 40º.

Si tu presupuesto y espacio no es el suficiente, lo mejor es que compres una barra de sonido. Pero, si tu situación es otra y quieres realmente disfrutar de las pelis, la mejor opción es un conjunto de home cinema en casa. Su configuración más popular es de 5.1, lo que significa cinco altavoces y un subwoofer. Esta opción puede costar unos 300 euros en adelante, depende de lo que estés dispuesto a pagar.

Ahora que ya sabes cómo montar un cine en casa, si tienes curiosidad por otros temas, o te interesa estar al día y no perderte ninguna noticia del sector, suscríbete a nuestra newsletter y recibe toda la actualidad en tu correo antes que nadie para estar a la última de este tema.