clausula-techo

Todos recordamos la crisis del 2008, ¿verdad? Viviendas infladas de precio, impagos, desahucios… Entender un contrato es complejo, para qué engañarnos. Evita que a esta dificultad se le sumen unos términos que no te benefician (y que desconoces) leyendo este post. Te explicaremos todo sobre las cláusulas techo y cuándo pueden llegar a ser abusivas. 

A la hora de firmar una hipoteca, te encuentras con unas serie de condiciones, como el precio total que toca pagar y la cláusula suelo (que salió a la palestra recientemente y fue tachada como abusiva), pero ¿te suena haber oído hablar de su contrapartida, la cláusula techo?

¿Qué es la cláusula techo?

La cláusula techo es el límite máximo de interés de una hipoteca que pactan banco e hipotecado a través del contrato. Es decir, que si el Euribor sube por encima de ese límite pactado entre hipotecado y entidad financiera, el primero no tiene por qué pagar más de lo que ha firmado por contrato. 

Como dijimos antes, es una condición que suele incluir el banco en estos productos financieros, caracterizada por limitar, en principio, la cantidad que el deudor paga al mes. De primeras puede parecer beneficiosa para el que firma la hipoteca. Al fin y al cabo, no paramos de escuchar continuamente que el Euribor sube y baja cada cierto tiempo.

¿Y qué relación existe entre el Euribor (marcado por el BCE) y tu hipoteca? Muy sencillo: cuando el Euribor sube o baja, técnicamente también aumenta o disminuye lo que debes pagar por tu casa (por lo que sube o baja tu tasa de esfuerzo). Pero el tipo de interés que tú tendrás que abonar nunca será superior a lo pactado en tu cláusula techo.

Quizá te estés preguntando, ahora que sabes qué es el Euribor, qué ocurre si el tipo de interés disminuye. Bueno, pues lo mismo pero a la inversa. O sea, las conocidas como cláusulas suelo determinan el mínimo que pagará el hipotecado aunque el Euribor baje por debajo de ese porcentaje. 

No, no tiene nada que ver con el precio del suelo (que se las trae, también), sino que tiene relación con la cantidad mínima que el deudor abona al banco mensualmente. Es decir, que por mucho que los tipos de interés bajen, no dejarás de pagar lo que hayas pactado en tu cláusula suelo.

¿Cómo sé si tengo una cláusula techo abusiva?

Si el margen de tipos de interés que vas a pagar oscila entre tu cláusula suelo y tu cláusula techo, ¿qué ocurre si ambas son demasiado altas (por encima de las previsiones del mercado)? Pues que pagarás más de lo que te corresponde sin importar mucho las oscilaciones reales del Euribor. 

Recordemos el revuelo que se levantó por las cláusulas suelo. La razón fue que, por mucho que bajara el Euribor (que lo marca el BCE), la gente pagaba lo mismo mes tras mes. Y el problema estaba en que no sabía por qué.

Pues ahora ocurre tres cuartos de lo mismo con las cláusulas techo. Como dijimos antes, marcan una limitación al alza en la cantidad a abonar anualmente en concepto de hipoteca. Sin embargo, hecha la ley, hecha la trampa.

En muchos casos, esa limitación se situaba muy por encima de las previsiones del mercado, por lo que dejaba de ser un techo real. ¿Resultado? La gente podía llegar a pagar mucho más de lo que estaba previsto.

Es básico saber si tu contrato de hipoteca tiene cláusula techo, cuál es exactamente y si está dentro de las previsiones reales del mercado.

El problema no es añadir estas condiciones, porque en la mayoría de los casos son legales. Lo que no lo es legal es obviar dicha información al futuro hipotecado en el momento de cerrar el contrato. Aquí es cuando dichas cláusulas se convierten en abusivas, y por lo tanto, en ilegales.

Entonces, ¿cómo saber si has firmado (sin conocer previamente) una hipoteca con cláusula techo? Muy sencillo: si a lo largo de los meses el monto a pagar no varía, acércate al banco y pregunta. Está obligado a decírtelo, por cierto.

Hipoteca variable y fija, ¿la solución ideal?

Desde hace unos años, el sector de la banca ofrece hipotecas de tipo fijo o variable, con lo que el deudor puede elegir y tiene más control (aparentemente) sobre lo que va a pagar.

Pero, ¿de verdad sirve de algo, ahora que los márgenes de los intereses son tan reducidos? Pues depende del riesgo que estés dispuesto a asumir. Si estás dudando entre un modelo u otro, hay una serie de preguntas que te puedes hacer:

  • ¿Quiero pagar siempre lo mismo, o prefiero pagar menos por ahora?
  • En caso de que elija pagar menos ahora, ¿estoy dispuesto a asumir una carga mayor en el futuro?

En función de tus propias respuestas, podrás decidir si te conviene un tipo de hipoteca u otro. En cualquier caso, te recomendamos que te informes todo lo que puedas sobre tu contrato antes de firmarlo. No obstante, no se puede negar el poder que tienen los bancos debido a la información que manejan.

Y tú, ¿sabías lo que es la cláusula techo? Si quieres estar al día de todo lo relacionado con tu hipoteca, así como de todos los detalles en los que te debes fijar antes de contratarla,¡suscríbete a nuestra newsletter!y comparte en tus redes sociales este post, para que más gente pueda beneficiarse de esta información.