colchon-ninos

Si el descanso es importante para todos a cualquier edad, más lo es cuando aún se está formando el cuerpo del futuro adulto. Por eso, elegir el mejor colchón para niños es imprescindible para su desarrollo. Sigue estos consejos y seguro que aciertas.

De 0 a 2 años

En esta etapa el descanso es vital para el pequeño, ya que se pasa una buena parte del día durmiendo para que su cuerpo se vaya formando. Los colchones más o menos firmes, que garanticen la comodidad del bebé y, sobre todo, que sean antiasfixia, son perfectos para esta edad.

Durante los primeros meses de vida, escoger una almohada adecuada (de hecho, en muchos casos la mejor alternativa es no poner almohada hasta los 2 años) y un colchón que evite la muerte súbita es fundamental para garantizar la seguridad del recién nacido.

Es interesante también apostar por los colchones transpirables, ya que evitan que el niño sude por la noche y luego se resfríe. Además, aquellos hipoalergénicos y que impiden la aparición de la plagiocefalia o síndrome de la cabeza plana son perfectos para los bebés.

Otro de los aspectos clave que debes tener en cuenta antes de decidir qué colchón es mejor para los niños es que sean desenfundables. En esta fase (y también en los años siguientes, aunque en menor medida) es muy común que el bebé tenga pequeños escapes por la noche. En consecuencia, tener la posibilidad de cambiar rápidamente la funda es un plus de comodidad.

De 2 a 9 años

Teniendo en cuenta que a estas edades los pequeños todavía duermen más horas que los adultos (entre 9 y 12), son ideales los colchones que tienen una firmeza media y son transpirables. Por otra parte, muchos tienen la opción de traer dos caras, una para el invierno, más suave e hipoalergénica, y otra para verano, con una mayor transpiración.

Durante este período te aconsejamos que el colchón también sea desenfundable, ya que aún pueden darse pequeños escapes durante la noche. Y s le quieres incorporar un protector extra para garantizar al máximo su vida útil, mejor que mejor.

El colchón de un bebé debe ser antiasfixia; antes de los 9 años, que sea transpirable y desenfundable: y, a partir de ahí, prevé que va a dar el estirón.

Teniendo en cuenta que un colchón de calidad dura aproximadamente unos 10 años, te aconsejamos que, por una cuestión de ahorro y de salud, no escatimes en este gasto. Hay muchos viscoelásticos que podrás encontrar a un precio más que razonable y que ayudarán al normal desarrollo de tu hijo.

colchon-ninos

Más de 9 años

A partir de esta edad en general ya se deben analizar más o menos los mismos factores que para un adulto. Con un pequeño matiz, pues durante los siguientes años el menor va a ganar en estatura y en peso. Por ello, la talla del colchón debe ser la adecuada para el tiempo de desarrollo físico que le queda a tu hijo.

En resumidas cuentas, antes de los 2 años valora el bienestar del recién nacido tanto en el colchón como en la forma de vestir la cuna, hasta los 9 sigue apostando por que sea transpirable y desenfundable y, a partir de esa edad ten en cuenta que… ¡va a pegar el estirón!

Cuidar, educar y velar por el desarrollo de un nuevo ser humano es tan complejo como enriquecedor. Al fin y al cabo, se está formando una nueva persona. ¿No te parece emocionante? Más allá de conocer cuál es el mejor colchón para niños descubre muchos más consejos sobre cómo ayudar a tu peque en la aventura de su propio crecimiento en el hogar suscribiéndote a nuestra newsletter.