collar-de-macarrones

¿Qué hay más bonito que recibir un collar de macarrones de manos de tu peque? Pues pasar un maravilloso rato con él ayudándole a hacerlo, quizá es mejor. Sigue estos sencillos pasos y no solo tendrás un bonito regalo, sino todo un complemento para tu día a día. ¡Toma nota!

¿Qué hace falta para hacer un collar de macarrones?

  • Macarrones grandes.
  • Dos pinceles.
  • Témperas de colores.
  • Papel de periódico.
  • Un cordón o un lazo.
  • Cuentas redondas.
  • Un adorno central.

En cuanto a los macarrones, aunque puedes elegir los que quieras, te aconsejamos que sean esos que vienen con pequeñas estrías, ya que quedarán más bonitos. Las témperas pueden ser de los colores que más te gusten, pero la tonalidad plateada y verde pálido quedan muy bien, sobre todo si las combinas con un lazo y un adorno en color negro.

Para hacer un collar de macarrones que quede bonito y elegante elige muy bien los colores con los que quieres pintar.

Este último puede ser una pieza de madera con una forma que te guste y que también puedas pintar de un color que pegue con el resto. Pero, en caso de que ya hayas visto un complemento que te llame la atención y que creas que puede quedar bien, utilízalo sin ningún problema.

Paso a paso para hacer tu collares con macarrones

  1. Preparación

Después de tener todos los accesorios necesarios, forra con papel de periódico la mesa en la que vas a ponerte a trabajar con tu peque. ¡Y también fórralo a él! Si tienes algún tipo de bata plastificada o chubasquero viejo que le puedas poner, perfecto. Así evitarás luego tener que restregar las prendas para quitar las manchas.

Te aconsejamos que no te saltes este paso por nada del mundo. Porque, te avisamos, puede que tu hijo se entusiasme tanto con estos collares con macarrones y se lo pase tan bien que termine lleno de pintura. 

Tal y como cuando hiciste con él una marioneta con un calcetín.

  1. ¡A pintar!

Anima a tu hijo a que pinte los macarrones de los colores que hayas elegido (al fin y al cabo, ¡es tu regalo!). Colorea más de los que a priori puedas necesitar por si alguno tiende a abrirse una vez seco. Para conseguir que se sequen, colócalos en vertical sobre el papel de periódico durante unos minutos antes de volver a manipularlos.

Para un resultado lo más veraz posible, dile a tu peque (tú también le puedes ayudar, si quieres) que pinte el interior de la pasta. Pasad dos capas para que el color quede bien impregnado y tu collar de macarrones pintados parezca verdadera bisutería.

No te olvides de pintar también las cuentas redondas y el adorno (en caso de que lo necesite). Usa los mismos colores que el resto de macarrones, aunque el adorno lo puedes pintar de negro para que combine bien con la cinta.

collar-de-macarrones

  1. Monta el collar

Ayúdate de un alfiler para meter la cinta por los diferentes objetos. Al usar un instrumento que puede hacer daño al pequeño, lo mejor es que este paso lo realices tú de forma íntegra. Incorpora macarrones y cuentas de manera que queden simétricos con respecto al adorno central.

Por ejemplo, puedes meter una cuenta, cuatro macarrones, otra cuenta, el adorno central, una cuenta, cuatro macarrones y una última cuenta. Y si los colores también intentas dejarlos simétricos, ¡mejor que mejor! Al terminar solo tendrás que elegir la altura a la que quieres cortar la cinta y atarla en un lazo en tu nuca. ¡Y ya lo tienes!

Ahora, admira la obra de arte que has hecho junto a tu hijo. ¿A que estás orgullosa? Y encima ahora tienes nuevas joyas que llevar en tu día a día sin que parezca realmente lo que son: preciosos collares de macarrones para niños. ¿Quieres más ideas de manualidades para hacer con tus hijos? Suscríbete a nuestra newsletter y te enseñaremos cosas tan chulas como hacer una tarta de chuches para su cumple.