martes, 29 septiembre, 2020
Inicio ¿PENSANDO EN ALQUILAR?

¿PENSANDO EN ALQUILAR?

¿Hay que actualizar la fianza de un piso de alquiler?

La actualización de la fianza de alquiler es obligatoria, pero pasado un tiempo y limitada a una cantidad. ¿Quieres saber más? Aquí aclararás tus dudas, seas propietario o inquilino de la vivienda.

Lo primero a recordar es que el pago de la fianza es obligatorio, corresponde a un mes del alquiler pactado y genera derechos. En primer lugar, el propietario podrá cobrarla en caso de desperfectos e impagos. Por otra parte, el inquilino tendrá derecho a recibir ayudas por vivir de alquiler siempre y cuando haya pagado la fianza.

La actualización de la fianza de alquiler es obligatoria a partir de la primera prórroga del contrato de alquiler.

Pero para gozar de los derechos que otorga depositar la fianza hay que considerar estos aspectos. La obligatoriedad de ingresar la cantidad en los servicios autonómicos creados a tal fin; y respetar la actualización de la cantidad.

Obligatoriedad de ingresar la fianza

El propietario está obligado a ingresar la fianza en el organismo autonómico de vivienda que corresponda. Si este es tu caso, recuerda que dispones de un máximo de 30 días para hacerlo si no te quieres exponer a sanciones. El inquilino solo tendrá derecho a ayudas cuando la fianza esté depositada.

La mayoría de los propietarios son conocedores de esta circunstancia y delegan el ingreso a sus gestores. En cualquier caso, si hay algún problema porque no se ha abonado la fianza, el inquilino puede demandar por daños y perjuicios. Por lo tanto, conviene ingresar el dinero cuanto antes.

Periodicidad de la actualización

La actualización de la fianza de alquiler es obligatoria pasado un determinado periodo de tiempo. Los tres primeros años de alquiler, se entiende que el precio queda congelado.

Eso sí, a partir de la prórroga automática, hay que añadir a la fianza original el incremento generado a través del IPC

Lo más habitual es que se cobre este recargo junto con el recibo del primer o segundo mes del año. En cualquier caso, no es obligatorio hacerlo de esta manera y se podría cobrar por separado. El inquilino estará obligado a satisfacer esta cantidad.

Como puedes ver, si bien la actualización de la fianza de alquiler es obligatoria pasado un tiempo, está sujeta a determinados límites. ¡Suscríbete a nuestra newsletterpara recibir más información sobre viviendas de alquiler!

¿Puedo cambiar la cerradura de un piso de alquiler?

El inquilino de un piso de alquiler tiene una serie de derechos asociados al uso y disfrute del inmueble. Pero… ¿entre ellos está la posibilidad de cambiar la cerradura de un piso de alquiler? Descubre qué dice la ley.

¿El arrendatario puede cambiar la cerradura?

El arrendatario tiene derecho al uso y disfrute pleno de su vivienda (si vas a alquilar una vivienda, esto debes saberlo y tenerlo muy presente). Esto implica, por ejemplo, regular el acceso a la vivienda como lo estime conveniente. La práctica es que puedes cambiar la cerradura o poner cámaras para vigilar en el acceso.

Los derechos de acceso están regulados por la Constitución Española. El artículo 18.2 indica claramente que el domicilio es inviolable. En consecuencia, y si hay un contrato de alquiler en regla, un inquilino puede cambiar la cerradura sin ningún problema.

Los inquilinos con un contrato de alquiler vigente pueden cambiar la cerradura cuando lo deseen.

Es importante señalar que este derecho está protegido siempre que haya un contrato de alquiler vigente. En caso contrario, se entraría en una situación de ambigüedad que se debería solucionar judicialmente. Hay que diferenciar, pues, entre alquiler legal y okupación.

¿El propietario puede tener una copia de las llaves?

Los propietarios no tienen ningún derecho a quedarse con un juego de llaves de los pisos. No en vano, no pueden entrar en la vivienda sin tu autorización y, en caso contrario, estarían cometiendo un delito. El artículo 202 del Código Penal tipifica este supuesto como allanamiento de morada.

Lo cierto es que esta regulación ofrece garantías a los inquilinos. Tu casero no podrá entrar en la casa sin tu consentimiento hasta que el contrato se extinga y tú no hayas abandonado el inmueble. Y no, no te puede pedir un juego de llaves porque no tiene derecho a ello.

Así que ya sabes, cambiar la cerradura de un piso de alquiler es un derecho que tienes como inquilino.¡Suscríbete a nuestra newslettersi quieres recibir más consejos sobre gestión de la vivienda!

¿Con cuánto tiempo hay que avisar para dejar un alquiler?

Los contratos de alquiler de los pisos están sujetos a una serie de condiciones que muchos desconocen. ¿Sabes con cuánto tiempo hay que avisar para dejar un piso de alquiler? Te lo contamos.

Es posible que, como inquilino, quieras cambiar de piso de alquiler. Si es así, la buena noticia es que es posible cumpliendo una serie de plazos y condiciones. Como norma general, puedes rescindir el contrato de alquiler de una vivienda si avisas con 30 días de antelación. Eso sí, el contrato ha de ser superior a 6 meses.

La rescisión voluntaria de un contrato de alquiler es posible si llevas más de 6 meses y comunicas tu salida con 30 días de antelación.

Hay algunas formalidades que tienes que seguir para que no haya reclamaciones por parte del casero. Recuerda que, en caso contrario, tu casero puede alegar incumplimiento del contrato y quedarse con la fianza que has depositado. Sigue, pues, estas indicaciones para no tener problemas:

Comunicar por escrito la rescisión del contrato

Lo primero que tienes que hacer es enviar por escrito un documento para dejar el piso de alquiler al propietario que incluya la rescisión del contrato. La mejor fórmula es el burofax, aunque también puedes optar por la carta certificada con acuse de recibo. Si no haces esto, vas a depender de la buena fe del propietario, así que no te deberías limitar a la comunicación verbal. 

Dar de baja todos los servicios y suministros

Es importante que te comuniques con las compañías del agua y electricidad para dar de baja los servicios. Este punto es fundamental para que quede claro que solo vas a pagar por el tiempo que has utilizado los servicios. El propietario podría alegar esta circunstancia para cobrar los suministros y retener tu fianza si no das de baja los servicios cuando corresponde. 

Reclamar por escrito la fianza depositada

La reclamación por escrito de la fianza depositada es indispensable. Hay que hacer constar la cuantía de la misma. Lo ideal, como en otros casos, es utilizar el burofax o la carta certificada con acuse de recibo. El propietario tendrá que devolverte la fianza en un máximo de 30 días después de la entrega de llaves.

Ahora que ya sabes con cuánto tiempo hay que avisar para dejar un piso de alquiler, seguro que ahorras problemas. ¿Tienes interés en vivir de alquiler?¡Suscríbete a nuestra newsletterpara estar al día de todas las novedades legislativas al respecto!

¿Es obligatorio el certificado energético para el alquiler de un piso?

La preocupación por la sostenibilidad energética está a la orden del día y no es extraño que las administraciones impongan ciertas obligaciones a los propietarios de viviendas y locales. Explicamos si el certificado energético para alquiler es obligatorio y las principales cuestiones que tienes que conocer.

Este documento firmado por el arquitecto o el ingeniero del inmueble que indican el nivel energético de la vivienda, o, lo que es lo mismo, cuánta energía va a gastar. Tienes que saber que es obligatorio el certificado energético para alquilar locales y viviendas, excepto en contratos inferiores a 4 meses.

El certificado energético es obligatorio para el alquiler de un local, siempre que el contrato sea superior a 4 meses.

Más de los arrendatarios y  arrendadores que pueda parecer, ignoran esta circunstancia. Es bueno, pues, que conozcas las cuestiones básicas referentes a este documento para evitar problemas. Si cuando se firme el precontrato de alquiler esta cuestión puede quedar solventada, mejor.

¿Desde cuándo es obligatorio?

El certificado de eficiencia energética para alquiler es obligatorio desde que se promulgó el Real Decreto 235/2013 y el cumplimiento de la normativa está siendo desigual. Hoy aún hay varios casos de viviendas y locales en los que el propietario no dispone de ese documento, así que hay que preguntar y cerciorarse antes de que todo está en regla.

¿Quién está obligado a aportarlo?

El responsable de tener el certificado energético de la vivienda o local es el propietario del mismo. Si tienes pensado alquilar una vivienda, es importante que soluciones esta cuestión cuanto antes. Si hay algún cambio en la calificación energética, esta se tiene que hacer constar en el documento.

¿Cómo saber si una vivienda es eficiente?

Los certificados cuentan con una nomenclatura alfabética que va de la A la G, de más o menos eficiente. Tienes que saber que los criterios que utilizan los profesionales son la orientación de los cuartos, la existencia de calefacción, el aislamiento de las ventanas e, incluso, los materiales con los que se ha construido el inmueble.

El certificado energético para alquiler es un documento imprescindible pero, además, es una buena forma de que sepas cuál es la eficiencia del local o vivienda que vas a arrendar. Suscríbete a nuestra newslettery comparte en redes sociales este artículo para que más personas sepan cómo sacar partido a su vivienda.

¿Se puede vivir de alquiler con mascotas?

Alegran la vida y mejoran la salud, sin duda. Pero buscar un alquiler con mascotas es cierto que a veces se vuelve un pelín complicado. Pero… ¿hasta qué punto se puede definir o no la imposibilidad de convivir con gatos, perros o conejos en una vivienda? Te explicamos tus derechos. ¡Toma nota!

¿Cuándo me pueden decir que no?

La respuesta rápida es que solo te pueden decir que no única y exclusivamente cuando lo estipule el contrato. El arrendador está en todo su derecho de prohibir las mascotas en su vivienda, pero siempre que lo comunique al arrendatario a través de una cláusula del contrato. 

En caso de que esa cláusula no exista, en principio el inquilino puede convivir con perros, gatos (que son muy buenos compañeros de piso) o cualquier otro animal de compañía. No obstante, sí que es verdad que es recomendable que el casero sepa si en su vivienda hay o no mascotas. 

Si existe esta cláusula, el inquilino no podrá alquilar el piso si tiene mascota. De hecho, puede ser motivo de rescisión del contrato. Por tanto, te aconsejamos hablar con el casero siempre antes de meter a una mascota en tu nuevo hogar. 

¿Puede haber problemas con la comunidad de vecinos?

Pongamos que la primera barrera, que es el propietario de la vivienda, ya está resuelta porque no ha puesto problemas a que la mascota viva allí. Vale, pero aún así la comunidad de vecinos puede poner pegas. 

No tendrás problemas para encontrar un alquiler que acepte mascotas si tu perro o gato es tranquilo. Pero siempre debes hablarlo con el casero y llegar a un acuerdo.  

En el edificio puede estar prohibida la tenencia de animales, pero este hecho se puede impugnar. El arrendatario puede tener sus mascotas en casa siempre y cuando las actividades de las mismas no afecten negativamente a la finca. Es decir, que no sean “molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas” según la Ley de Propiedad Horizontal (artículo 7, apartado 2). 

¿Qué quiere decir esto? Que debes tener especial cuidado cuando tu perro pase por las zonas comunes para que no genere ningún tipo de desperfecto. De esta manera, será mucho menos probable que la comunidad de vecinos ponga inconvenientes para el alquiler de habitaciones que acepten mascotas. 

No obstante, te aconsejamos que, por si acaso ocurriese algún tipo de imprevisto, contrates un seguro que cubra los posibles destrozos que lleve a cabo tu mascota. De esta forma, tanto la comunidad como el arrendador se quedarán mucho más tranquilos y te pondrán menos trabas.

alquiler-con-mascotas

Si soy propietario, ¿me conviene permitir mascotas?

Todo depende del animal. Pero si se trata de un perro (hay algunas razas que suelen convivir mucho con personas solteras y que son muy tranquilas) o gato que no dé problemas, sí que te conviene. ¿Por qué? Por dos razones fundamentales: porque te será más fácil encontrar un inquilino (cada vez más gente busca un alquiler que acepte mascotas) y porque, seguramente, el arrendamiento sea de más larga duración (debido a que la persona tendrá más dificultades para irse a otro piso en el que también acepten perros o gatos). 

Por otra parte, si, aunque permitas que el inquilino tenga mascota, se produce algún destrozo a causa del animal, el responsable de cubrir los gastos será el inquilino. De hecho, en caso de que haya desperfectos a la hora de devolver el piso, podrás quedarte con la parte de la fianza. 

Como ves, el alquiler con mascotas conviene a ambas partes, tanto a arrendatarios como a caseros. Suscríbete a nuestra newslettery comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos que también vivan con perros o gatos sepan cuáles son sus derechos. Seguro que ellos (y sus peludos amigos) ¡te lo agradecen

Conoce tus derechos como inquilino aunque vivas de alquiler sin contrato

Un alquiler sin contrato puede resultar más barato, pero en ningún caso más seguro. Esa es la situación en que se encuentran muchos inquilinos cuando quieren acceder a una vivienda. Incluso en tales circunstancias, el arrendatario sigue teniendo derechos. Te explicamos cuáles en las siguientes líneas.

Legalidad de un contrato verbal

La Ley de Arrendamientos Urbanos se aplica de igual manera a contratos por escrito que a aquellos que son verbales. Sin embargo, es evidente que, en caso de conflicto entre ambas partes, será mucho más difícil probar que lo que dices es cierto. 

A no ser que puedas demostrar de alguna manera las condiciones establecidas para ejercer tus derechos de inquilino sin contrato escrito, cualquier disputa con el casero puede complicarse más de lo debido. Un buen ejemplo son los recibos de pago de alquiler, con los que se puede probar que hay una relación contractual entre ambas partes. Así que… ¡no los tires!

Bajo ningún concepto tires los recibos de los pagos mensuales o la fianza. Son una prueba clave de que existe un alquiler sin contrato por escrito, pero sí verbal. 

En caso de que se pueda probar que ha habido un acuerdo verbal, las resoluciones se aplicarán según la normativa vigente. Por ejemplo, si el inquilino quiere irse de la vivienda, deberá ser después de los 6 primeros meses y avisar al arrendador con 30 días de antelación, lo mismo que ocurriría en un alquiler con contrato por escrito. 

Devolución de la fianza

Para que el casero devuelva la fianza (no es lo mismo que depósito), el inquilino debe poder demostrar que la pagó en el momento de comenzar el alquiler y que ha avisado al arrendador en tiempo y forma sobre su voluntad de dejar la vivienda. Sin embargo, si el arrendatario no puede demostrar estas circunstancias y el casero no quiere devolver la fianza, será difícil para el primero solicitarla legalmente. 

Actualización de la renta

Al alquilar un piso sin contrato escrito (pero sí verbal) en el que se pueda probar la relación contractual, el casero no puede subir el precio tanto como quiera. Esto se debe a que el arrendatario podrá reclamar en caso de que considere que la subida no se ajusta a lo acordado verbalmente o que es excesivo. 

Para ello también son imprescindibles los recibos, ya que sin ellos no se puede probar el porcentaje de subida en la actualización de la renta. No obstante, siempre es aconsejable optar por el contrato por escrito donde se establezca cuánto, cuándo y en base a qué índice se podrá subir el alquiler. 

Declaración del lugar donde vives

Con el alquiler de un piso sin contrato regulado y por escrito es complicado que puedas probar que resides en esa vivienda para diferentes gestiones administrativas. Una de ellas es la declaración de la renta, pues en ningún caso podrás desgravarte nada por el importe de ese gasto sin tener contrato escrito (aquí tienes más información sobre los casos en los que sí puede desgravar el alquiler). 

Por otra parte, en caso de que Hacienda descubra que una persona está percibiendo unos ingresos por el alquiler de una vivienda y no lo está declarando, puede imponerle diferentes sanciones económicas. Esto se debe a que este organismo público entiende que eso es un fraude fiscal

Después de leer este post, seguro que no necesitas que sigamos convenciéndote de que un alquiler sin contrato no te conviene en absoluto ni como inquilino ni como casero.Suscríbete a nuestra newslettery comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos también conozcan los peligros de esta práctica.

¿Cuál es la diferencia entre fianza y depósito?

Conceptos parecidos pero no iguales. Un inquilino debe tener muy clara la diferencia entre fianza y depósito para saber por qué está pagando. Te lo explicamos de manera muy sencilla para que lo entiendas. Al fin y al cabo, ¡estamos hablando de tu dinero!

¿Qué es una fianza?

La fianza de un alquiler (que no debe confundirse en ningún caso con el contrato de reserva para alquilar un piso) es una cantidad que sirve como garantía al arrendador en caso de impago o daños en la vivienda. La cantidad que estipula la ley para este caso es de un mes de alquiler, un importe que el casero debe depositar en el correspondiente organismo de su Comunidad Autónoma. 

En caso de que el inquilino quiera recuperar ese importe al finalizar el contrato, tienen que darse una serie de requisitos:

  • Avisar a través de la vía y con la antelación que establece el contrato si se va a abandonar el inmueble. 
  • Entregar la vivienda en el mismo estado en el que estaba cuando el propietario entró a la vivienda tras firmar el contrato. 
  • No poseer ningún pago pendiente, ni de mensualidades ni de los suministros contratados que previamente se estableció que pagará el arrendatario. 

Una de las principales diferencias entre fianza y depósito es que la primera siempre es de una mensualidad, mientras que el segundo puede ser de un máximo de dos mensualidades.

Si se cumplen estos requisitos, el casero debe devolver la fianza establecida por ley. Sin embargo, como este importe lo debe solicitar primero a la institución en la que lo ingresó, puede tardar algún tiempo en ser devuelto. Pero al inquilino hay que devolverle la fianza en 30 días tras la entrega de llaves, por lo que el arrendador debe tener disponible esa cantidad por si acaso. 

¿Qué es un depósito?

Un depósito es una cantidad de dinero adicional que puede solicitar el arrendador en calidad de garantía extra ante cualquier daño o problema que pueda sufrir su vivienda. Las diferencias entre depósito y fianza son:

  • No está establecido por ley la cantidad de dinero que se puede pedir a modo de depósito, mientras que la fianza siempre es de una mensualidad. No obstante, en ningún caso el depósito puede superar la cuantía de dos mensualidades. En el contrato se debe establecer la parte que le corresponde tanto a la fianza como al depósito. 
  • El depósito (al contrario que la fianza) no tiene por qué entregarse a ningún organismo de la Comunidad Autónoma, por lo que la custodia el casero. 

El depósito también debe ser devuelto al inquilino si no se ha roto ninguna cláusula del contrato, si la vivienda no ha sufrido desperfectos y si no hay deudas pendientes de suministros. Todos estos aspectos deben estar reflejados en el contrato de alquiler, por lo que te aconsejamos que lo leas con detenimiento antes de firmar. 

Entendemos que necesitaras leer este post para entender las diferencias entre fianza y depósito, pues son dos conceptos muy similares. Esperamos haber solucionado tus dudas, pero si lo que quieres es estar a la última de todas las novedades que surgen en el sector del alquiler, ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!

¿Es rentable alquilar mi casa para rodajes?

¿Imaginas ver tu casa en el cine? ¡Qué emoción! Sin embargo, alquilar tu casa para rodajes tiene sus pros y sus contras. Te explicamos todos en las próximas líneas para que puedas valorar, con una opinión bien formada, si te interesa o no alquilar tu piso o chalet a una productora.

Ventajas de alquilar mi casa para rodajes

La jornada se paga muy bien

Los precios de la jornada de alquiler de casas para rodajes son bastantes altos. En función del tipo de vivienda se puede pagar entre 1.500 y 3.000 € al día. Por algunas residencias de lujo se puede cobrar hasta 6.000 € por jornada de trabajo, pero por otras más humildes solo se cobran unos 1.000 €.

La productora se encarga de todo

En principio, la productora debe tener un seguro que cubra cualquier desperfecto que pueda ocasionar la grabación. De todas formas, no está de más que tengas contratado un seguro de alquiler para tener cubierta cualquier eventualidad que pueda surgir durante el rodaje.

Tienen que ordenar antes de irse

Por mucho que puedan elegir tu casa para rodar la escena de una película, un anuncio o una serie, seguramente querrán cambiar la distribución y decoración. Por tanto, lo más probable es que muevan estanterías, sofás y demás mobiliario.

Las principales ventajas de alquilar tu casa para rodajes es lo bien que se paga y la emoción de ver tu vivienda en series y películas.

Se supone que todo debería quedar tal y como lo encontraron una vez dejen la vivienda, pero asegúrate de que todo está en su sitio antes de que los trabajadores salgan por la puerta. ¡No vaya a ser que tengas que ordenar todo luego sin ayuda!

Ver tu casa en televisión

¡Qué orgullo! Ver tu casa en series o películas de televisión es fantástico, sobre todo cuando tienes la posibilidad de compartirlo con tus amigos o familiares. Poder decir esa es mi piso es una sensación estupenda. Además, ¡multiplica el valor de tu vivienda! ¿Quién no querría vivir en la vivienda de su peli favorita?

Desventajas de alquilar tu casa para una película

La casa puede sufrir daños

Estamos hablando de que en tu piso va a meterse todo un equipo de trabajo que se va a pasar largas jornadas en tu vivienda. Aunque se supone que la productora se encarga absolutamente de todos los desperfectos gracias a la contratación del seguro, hay que mirar muy bien la letra pequeña para tener claras las coberturas.

Además, aunque realmente se cubran los daños que haya podido sufrir el inmueble (imagina que quieran alquilar la casa para rodajes de películas de acción, por ejemplo), ¿cuánto tiempo tardarán en repararlo todo? Revisa que esos datos estén previamente reflejados en el contrato para evitar contratiempos.

Por otra parte, te aconsejamos que, al igual que se hace con los alquileres convencionales, crees un inventario del piso y lo incorpores al contrato. Así, si falta algo en la vivienda cuando los trabajadores se marchen, lo podrás reclamar.

Necesitas una segunda residencia

Si no posees una segunda residencia y alquilas aquella en la que sueles vivir, ¿dónde te quedas esos días? Intenta tener una solución alternativa para las jornadas en las que los trabajadores van a estar en tu casa. Además, conforme pasan los días, las necesidades pueden cambiar y la productora puede solicitar rodar algunas escenas más.

Es un alquiler muy puntual

Asegúrate de que la productora va a cubrir todos los gastos de desperfectos y facturas y que, por escrito, se establezca cuándo se van a pagar.

En caso de que quieras arrendar una segunda casa que tengas en propiedad para rodajes, nadie te garantiza que durante todo el año haya proyectos audiovisuales que necesiten una vivienda como la tuya. Por tanto, si lo que quieres es un alquiler recurrente y seguro, quizá lo mejor es buscar un inquilino que pague mes a mes.

Las facturas de la luz suben

Los rodajes se llevan a cabo con un equipo técnico muy potente que consume una gran cantidad de energía eléctrica. Además, al estar todo un grupo de personas trabajando dentro de tu piso durante largas jornadas, la factura del agua también puede dispararse.

Ten muy presente que en el contrato debe especificarse que la productora se hará cargo de esos gastos. También asegúrate de que aparece por escrito el momento en el que te van a pagar dichas facturas.

¿Qué es lo que buscan las productoras?

Teniendo en cuenta que la incorporación de cámaras y profesionales del mundo audiovisual requiere de un espacio mínimo de trabajo, las casas que suelen buscar las productoras están entre los 90 y los 120 metros cuadrados.

En cuanto a equipamiento y comodidades, se busca un poco de todo, desde casas de lujo a pisos de clase media. De hecho, se necesitan tanto viviendas como garajes, trasteros o patios de comunidades. Al fin y al cabo, en las películas aparecen muchos escenarios diferentes, ¿no es así?

Ahora que ya sabes los pros y los contras de alquilar tu casa para rodajes de televisión, ¿qué decides? Comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos y familiares te ayuden a decidirte.

Precontrato de alquiler: qué debe incluir para reservar un piso

Encontrar el piso de tus sueños es complicado, lo sabemos. Pero cuando por fin lo encuentras, ¡no quieres que se te escape! Para ello puedes ayudarte de un precontrato de alquiler, un documento que te ayudará a quedarte finalmente con el piso. Te explicamos todo lo que debe contener este acuerdo. ¡Sigue leyendo!

Para qué sirve un contrato de reserva de alquiler

Se trata de un precontrato entre dos partes, inquilino y propietario, en el que se obligan mutuamente a firmar un contrato de alquiler en el futuro.

Para ello, generalmente la persona que quiere convertirse en arrendataria entrega una suma económica al arrendador.

Este documento ayuda al futuro ocupante de la vivienda a saber (por lo menos en principio) que el propietario no la va a alquilar a otra persona. Por otro lado, también resulta beneficioso para el casero, ya que se asegura tener el piso alquilado y generando beneficios.

El contrato de reserva de alquiler debe determinar las sanciones que se aplicarán en caso de incumplimiento.

Aunque a priori pueda parecer un preacuerdo de lo más sencillo, realmente no lo es, pues se basa en promesas que pueden cumplirse… o no. En caso de incumplimiento por alguna de las partes, el modelo de reserva de alquiler debe establecer de forma clara cuáles serán las consecuencias.

¿Qué datos debe contener el precontrato de alquiler?

  • Datos de identificación de ambas partes.
  • Descripción detallada del inmueble (si incluye un inventario del piso, mejor).
  • Cantidad exacta que entrega el futuro inquilino a modo de señal.
  • Fecha límite para la firma del contrato de alquiler definitivo.
  • Sanciones de ambas partes en caso de incumplimiento.
  • Condiciones generales del futuro arrendamiento.

En cuanto a las sanciones que se pueden aplicar en el documento de reserva de alquiler, si cualquiera de las partes lo incumple, generalmente se llega siempre al mismo acuerdo. Este se basa en que, si el propietario incumple su parte, debe devolver por duplicado la cantidad que recibió en concepto de reserva; mientras que si es el futuro inquilino el que incumple, pierde esa cantidad entregada.

Respecto a las condiciones generales que deben quedar fijadas, las más importantes son el importe de la renta, la duración del contrato o la fianza. Estableciendo estos datos en la reserva del piso en alquiler, el inquilino se asegura de que no habrá sorpresas en el momento de la firma decisiva.

¿A que no es tan complicado? Al fin y al cabo, el precontrato de alquiler no es más que un modelo a modo de preacuerdo. Si ambas partes lo siguen, ¡todo irá sobre ruedas! Suscríbete a nuestra newsletter y te informaremos sobre todos los aspectos que debes tener en cuenta de cara a tu próximo alquiler.

¿Se puede vender un piso alquilado?

Si tienes arrendada una vivienda y te aparece un comprador, es normal que te preguntes si puedes vender tu piso alquilado o no. Te solucionamos todas tus dudas para que tanto tú como tu inquilino sepáis cómo proceder.

Análisis previo a la venta de una vivienda arrendada

Lo más importante para vender un piso alquilado es saber si el contrato de arrendamiento está inscrito en el Registro de la Propiedad.

La respuesta exacta depende de si el contrato de arrendamiento está inscrito o no en el Registro de la Propiedad.

En función de esta variable, debes proceder de una forma u otra. Analicemos ambos casos:

Si el contrato está inscrito…

…tú, como propietario de la vivienda, tienes todo el derecho a vender tu casa alquilada. No obstante, el arrendatario cuenta con preferencia frente a cualquier otro comprador. Por otro lado, el inquilino puede permanecer viviendo en el piso hasta el final del contrato (ten en cuenta todos los aspectos referentes a la prórroga del contrato), ya que la titularidad del mismo puede pasar al nuevo propietario.

Si el contrato no está inscrito…

… la venta de una vivienda arrendada es posible siempre y cuando el inquilino haya renunciado formalmente en el contrato a la adquisición preferente. En función de la existencia o no de esta cláusula en el contrato, pueden darse diferentes situaciones:

  • No hay cláusula de renuncia: en tal caso, el propietario puede vender sin ningún problema. Sin embargo, deberá avisar al inquilino con un mínimo de 30 días de antelación para desalojar el piso.
  • Sí hay cláusula de renuncia: en esta situación el dueño debe anunciar al inquilino su intención de vender. En caso de que no se lleve a cabo este anuncio el arrendatario puede ejercer el llamado derecho a retracto. Esto quiere decir que tendrá posibilidad (en un plazo de 30 días) de comprar la casa al mismo precio que se haya vendido.

vender-piso-alquilado

¿Cuál es la mejor opción?

Sea el caso que sea, la alternativa más ventajosa para todas las partes en caso de querer vender una vivienda alquilada será la de mantener siempre una comunicación fluida y transparente. De esta forma, es mucho más fácil llegar a acuerdos beneficiosos para todos. Además, debes tener en cuenta que la colaboración del inquilino será clave en el proceso de venta, ya que debe estar de acuerdo en enseñar la casa a potenciales compradores.

No obstante, a pesar de que apoyemos la comunicación entre ambos, recuerda que cuantos más detalles tenga el contrato desde el principio, mejor será para los dos. Por otro lado, también te aconsejamos que hagas un completo inventario del piso antes de alquilarlo para saber con qué enseres cuentas a la hora de una posible venta.

Ahora que ya sabes que se puede vender un piso alquilado siguiendo una serie pasos, ya puedes tomar una decisión mucho más formada sobre tu vivienda. Pero si lo que quieres son más consejos e información sobre el proceso de compra o alquiler… ¡no dejes de suscribirte a nuestra newsletter!