como-cuidar-medio-ambiente

Reciclar, ahorrar agua, desconectar los aparatos electrónicos… Hay cientos de gestos cotidianos que nos ayudan a tener una vida un poco más eco. Te enseñamos cómo cuidar el medio ambiente desde casa cada día y sin apenas esfuerzo.

Aparatos electrónicos

Desconecta todos los dispositivos, electrodomésticos, etc., mientras no los estés usando. No vale con mantenerlos apagados, pues para garantizar un consumo cero la desconexión total de la red eléctrica es la mejor opción. Por otra parte, intenta aprovechar al máximo la luz solar y apagar las luces cuando no las estés utilizando.

No despilfarres agua

El agua es un bien escaso y vital. Dúchate en lugar de bañarte, riega las plantas a la hora de menor evaporación, arregla cualquier fuga o gotera… Hay muchas maneras diferentes de ahorrar este preciado líquido. Pon todas en práctica y colabora así en el cuidado del medio ambiente.

Seca al viento

Minimiza el uso de la secadora y limítalo a los días lluviosos en los que no puedas colgar la ropa al aire libre.

De esta manera no solo estarás echando una mano a nuestro entorno, sino que además notarás un bajón considerable en la factura de la luz.

Ponte en marcha

Al salir de casa anda, coge la bicicleta, utiliza un patinete… ¡Muévete! Así, además de estar realizando acciones para cuidar el medio ambiente impidiendo la expulsión de más gases de efecto invernadero a la atmósfera, estarás mejorando tu salud. Y si necesitas llevar a cabo un trayecto largo, siempre puedes utilizar el transporte público en tus desplazamientos.

como-cuidar-medio-ambiente

Recicla y reutiliza

Separa todos los tipos de residuos que generes en tu vivienda. Plástico, papel, vidrio, compuestos orgánicos, pilas… Cada uno tiene un contenedor apropiado donde depositarlo. Además, también puedes llevar los residuos más voluminosos como electrodomésticos o muebles a los miles de puntos limpios que hay por nuestro país.

Además, también puedes reutilizar muchos de los productos que pasan por tus manos. Un buen ejemplo son los tarros de mermelada, que siempre puedes limpiar y usar como tupper para cuando necesites trasladar líquidos.

Ahora que sabes cómo cuidar el medio ambiente cada día y desde casa, ¡ponte manos a la obra! Los pequeños gestos siempre importan. Comparte este artículo para que más personas los lleven a cabo y generar así una cadena ecológica. ¡Nuestro entorno lo agradecerá!