como-decorar-mesa-centro

Ceniceros, souvenirs de viajes al extranjero, una planta marchita y solitaria… Los muebles  de nuestro hogar pueden ser un auténtico cementerio de recuerdos si no les damos un poquito de cariño. Descubre cómo decorar una mesa de centro (no confundir con un escritorio de salón) para sacarle todo el partido y dar luz a tu salón.

Flores

Un clásico que nunca pasa de moda. Pero con matices. Elige el jarrón con mucho cariño, pero también con sentido crítico. Ese que tienes en casa (desde hace milenios) de vidrio verde… mejor que no.

Para decorar una mesa de centro de cristal es una buena opción la cerámica de colores. Su aspecto elegante y sobrio combina muy bien con el reflejo del mueble.

Respecto a las flores en sí… replantéate los geranios. Opta por unas que luzcan colores crema u otras que no sean excesivamente chillonas. Además, ¡no hace falta que sean naturales! Puedes encontrar ramos que dan el pego sin necesidad de regarlas o (todos sabemos que suele ocurrir) cambiarlas porque se ponen… tristes.

Velas

Olvídate de esa vela vieja a medio quemar y destiérrala al cajón para los apagones.

Es preferible incorporar las velas de tres en tres. Y ya si las pones encima de una bandeja de madera con un toque verde, mejor que mejor.

Cuando tengas invitados puedes encenderlas sin problema para dar un toque cálido, pero recuerda renovarlas por unas nuevas conforme se vayan quemando. Y si las eliges del mismo color de las cortinas del salón, ¡punto extra!

Libros

Como adornos para una mesa de centro no solo le darán un toque atractivo, ¡sino que te hará parecer más interesante a ti! Descubre cómo cambia la reacción de tus comensales según los libros que escojas. Te adelantamos que es un experimento muy divertido.

Volviendo al tema decorativo, pon tres o cuatro tomos juntos (no te pases poniendo libros o parecerá el salón de un científico loco) acompañados de un elemento natural como una planta o un jarroncito con piedras. Puedes apilarlos de manera uniforme o girarlos un poco de manera que las esquinas salgan por fuera. Si lo haces bien, dará un toque desenfadado pero elegante al conjunto.

como-decorar-mesa-centro

Alfombras

¿Tienes un mueble bonito pero no luce como debería? Métele una alfombra debajo y verás cómo resalta. Le darás un mayor protagonismo a esa zona del salón y el mueble obtendrá un espacio propio.

En estancias con colores claros puedes optar por una alfombra a rayas azul marino. Seguirá manteniendo el aspecto sobrio pero le dará un toque alegre. En habitaciones de muebles oscuros puedes dar una pincelada de color a la zona con tonos verdes o rojos. Si ya lo combinas con unos cojines del mismo color, el resultado será espectacular.

Menos es más

La última de nuestras ideas sobre decoración de mesas de centro es, sin duda, la más importante. Esos muebles que están repletos de fotos, plantas y figuritas hasta el último de sus centímetros cuadrados son… un horror. No se lo digas a la abuela. Para ella es tarde.

Los muebles con aspecto minimalista son mucho más atractivos y prácticos. ¡Y no solo quedan bien en la viviendas nuevas! A los pisos algo más antiguos también se les puede dar un buen lavado de cara cambiando un poco el mobiliario. En cualquier caso, pon los elementos decorativos en zonas específicas de manera que todos combinen pero tengan su espacio.

Seguro que conoces a amigos y familiares que necesitan (desesperadamente) estos consejos sobre cómo decorar una mesa de centro. ¿Y si los compartes con ellos? Quizá no te lo agradezcan como debieran (es probable), pero, por lo menos, en tus visitas ya no te llorarán los ojos al entrar al salón.