como-descongelar-el-congelador

Sabemos que es engorroso. Sabemos que da pereza. Pero hay que hacerlo. Aprender cómo descongelar el congelador es básico para que tu nevera funcione a las mil maravillas durante más tiempo. Sigue estos consejos y verás que al final te das cuenta de que… ¡es más fácil de lo crees!

1. Apaga la nevera y vacíala

Desenchufa el frigorífico de la corriente y saca todos los alimentos que haya en su interior. Aquellos que puedan dañarse a causa de la descongelación, mejor déjalos en cubos o neveras portátiles con hielo durante todo el proceso.

Por otra parte, los que puedan aguantar un rato fuera del electrodoméstico llévalos a una zona fresca de la casa o dile a un vecino que te los guarde.

Piensa que, al menos, sacar todos los alimentos te ayudará a organizarlos mejor cuando los tengas que volver a colocar dentro.

¿Ya lo tienes todo? Perfecto, pues vamos a ponernos manos a la obra, que el proceso es súper sencillo. Solo tienes que incorporar el agua en el bote y luego echar el bicarbonato. Remuévelo bien para evitar que aparezcan grumos o restos sólidos.

2. Cubre el suelo con toallas

Cuando el hielo se vaya derritiendo, lo más probable es que encharque gran parte del suelo de la cocina. Para evitar posibles resbalones con el líquido o que llegue sin querer a otros electrodomésticos, coloca varias toallas viejas alrededor del refrigerador.

Si el tuyo posee manguera de drenaje, coloca el extremo dentro de un cubo. En tal caso, puedes ponerle unas pequeñas calzas en las patas delanteras a la nevera para que el agua fluya hacia la zona en la que está instalada la manguera.

3. Derrire el hielo acumulado

Para descongelar la nevera puedes dejar que el hielo se derrita poco a poco o acelerar el proceso a través de diferentes fórmulas.

“Vale, muy bien, pero… ¿cómo descongelar una nevera exactamente?” Ha llegado el momento en el que contestamos a tu pregunta con todas las de la ley. Existen diferentes opciones para sacar todo el hielo de tu refrigerador. Elige la que mejor se adapte a tus necesidades:

1. Dejar que se derrita solo: en este caso lo único que tienes que hacer es esperar a que, de forma natural, el hielo se vaya derritiendo poco a poco. Si esta es la alternativas que vas a escoger, te aconsejamos que estés pendiente del proceso cada 5 o 10 minutos. Así evitarás que, si el agua se está saliendo por alguna zona inesperada, termine inundando prácticamente toda la cocina.

2. Poner una olla con agua caliente: calienta una olla llena de agua y llévala a ebullición. En ese momento, quítala del fuego, mete la olla para descongelar el frigorífico y dejarlo sin hielo y cierra la puerta. El hielo se derretirá mucho antes que dejándolo al aire libre, eso seguro.

Solo tienes que tener en cuenta dos aspectos. En primer lugar, pon una toalla o un trapo bajo el cazo antes de meterlo en la nevera para evitar el daño que el calor puede ocasionar en las baldas. Por otra parte, al abrir la puerta ten cuidado, ya que saldrá una buena cantidad de agua.

3. Calentar una espátula: para ello solo tienes que poner unos segundos al fuego una espátula de metal e intentar quitar con ella posteriormente la máxima cantidad de hielo posible. Para garantizar tu seguridad y evitar que te quemes las manos o los brazos, usa unos guantes largos.

4. Elimina los restos de hielo

Después de llevar a cabo el vaciado general, aún quedarán algunos pedazos de agua congelada en determinadas zonas. Utiliza un paño con agua caliente para retirar todos los restos que queden pegados a los lados o al fondo.

como-descongelar-el-congelador

5. Limpia a fondo el congelador

Ahora que sabes cómo descongelar un congelador rápidamente, solo te queda limpiar todos los restos de agua que queden y aprovechar para darle una limpieza en profundidad. Para ello existen productos especiales, ya que si usas jabón pueden quedarse algunos restos que, posteriormente se peguen a los alimentos.

No limpies la nevera con jabón, sino con un producto especializado o con una mezcla de agua y bicarbonato de sodio.

También puedes optar por utilizar una mezcla de un litro de agua y dos cucharadas de bicarbonato de sodio para la limpieza. Además de garantizar la higiene, esta solución te ayudará a eliminar los malos olores del frigorífico.

Ahora solo te queda secar tanto el refrigerador como las zonas cercanas (no te olvides de revisar bajo el electrodoméstico), enchufar de nuevo el sistema a la corriente y volver a meter todos los alimentos en su lugar.

Cada cuánto hay que descongelar la nevera

En función de cómo sea el refrigerador en cuestión, este proceso de limpieza del hielo debe llevarse a cabo cada más o menos tiempo. En los tradicionales, es importante realizarlo cuando el grosor del hielo alcanza los 5 mm.

Sin embargo, como casi todas las neveras actuales vienen con la tecnología no frost que evita la aparición de hielo, con ellas ya no es necesario realizar esta limpieza cada poco tiempo. De hecho, con desenchufarla y limpiarla a fondo una vez al año para confirmar que no se ha formado ninguna pequeña capa de agua congelada es más que suficiente.

En ambos casos, descongelar el refrigerador y retirar la escarcha es necesario de vez en cuando porque permite un menor consumo de energía. Sí, como lo lees, cuanto más hielo se acumule, a la nevera le cuesta más enfriar, paradojas de la vida.

¿Te imaginas un mundo con cocinas inteligentes en las que no sea necesario saber cómo descongelar el congelador nunca más? Nosotros creemos que ese momento llegará, pero… ¿tú qué opinas?  Suscríbete a nuestra newslettery comparte este artículo en tus redes sociales y descubre lo que piensan tus amigos al respecto.