como-eliminar-las-malas-hierbas

La primavera… ¡nuestro jardín altera! Y es completamente normal que busques la forma de que esas plantas y ese fantástico césped que has cuidado con tanto mimo no se vean afectados por especies que nacen donde no deben. Para conseguirlo, te enseñamos cómo eliminar las malas hierbas para siempre.

 

Para ello es imprescindible arrancarlas de raíz y, posteriormente, aplicar una tela de jardín o mantillo (trozos pequeños de madera) sobre la zona en la que no quieres que vuelvan a salir. Estos métodos son efectivos y no requieren ningún tipo de pesticida.

Te explicamos de manera pormenorizada estas y otras fórmulas para acabar con las malas hierbas del césped y el jardín en general para que se vea perfecto. Algunas son menos ortodoxas y duraderas que otras, pero te aseguramos que todas son fantásticas para acabar con las hierbas que no deberían estar ahí.

  1. Arranca de raíz las malas hierbas

Para librarte de las plantas indeseadas de una vez por todas y sin pesticidas debes arrancarlas y evitar que les llegue luz a las semillas que hayan quedado.

No hay remedio. Para acabar con ellas lo primero que hay que hacer es arrancarlas de raíz. Cuando lleves a cabo este proceso, no te olvides de ponerte unos guantes gruesos (algunas plantas pueden tener espinas) y de hacerte con una pequeña azada de mano para retirar las raíces que estén muy enterradas.

  1. Pon un mantillo o tela de jardín 

Una vez terminado el proceso de arrancar las plantas, puedes aplicar mantillo por la zona donde solían crecer. Así evitarás que le llegue la luz solar suficiente a las semillas que hayan quedado como para que puedan germinar. Intenta que el espesor de estas virutas de madera no sea inferior a 3 o 4 centímetros si realmente quieres eliminar las malas hierbas definitavemente.

Otra opción es incorporar una tela de jardín en la superficie donde has arrancado la hierba y cubrirla con paja, tierra… ¡o con mantillo! De esta forma te asegurarás al 100% de que tu jardín estará libre de especies que no quieres ver entre tus flores.

  1. Alquila un rebaño de cabras

¿Suena cool? En absoluto. ¿Es efectivo? Completamente. Las cabras son animales que llegan a lugares y rincones donde a nosotros nos resultaría tremendamente difícil acceder. Por lo que si necesitas una fórmula alternativa al cortacésped para arrancar la hierba de zonas complejas, cualquier pastor estará encantado de que le den de comer gratis a sus animales.

  1. Debilítalas con periódicos encima

¿Matarlas a base de noticias? Aunque la intención no sea exactamente esa, cuando aplicas periódicos sobre estas especies o sobre el suelo del que las acabas de arrancar, son incapaces de vivir por la falta de luminosidad. Es un efecto parecido al que hace el mantillo.

  1. Riégalas con agua hirviendo

Utiliza agua muy (¡muy!) caliente para regar las plantas de las que te quieres librar. Te aseguramos que, para ellas, no será ninguna alegría. Sin embargo, ¡ten cuidado! Igual que el agua hirviendo es capaz de quitar las malas hierbas también lo es de herir de muerte a cualquier planta que también se riegue con agua a tal temperatura por error.

  1. Échales vinagre o sal

En este caso, además de que ocurre lo mismo que el caso anterior (ambas sustancias actúan para matar a las malas hierbas, así como a las regulares o buenas hierbas), ten muchísimo cuidado con las zonas por las que las esparces. El suelo puede quedar estéril durante mucho tiempo después de que las apliques.

  1. Incorpóralas a tu dieta

Muchas de estas plantas son perfectamente comestibles, por lo que puedes ir comiéndotelas conforme van apareciendo. Sin embargo, otras pueden ser indigestas o incluso venenosas. Por tanto, antes de echarlas al plato infórmate muy bien sobre sus propiedades.

  1. Apuesta por plantas autóctonas

Ya sea para acabar con los vegetales indeseados o para cultivar especies que resistan el clima de tu zona y ahorrar agua, te aconsejamos que siembres plantas autóctonas en tu jardín. ¿Por qué? Son las que compiten en estado natural por los mismos recursos y espacio que las hierbas de la zona. En consecuencia, son las más adecuadas para echarlas de su propio entorno.

Ahora que ya sabes cómo eliminar las malas hierbas para siempre de tu precioso jardín, ¿te has quedado con ganas de más? Suscríbete a nuestra newsletter y te daremos un montón de trucos para mantener el exterior de tu hogar lo verde y frondoso que se merece.