como-hacer-nieve-artificial

¿Qué hay más invernal que la nieve? ¡O más divertido! Nada de nada. Así que, teniendo en cuenta que en muchas zonas de España apenas nieva, ¿por qué no aprender cómo hacer nieve artificial casera y así tenerla en casa cuando quieras? Verás que es súper fácil.

¿Qué necesitas?

Pues te vas a quedar a cuadros cuando lo sepas: un vaso de agua fría y tres vasos de bicarbonato. ¡Y ya está! Y si quieres un extra para que quede más natural, solo tienes que añadirle un poquito de purpurina blanca. Así le das esos reflejos tan característicos que se producen cuando le da el sol.

Cómo hacer nieve artificial con bicarbonato

Es muy sencillo. Solo tienes que meter el bicarbonato en un bol e ir incorporando el agua fría (todo lo que puedas) mientras los mezclas poco a poco. Revuelve todo lo que necesites hasta que consigas la textura adecuada. ¡Te sorprenderá el gran parecido con la real! Luego puedes echar en el bol la purpurina (si quieres) para darle un toque más gracioso.

Puedes enseñárselo a tu peque en invierno o en cualquier momento del año. De hecho, si reúnes a sus amigos en verano y les haces varios experimentos con agua, incluido este que te hemos contado sobre cómo hacer nieve casera, ¡seguro que alucinan!

Ventajas de esta nieve casera

En primer lugar (y como es evidente), el mayor de los beneficios es el de poder disfrutar en cualquier lugar y momento del año. A tus peques les encantará jugar con ella, hacer muñequitos o paisajes nevados para sus juguetes.

Por otro lado, la ventaja fundamental de esta receta es que si un niño traga un poco accidentalmente, ¡no pasa absolutamente nada! Al fin y al cabo, se trata de bicarbonato, un ingrediente que se emplea en muchos postres, y agua. Es evidente que hay que procurar que no traguen mucho, pero por un poco no hay que alarmarse. Esto te dará una tranquilidad enorme con respecto a otras fórmulas para hacer nieve artesanal que usan ingredientes no comestibles.

como-hacer-nieve-artificial

Por último, para los niños será un nuevo juguete, un material que utilizarán de forma parecida a la plastilina. ¡Les encantará! De hecho, como puedes hacerlo en cualquier momento del año, también lo puedes utilizar como manualidad para San Valentín o para disfrutar de él en pleno verano. Tirarse bolas en el jardín con el bañador puesto en pleno agosto, ¡será una experiencia que jamás olvidarán!

Disfruta al máximo con tus hijos ahora que ya sabes cómo hacer nieve artificial. Lo pasaréis en grande, eso seguro. Y si quieres más ideas increíbles sobre juegos caseros, ¡suscríbete a nuestra newsletter! Te prometemos que tanto tú como tus hijos encontraréis ideas súper innovadoras que os encantarán.