como-hacer-un-perchero-de-pie

¿A quién no le gusta ver una casa bien decorada? Y que esté ordenada también ayuda, la verdad. Hoy vamos a explicarte cómo hacer un perchero de pie con materiales reciclados para echarte una mano en ambos aspectos y, de paso, también ayudar al planeta. ¡Verás que el resultado es fantástico!

Un perchero con palos de madera

Si acabas de podar tu jardín y te han quedado varias ramas peladas de cierta longitud o tras una obra tienes que deshacerte de algunos trozos de madera, ¡esta es la ocasión perfecta para reutilizarlos! Junta 4 palos que más o menos tengan la misma longitud (si pueden ser de más de 1,5 metros, mejor), líjalos y aplícales barniz si lo consideras necesario.

Con unos palos de madera, una tubería vieja o un tronco muerto se pueden hacer percheros de pie extraordinarios.

Ahora haz con ellos la base para un tipi indio. Es decir, apóyalos unos sobre otros creando una especie de cono en un punto de equilibrio. Cuando lo logres, tienes que conseguir una cuerda resistente y hacer un nudo para mantener todos los palos juntos. ¡Y ya lo tienes! ¿A que no es difícil aprender cómo hacer un perchero de madera?

Un tronco muerto… ¡se puede aprovechar!

Tener un jardín es una fuente casi infinita de inspiración, ¿no crees? En caso de que uno de tus árboles muera, ¡no se te ocurra tirar el tronco! Límpialo y líjalo bien, pero sin quitarle del todo las ramas. Así, cuando termines tendrás, casi sin quererlo, ¡un perchero casi terminado! Solo te queda pegarlo sobre una base… ¡y disfrutarlo!

como-hacer-un-perchero-de-pie

Piezas de fontanería antiguas

Aunque no lo creas, te vamos a enseñar a hacer un perchero vintage con esas antiguas tuberías que pensabas tirar cuando reformaste el piso. Al igual que las puedes utilizar (tras una evidente y profunda limpieza, incluso puede que posterior capa de pintura metalizada) como barra para vestir un armario, quedarán genial para este uso.

Para conseguirlo solo tienes que conseguir unas juntas que sean estilo fontanería y cortar las tuberías de manera que te queden dos de unos 1,50 m y dos de 50 cm. Une las dos más largas entre sí con una de las pequeñas usando las juntas. Luego traba la corta que te queda solo con una de las largas.

De esta forma, la parte inferior estaría apoyada, por una parte, en uno de los extremos de la tubería abierta y, por otro, en el exterior de una tubería de 50 cm. Partiendo de este equilibrio, puedes poner 3 o 4 perchas enganchadas de la tubería superior y… ¡ya habrías terminado!

Como ves, no es difícil saber cómo hacer un perchero de pie. Lo complicado es cruzar la barrera de aquellas personas que en los materiales reciclados solo ven chatarra. ¡Y tú ya has pasado esa barrera! Si quieres conocer otros trucos caseros para reutilizar cosas y convertirlas en nuevos objetos de decoración, ¡suscríbete a nuestra newsletter!