como-hacer-hamaca

Verano, tiempo libre y tranquilidad. Eso es lo que nos transmite un simple pedazo de tela amarrado a dos árboles. ¿Quieres uno y conseguir así el jardín perfecto para el período estival? Te enseñamos cómo hacer una hamaca colgante en muy poquitos pasos. Ya verás, ¡es súper sencillo!

Materiales para hacer una hamaca casera

En primer lugar, hazte con una pieza de tela gruesa (del color que más te guste) de dimensiones de 1 x 2 metros. Por otra parte, ten a mano una tira de nylon, cuero o lona de unos 2,5 centímetros de ancho por 3 metros de largo. ¡Y no olvidemos la cuerda! Que va a ser mucha, por cierto. Calcula unas 18 tiras que midan alrededor de los 1,5 metros cada una y 2 trozos más de longitud variable (en función de la distancia entre los árboles) que sean un poco más gruesos.

El resto de materiales por ser más pequeños no son menos importantes. No olvides unas tijeras, varios alfileres y alrededor de 1 metro x 10 centímetros de muselina de algodón. Y ahora que ya lo tenemos todo… ¡manos a la obra!

Preparamos la base

Antes de aprender cómo fabricar una hamaca es necesario que tengas la tela de 2 x 1 metros. Si no, recórtala para que tenga las medidas adecuadas. Cose los bordes laterales con un dobladillo de 2,5 centímetros. Las partes superior e inferior es mejor reforzarlas cosiéndoles la muselina de algodón antes de hacerles el dobladillo (que en este caso puede ser un poco mayor (hasta 5 centímetros).

como-hacer-hamaca

Incorporamos los agarres

¿Recuerdas que al principio te dijimos que tuvieras a mano una tira de cuero o nylon? Es hora de utilizarla. Corta 18 tiras de unos 15 centímetros de largo, dóblalos por la mitad y cose los extremos a la base. Deberás coser 9 en la parte superior y 9 en la inferior (que serán las zonas en las que incorporarás las cuerdas) dejando entre ellos unos 13 centímetros de separación.

Tienes que coserlos de manera que queden lo suficientemente fijos como para aguantar la cuerda que vas a pasar por dentro. Y lo suficientemente sueltos como para que esta última quepa por el agujero. Para demostrar que sabes cómo construir una hamaca resistente y que no sufra caídas accidentales, cose las tiras formando con las puntadas un cuadrado con una cruz dentro.

Acabamos con los tirantes

Pasa los 18 pedazos de cuerda por cada uno de los agarres que acabamos de coser a la base. Ahora junta los extremos de todas las cuerdas de la parte superior y haz un nudo marinero que termine en un círculo de agarre. Haz lo mismo con las cuerdas de la parte inferior. Luego utiliza los dos pedazos de cuerda gruesa que quedaron sueltos para atarla finalmente a los árboles que quieras. Intenta pasar la cuerda justo por una zona en la se apoye una rama (que no sea muy endeble) para brindar un apoyo extra.

¡Y listo! Ahora que ya has aprendido cómo hacer una hamaca ya puedes disfrutar en ella de tus momentos de lectura y relax. Pero, te avisamos, si tienes niños, seguro que también querrán utilizarla y jugar en ella. Y si les pones un tipi casero al lado… ¡jugarán como indios! Suscríbete a nuestra newsletter si quieres más trucos y consejos para hacer de tu hogar (¡y tu jardín!) un lugar más acogedor y confortable.