como-limpiar-un-espejo

Ver un espejo sin un solo residuo nos da una sensación de limpieza y cuidado que sienta muy bien a la estética general del baño. ¿Quieres saber cómo conseguirlo en el tuyo sin que quede ninguna mancha o pelusa? Sigue estos trucos sobre cómo limpiar un espejo y verás cómo los consigues.

Cuidado regular del espejo

Estas superficies deben cuidarse todas las semanas para mantener la higiene. Para ello, a la hora de limpiar espejos opacos solo tienes que aplicar un poco de limpiacristales sobre el cristal y luego secarlo con un paño que no deje pelusas. También puedes usar papel de periódico o de cocina para este último paso.

Para aprender cómo limpiar espejos sin dejar marcas lo primero que debes saber es que el paño o papel con el que lo seques no debe dejar ninguna pelusa.

Cuando la suciedad es mayor de lo normal también puedes pasar una esponja enjabonada. Después solo tendrás que retirar el jabón con un paño húmedo y, por último, pasar un papel de periódico para dejar la lámina completamente seca.

En caso de que veas algunas manchas de gotas resecas por el uso diario, pasa un paño (o una servilleta) húmedo antes de echar el limpiacristales. Este paso hará que los restos de cal seca que quedaron de las gotas se reblandezcan y sean mucho más fáciles de quitar.

Manchas de grasa

La mejor opción para limpiar las manchas de espejos del baño o en general, es realizar una mezcla de alcohol, amoniaco y agua a partes iguales con una cucharadita de glicerina líquida. Aplica esta combinación sobre un paño que no suelte pelusa y frota con él las zonas del cristal que contengan restos oleosos. Con esto conseguirás desinfectar el espejo manchado.

Salpicaduras de maquillaje

Estos productos, que también tienen textura untuosa, se retiran de la superficie con un paño humedecido en alcoholDespués, teniendo en cuenta que ya conoces varios trucos para limpiar espejos (recuerda que los baños con mosaicos también requieren una desinfección exhaustiva), aplica los pasos generales para el resto del mueble.

Limpiar espejos antiguos

Con el tiempo estas superficies se van poniendo menos brillantes y más opacas. Para evitar estas situaciones la mejor solución es hacer una fórmula de dos partes de agua por una de vinagre blanco. Mete el resultado en un bote tipo pulverizador y agítalo para que la mezcla sea homogénea.

Pasa un paño seco por la superficie antes de aplicar el pulverizador para evitar que haya restos de polvo. Ahora rocíala totalmente con la mezcla y comienza a frolarla con un papel de periódico arrugado. Por último, pasa otro de estos papeles seco para retirar cualquier resto de humedad que pudiera dejar marca.

Ahora que te hemos explicado cómo limpiar un espejo paso a paso, ¿ves que no era tan difícil? Mantén este espacio de tu hogar en perfecto estadosuscríbiendote a nuestra newsletterporque te daremos todos los trucos para mantener este espacio (incluyendo la bañera) reluciente.