consejos-reciclar-cuidar-medio-ambiente

Ya forma parte de las vidas de muchos de nosotros. Sin embargo, en ocasiones podemos encontrar dificultades y dudas al separar los residuos. Te damos algunas ideas para aprender cómo reciclar en casa de forma sencilla y muy práctica.

Sencillos trucos para el día a día

  • Coloca los cubos de basura en la cocina:

Es un lugar de muy fácil acceso para aquellos momentos en los que generamos más residuos, como cuando cocinamos o limpiamos.

  • Utiliza 3 cubos de basura distintos:

Generalmente no hacen falta más que los cubos de papel, envases de plástico y otros residuos. No obstante, también debes separar el vidrio para echarlo en su contenedor correspondiente. Pero como en este caso la cantidad será menor, no tienes por qué tener estos contenedores de reciclaje en casa. Si un día tienes que tirar un envase de este material, puedes llevarlo al contenedor por la noche cuando vayas a tirar el resto de basura.

  • Que cada cubo tenga un color:

Para evitar confusiones te aconsejamos que cada uno de los cubos tenga el color del contenedor al que corresponde, es decir, azul el de papel, amarillo el de envases de plástico y gris el de otros restos (recuerda que el vidrio, como es muy poco, no tiene cubo). También puedes incorporar un cartel en la parte frontal añadiendo los residuos que van en cada uno.

  • Incorpora bolsas en los cubos:

Nunca olvides este consejo. Pues en caso contrario esta zona puede convertirse en un lugar sucio y maloliente. Además, recuerda que las bolsas deben ser independientes para evitar que los residuos se mezclen.

  • Dobla los envases:

Con el sencillo gesto de doblar los envases conseguimos un auténtico extra de espacio en los cubos. Así evitarás tener que ir a tirar la basura varias veces al día.

como-reciclar-casa

Qué tirar en cada contenedor

Para tener claro que para reciclar cosas de casa es muy importante tirar cada residuo en su contenedor correspondiente. Te ayudamos a despejar todas tus dudas diciéndote qué va en cada uno de ellos.

  • Contenedor amarillo:

Todo lo que sean envases y botellas de plástico debe ir a parar a este contenedor: envoltorios, bolsas, bandejas, tarrinas, envases de productos de higiene o limpieza, etc. Por otra parte también hay que tirar aquí los briks y los envases metálicos, como las latas, los tapones metálicos o las bandejas de aluminio.

  • Contenedor azul:

El cartón y el papel se tiran aquí de manera conjunta. Incorpora también el papel de regalo y el que viene con algunos productos de alimentación o congelados.

  • Contenedor verde:

Las botellas (vino, licores, etc.), frascos (incluso los de perfume o colonia) o tarros de vidrio (como los de mermelada o conservas) van a parar aquí.

  • Contenedor gris:

Incorpora en este espacio el resto de basura que no puedes catalogar en ninguno de los otros contenedores, como los pedazos de alimentos que no se aprovechan (cáscaras, pipas, etc.) y otros materiales orgánicos. No obstante, hay otros residuos, como las pilas, los electrodomésticos o los muebles, que es necesario llevar a un punto limpio para su correcta gestión.

Otras alternativas de reciclaje en casa

No queríamos terminar este post sin hablarte de algunas ideas de reciclaje creativo para casa de forma rápida y útil a través de la reutilización directa. Las latas de refresco pueden convertirse en ceniceros, los corchos de vino en preciosos maceteros, los restos de comida en abono orgánico para tus plantas o las cucharas de plástico de una fiesta en una bonita lámpara casera. Nunca tires un residuo que puedas aprovechar, pues cuanto menos tiremos a la basura, mejor.

Seguro que conoces a alguien que todavía no sabe cómo reciclar en casa y por eso no separa los residuos. Comparte con esa persona este artículo. Hazlo por el planeta.