como-refrescar-perro

Comen menos, se les ve más cansados y con menos ganas de jugar. ¡Pobres perretes! Con el calor les cuesta un poco más continuar con la rutina de siempre. Te enseñamos cómo refrescar a tu perro en verano con estos sencillos trucos. Verás cómo te lo agradece con un par de lametones en la cara.

Agua, agua y más agua

Cuida especialmente estos meses la hidratación de tu cuadrúpedo amigo. Además de estar pendiente de que en su cuenco nunca falte el líquido elemento (que suponemos que eso lo haces todo el año), ten en cuenta su temperatura. Recuerda que nunca debes dejar su cacharro al sol y que la evaporación es mayor durante estos meses.

Coloca algún bebedero extra por la casa, especialmente donde él suele tumbarse a descansar. De esta manera, aunque no quiera moverse mucho siempre tendrá agua cerca. Por otra parte, no olvides llevar un bebedero portátil cuando salgas de casa. Ya sea en los paseos o en cualquier otro tipo de salida.

A la sombra siempre

En verano es imprescindible que nuestra mascota, ya esté en el interior de la vivienda o en la zona exterior, tenga un lugar fresco y a la sombra donde pueda tumbarse a descansar. De hecho, aunque tu jardín pueda parecer un lugar idílico en el que estar bajo la sombra de un árbol, lo mejor será que en las horas de más calor esté dentro de casa. Y si tienes un ventilador o aire acondicionado, mejor.

Por cierto, cambia su camita respecto a la que tiene en invierno. Como comprenderás, la típica mantita no es una opción muy refrescante para los perros durante estos meses.

como-refrescar-perro

Hidrata su melenita

Otro de los trucos para mantener súper fresquita a tu mascota es echarle agua por encima varias veces al día, especialmente sobre la cabeza (siempre intentando que no le caiga en las orejas o en la cara) y en el tronco. Al evaporarse, el agua genera un efecto parecido al del sudor en el cuerpo de los humanos. Es decir, baja la temperatura corporal.

Un paseo por la pelu

Nunca, jamás de los jamases le rasures. Su pelo le sirve como protector de la piel y, si se lo retiras, puede tener graves problemas cutáneos (como por ejemplo quemaduras).

Cortárselo viene genial para quitarle un poco el calor, pero siempre deja, por lo menos, unos 2 o 3 cm de longitud.

Mediodía de descanso

En las horas de más calor no fomentes su actividad física, ya que puede darle un golpe de calor. Deja los paseos largos y los juegos para primera hora de la mañana y la última de la noche.

Y, aún así, lleva siempre una botellita de agua para que pueda beber en los momentos en los que empiece a jadear.

¿Sabías que la convivencia entre niños y mascotas tiene múltiples ventajas? Comparte estos consejos con tus hijos para que aprendan cómo refrescar a un perro del calor y, de paso, la responsabilidad de cuidar a otro ser vivo. Seguro, seguro, que tu peludo amigo lo agradecerá.