La compra de una vivienda es la decisión económica más importante que una persona toma en la vida. Por eso mismo, la pregunta es ¿compro o alquilo?

Una práctica habitual entre las familias a la hora de decantarse por alquiler o comprar es comparar si la cuota del préstamo hipotecario es más baja que el precio del alquiler. Lo que nos da por pensar es si un alquiler me cuesta 700€ y una hipoteca 765€, lo lógico es pensar que por solo 65€ más tendré una casa en propiedad.

Pero, las cosas nunca son tan sencillas. Siendo arrendatarios nos obligamos a pagar un alquiler mensual a cambio de tener un techo donde vivir. Sin embargo, con una vivienda adquirimos una propiedad, pero también unas obligaciones a largo plazo y con un riesgo elevado.

Además, si en un futuro queremos cambiar de vivienda estando de alquiler el cambio es muy sencillo. Damos un preaviso al casero y nos mudamos. En cambio, cuando uno es propietario de una vivienda el cambio de casa no es rápido. Pero es que además depende del mercado inmobiliario. Es decir, si estamos en recesión vender la casa será complicado. Tal vez la compramos a un precio elevado y ahora la tenemos que vender por mucho menos de lo que nos costó en su día.

No se pueden comparar

No deberíamos comparar lo que pagaríamos por una hipoteca con un alquiler. Aunque si podemos analizarlo a grandes rasgos y con mucha cautela. Y es que es no se pueden comparar los tipos de interés de una hipoteca con un alquiler.

Si comparamos los tipos de interés de una hipoteca con el del alquiler podemos hacer un análisis de lo que gastaremos a largo plazo. Por ejemplo. Si la hipoteca contratada es a tipo fijo por una hipoteca de 160.000€ acabaremos pagando unos 242.000. Si bien suponiendo que el alquiler siempre fuese de 600€ podríamos vivir en esa vivienda 33 años. 3 años más que pagando la hipoteca.

En el caso de las hipotecas variables o mixtas es muy complicado hacer unos baremos de lo que gastaremos porque varían según el Euríbor.

Al analizar a grandes rasgos que opción sería mejor, podríamos decir que sobre este tema no podríamos comparar lo que pagaríamos por una hipoteca y el alquiler. Y es que son temas totalmente diferentes. Y cada persona y familia es un mundo y debe analizar que le compensa más y que puede permitirse.

Aunque es cierto que antes de adentrarse en cualquier aventura económica hay que analizar las posibilidades de cada uno. De esta manera se evitarán llevarse sorpresas en el futuro.

Y no te pierdas otras noticias más novedosas del sector inmobiliario. Suscríbete a nuestra newsletter y recibe toda la actualidad en tu correo.