decoracion-con-alfombras

Los suelos también se visten. Aunque algunos sean tan bonitos como para que la pura desnudez no les siente mal en absoluto, la decoración con alfombras siempre es un plus para cualquier salón. Te enseñamos algunos trucos para que las combines a la perfección con el resto de la estancia. ¡Toma nota!

Escoge la tonalidad adecuada

¿Sabías que si tienes un piso pequeño, la incorporación de alfombras decorativas de colores claros te dará sensación de amplitud? Como lo lees. Esto sucede porque, al reflejar más la luz que los tonos oscuros, la estancia parecerá mucho más luminosa y, por tanto, espaciosa.

Una alfombra clara da sensación de amplitud, y una de tonos más intensos u oscuros genera un ambiente más acogedor.

Pero si tienes el lujo de tener un piso lo suficiente amplio como para no necesitar ese efecto óptico, también puedes decantarte por los tonos más oscuros. De esta forma, podrás darle un poco de calidez y sensación acogedora al espacio.

En cualquier caso, intenta que la combinación de colores con el resto de muebles, objetos y plantas decorativas de la estancia sea la adecuada. Así te garantizas tener un espacio agradable y visualmente armónico.

Piensa bien la textura que quieres

Si la vas a colocar en una zona del salón más o menos transitada, puedes decantarte por una textura y material diferentes. En las superficies con poco tránsito puedes incorporar aquellos tejidos más rugosos, delicados y difíciles de limpiar, cosa que no te aconsejamos en absoluto para zonas de salón comedor o espacios donde haya mucha circulación.

En caso de que estés planteándote la decoración con alfombras en el salón y apenas tengas áreas poco transitadas, mejor opta por las de nailon. Son muy resistentes, fáciles de limpiar y repelen la suciedad.

decoracion-con-alfombras

Mide con atención antes de comprar

Define el lugar exacto donde quieres incorporar este accesorio para evitar comprar uno que sea demasiado pequeña o grande. Si se trata de uno para poner bajo el sofá, intenta que las patas del mismo queden sobre él. No hay nada menos favorecedor para una sala de estar que una alfombra tan pequeña que no cubra ni el sofá.

¡Cuidado con las puertas!

Al medir, ten en cuenta también las puertas de la estancia, ya que la alfombra será un elemento que les impida su apertura y cierre. No queremos que, después de todo el jaleo que supone incorporarla bajo el sofá y la mesa de centro, ¡te des cuenta de que la puerta del salón ahora no cierra!

También valora las dimensiones de cualquier objeto que esté apoyado directamente sobre el suelo.

Un buen ejemplo son los puffs decorativos, los aparadores y demás mobiliario. ¡No queremos que terminen siendo un obstáculo!

Ahora ya sabes todos los aspectos que debes analizar para una buena decoración con alfombras en el salón. ¡Ponte manos a la obra! Seguro que el resultado queda fenomenal. Confía en tu buen criterio y seguro que todo sale bien. Y si necesitas más consejos y trucos para hacer de tu hogar un sitio cada vez más bonito y acogedor, ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!