miércoles, 15 julio, 2020

COCINA

Ideas para decorar el frigorífico y que parezca como nuevo

¿Quieres decorar el frigorífico para que este parezca nuevo? No te preocupes, que en este artículo tienes algunas claves para darle ese toque diferente que tanto te gusta y… ¡sin apenas gastar!

Decorar una nevera vieja es una opción para recuperar su presencia y evitar que se note lo antigua que es. En realidad, en muchas ocasiones la nevera puede funcionar perfectamente y solo tener un aspecto exterior algo anticuado. En tal caso, ten en cuenta también la distribución de la cocina para no darle excesivo protagonismo. 

Los frigoríficos pueden pintarse para que recuperen su aspecto exterior y mejoren la imagen general de la cocina.

Esta es una buena opción para disfrutar de un día de reformas en familia. Algunas ideas que vamos a darte son muy fáciles y pueden realizarlas tanto niños como mayores. Las principales opciones de decoración de neveras (recuerda los consejos para mantenerla ordenada también por dentro) son las siguientes:

Pon stickers

Los stickers son pegatinas con un tipo de adhesivo muy parecido al vinilo. La principal ventaja de estos adhesivos es que los encontrarás en multitud de formas y dibujos, desde siluetas a formas hexagonales. Por otra parte, es un método sencillo de decoración y, si eliges bien, durará muchos años.

Pinta la nevera

Pintar la nevera es una opción atrevida que puedes llevar a cabo de varias maneras. La opción más sencilla es pintar de un color distinto al original. Por otra parte, puedes aprovechar para pintar un cuadro, un jardín o la silueta de una persona. Si lo organizas, lo podéis hacer entre toda la familia.

Coloca una pizarra

Colocar una pizarra en el frontal es una buena idea si quieres saber cómo decorar una nevera vieja, ya que es una alternativa sencilla que puede solucionar varios problemas. Primero porque puedes aprovechar el espacio para colocar post-its y para poder escribir recados o recordatorios.

Dale un toque vintage

La posibilidad de darle un toque vintage a tu nevera es interesante. Los motivos de época están de moda y se pueden instalar, bien colocando algún sticker, bien aplicando técnicas de pintura. Hoy hay algunos materiales de pintura especializados en conseguir este resultado.

Decorar el frigorífico es una manera muy sencilla de que tu cocina recupere el color y la alegría. ¡Suscríbete a nuestra newsletter para que te lleguen más ideas para tu hogar!

Consejos para diseñar cocinas funcionales y prácticas

Diseñar cocinas funcionales y prácticas es importante para un hogar que quiera convertirse en un lugar acogedor. ¿Quieres saber cómo lo puedes conseguir? entonces no te pierdas esta serie de consejos prácticos.

Una cocina funcional es aquella que te permite trabajar en tus platos con comodidad y que, además, resulta acogedora. Hay un error muy recurrente que consiste en asociar acogedor con recargado, y no es verdad. 

Las cocinas funcionales están bien distribuidas, con espacio de almacenamiento y bien iluminadas.

Sabiendo estas primeras ideas básicas, si quieres reformar o construir cocinas prácticas y funcionales, sigue estos consejos. Tanto tú como tus invitados notarán la diferencia.

Tener una idea previa clara

No te vamos a engañar, lo primero es que tengas claro lo que quieres. El concepto de cocina que quieres diseñar tiene que estar definido desde el principio. Esto te proporcionará una guía para que se cumplan tus objetivos.

Distribuir el espacio correctamente

Piensa que tienes unos metros limitados, de manera que te conviene distribuir bien el espacio.

Debes colocar un mueble de cocina, las alacenas, la mesa, las sillas, armarios y electrodomésticos.

La idea es que no malgastes el espacio que tienes a tu disposición.

Elegir con criterio los colores y la iluminación

Las cocinas modernas y funcionales necesitan una iluminación natural que combine bien con el tono de las paredes y el revestimiento de la pared. Los colores cálidos son ideales para espacios grandes y sencillos, mientras que se pueden utilizar colores fríos para los más pequeños.

Decántate por materiales duraderos

La durabilidad es aliada de la funcionalidad. Es recomendable que optes por materiales duraderos que te permitan trabajar en tus platos sin más preocupaciones. Lo conveniente es que tengas este aspecto en cuenta para que no haya problemas ni gastos innecesarios.

Disponer de espacio para almacenar

Han de tener lugar para almacenar, ya sean armarios pequeños o grandes. Cuando diseñes tu cocina funcional pequeña, es conveniente que sepas qué espacio de almacenamiento necesitarás. El resultado es que sabrás dónde guardar la comida u otros elementos importantes.

Elegir materiales fáciles de limpiar

¿No te apetece estar todo el día en la cocina limpiando? Esto tiene solución fácil. El consejo es que utilices materiales de construcción fáciles de limpiar como los lacados, laminados, polilaminados, acero inoxidable, cristal o madera maciza.

Como ves, diseñar y construir cocinas funcionales es fácil si tienes las ideas bien ordenadas. ¡Seguro que lo consigues! Suscríbete a nuestra newsletterpara conocer mejor cómo diseñar las diferentes estancias de tu hogar.

Ideas de decoración navideña también para la cocina

0

La Navidad es tiempo de reuniones y fiesta, de ahí que no sea extraño que le quieras dar un toque diferente a todas las estancias de tu casa. Estas son algunas ideas de decoración navideña para la cocina para que tengas toda la casa adornada en estas fechas.

Alternativas originales

La decoración de tu salón en Navidad no puede ser exactamente igual que la de la cocina, ya que esta última es una estancia donde no se deben utilizar luces. Pero con un poco de imaginación podrás introducir algunos adornos que, seguro, gustarán a todos los que viven en casa. 

En la decoración de Navidad para la cocina puede utilizarse en las estanterías, mesas y ventanas.

Hay una idea que conviene desterrar, y es que la decoración de la cocina va a desentonar con la del resto del hogar. Lo habitual es que puedas seguir una misma línea, aunque algunos elementos o adornos tendrán que variar.

Además, recuerda que hay varias plantas ideales para decorar la cocina que puedes utilizar para colgar bolitas y otros adornos propios de estas fiestas.

Para la mesa principal

Hay dos opciones que nunca fallan si quieres incluir adornos navideños de cocina a la mesa central. En primer lugar, poner un pequeño árbol, sea este natural o artificial (esta última opción funciona bien en espacios de estilo minimalista). Otra posibilidad muy interesante es incorporar un centro de mesa navideño que puedes personalizar.

Armarios y estanterías

Los armarios y estanterías dan mucho juego, pues las posibilidades con ellos en las cocinas decoradas de navidad son múltiples. Los bastoncillos navideños o los calcetines de Santa Claus son clásicos. Otra forma de dar un toque navideño a tus estanterías consiste en colocar guirnaldas. ¡Verás que quedan genial!

También en las ventanas

Las ventanas tienen doble importancia (decorativamente hablando), pues se pueden adornar hacia dentro y hacia afuera. La nieve simulada es un producto versátil que sirve también para que puedas dibujar todo tipo de figuras con motivos navideños. Las velas de navidad también pueden ser una opción muy bonita, pero siempre y cuando las enciendas solo ocasionalmente.

Como ves, hoy es posible contar con decoración navideña para la cocina sencilla y económica para ambientar esta estancia. Suscríbete a nuestra newslettery comparte en redes sociales este artículo para que tus amigos también sepan cómo dar un aire navideño a su hogar. 

¿Se puede poner parquet en la cocina?

0

¿Te estás preguntando cuál es el mejor suelo para la cocina y no te acabas de decidir? El parquet en la cocina es una de las opciones que tienes a tu alcance para romper con lo convencional. Este artículo te explica cómo y cuándo utilizarlo.

Las distintas posibilidades

La elección del suelo es un paso fundamental cuando se construye o se reforma un hogar. No es un secreto que, en función de las características de la estancia, un material es mejor que otro. Por ejemplo, en el baño y en la cocina no debería instalarse el mismo suelo, ya que las necesidades de ambas estancias son diferentes.

Lo cierto es que, durante mucho tiempo, la idea de instalar suelos laminados o parquet para cocinas se convirtió en una quimera y todos los decoradores y constructores lo desaconsejaban. La explicación era lógica: este material no resiste bien en entornos con humedad y la cocina, como ya sabes, lo es.

El parquet para cocinas tiene que ser sintético o contar con un barniz protector para que sea duradero.

Sin embargo, las tecnologías de construcción evolucionan y, afortunadamente, hoy tienes a tu alcance distintas alternativas de parquet sintético o natural que dan un muy buen resultado en esta estancia. ¡Conseguirás que tu cocina tenga una apariencia diferente!

Suelos de parquet sintético

Tienes que saber que hoy cuentas con la oportunidad de superar este inconveniente gracias al parquet sintético. Este material impide la acumulación de humedad porque no contiene madera. Por otra parte, ten en cuenta que el resultado externo es similar y, lo que es mejor, es más económico que el natural.

Suelos de parquet natural

Hay marcas de parquet natural de madera que son aptas y homologadas para instalar en el suelo de tu cocina. Eso sí, has de tener en cuenta que la durabilidad media es algo menor que en otras estancias y que, para no tener problemas, tienes que utilizar barnices especiales para introducir una película protectora.

El parquet en la cocina es una opción decorativa a considerar si eliges bien el material y tomas precauciones para que dure más. ¿Te apetece conocer más trucos interesantes de decoración de tu cocina? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!

11 plantas ideales para decorar la cocina

Las plantas en la cocina, además de dar un toque hogareño y de distinción, favorecen la oxigenación del ambiente. Aunque esta zona, de por sí, suele estar bien iluminada y ventilada, ¿por qué no aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid? Aquí tienes un listado con 11 plantas para dar una segunda vida a tu cocina. ¿Te animas a echarle un vistazo?

Cactus

El cactus es una de esas plantas que muchas veces pasa desapercibida, ya que no requiere de muchos cuidados (solo hay que regarla 2 veces por semana en verano y una el resto del año). Además, es muy resistente a cambios de temperatura e ideal para cocinas pequeñas.

Aralia

Esta, por el contrario, agradece un poco de oscuridad, además de un espacio mayor para crecer, por lo que mejor decorar la cocina con estas plantas si cuentas con un espacio grande. Posee unas hojas muy bonitas y llamativas. De origen japonés, ofrece gran resistencia y durabilidad.

Perejil

“Agregando un poco de vegetación en la cocina obtienes una estancia más oxigenada y relajante, además de actuar como ambientador natural.”

Esta especie la puedes usar de 2 formas: como elemento decorativo y como condimento para tus comidas. Eso sí, requiere de más cuidados que las anteriores, sobre todo en épocas de calor, teniendo que regarla al menos cada 2 días. A nuestro juicio, es de las mejores plantas para adornar una cocina.

Aun así, si te decantas por ella, puedes introducirla en una maceta pequeña y ubicarla en un lugar que no reciba la luz del sol directa. También te recomendamos que la saques de vez en cuando al exterior, sobre todo si tienes jardín.

Romero

Si deseas que tu cocina huela de manera excelente sin tener que recurrir a ambientadores, una de las mejores opciones es el romero. Todo lo que necesitarás será un buen abono y que reciba luz del sol directa. Analiza si este espacio de tu casa cumple con las condiciones adecuadas para esta planta aromática.

Hierbabuena

Una planta de cocina (literalmente, ya que se usa casi a diario para multitud de platos y cócteles) pequeña, que requiere de humedad de manera constante. Posee unas hojas verdes preciosas, además de expulsar un aroma muy familiar. Y si usas un abono casero, conseguirás una planta aún más bonita.

Helecho

En caso de que tu cocina tenga algunas esquinas oscuras, puedes aprovechar dichos espacios para poner helechos. Los hay de muchos tamaños y tipos (nido, pata de conejo, espada…), pero hay algo que todos tienen en común: necesitan muy poca luz y bastante humedad.

Albahaca

¿Qué amante de las plantas puede decir que no a una macetita de albahaca en la cocina? Colocándola cerca del fregadero (ya que es pequeña), podrás acordarte de regarla todos los días un poco. Ten especial cuidado, ya que, si no recibe agua a diario, se deshidrata con facilidad.

Menta

De lo más versátil (puesto que sirve tanto para medicinas como para infusiones y condimentos), la menta es sin duda de las mejores plantas para decorar la cocina. Posee un tamaño pequeño y buen olor. Pero ojo, recuerda exponerla a la luz.

Aloe Vera

Si nos pusiéramos a enumerar la cantidad de beneficios que ofrece esta planta, el post se haría enorme. Es eficaz contra las quemaduras, heridas, acné y placa dental, por no hablar de sus propiedades antioxidantes, antibacterianas e hidratantes.

Como ocurre con el cactus, el aloe vera es una planta muy sencilla de cuidar, porque requiere de poca hidratación (y no hará falta que te preocupes de cómo regar la planta en vacaciones). Sin embargo, necesita bastante luz y tiende a crecer mucho, por lo que es ideal para cocinas grandes.

Potus

Cuando piensas en cómo colocar plantas en la cocina, recuerda que esta planta solo es una buena opción si tienes mucho espacio. Compuesta por grandes hojas verde claro y natural de Asia, es una especie vegetal que necesita hidratación una vez por semana, pero apártala de la luz porque se quema con facilidad.

Alegría del hogar

Llamada también “alegría de la casa” u “orejas de oso”, es una planta de la que nacen flores muy bonitas, de color blanco, rosa y rojo. Y lo mejor de todo: florece todo el año, así que la puedes dejar en tu cocina (siempre que esté iluminada) sin temor al otoño.

Otro aspecto que debes tener en cuenta al cuidar esta especie es la frecuencia de riego: necesita permanecer en tierra húmeda y recibir agua más de una vez por semana, sobre todo en épocas calurosas.

¿Has visto qué cantidad de opciones hay para decorar con plantas en la cocina? Solo tienes que colocarlas en los lugares adecuados y regarlas cuando toque para que permanezcan mucho tiempo contigo. Y ya sabes, si quieres conocer más ideas de decoración para tu hogar, ¡solo suscríbete a la newsletter!

Cómo limpiar una sartén quemada paso a paso

0

Le puede pasar a cualquiera. Un despiste y… ¡hala! Ya tienes que ponerte a limpiar una sartén quemada. Pero, ¿cómo hacerlo sin dañar la superficie? Aquí tienes 3 métodos, explicados paso a paso, para dejarla como nueva.

Bicarbonato, vinagre y agua

1. Llena de agua y vinagre la sartén: incorpora el líquido hasta que cubra toda la zona que tiene marcas de quemaduras. La proporción de agua y vinagre debe ser 1/1. Cuando tengas el recipiente lleno, ponlo al fuego y llévalo a ebullición durante 10 minutos.

2. Añade bicarbonato: pasados los 10 minutos, retira la mezcla de agua y vinagre del fuego y añade dos cucharadas de bicarbonato (los mismos ingredientes te pueden servir para limpiar la bañera). Verás que enseguida comienzan a aparecer burbujas que te ayudarán a quitar lo quemado de una sartén antiadherente.

3. Frota con cuidado: una vez que la sartén se enfríe, retira el contenido y usa agua caliente y jabón para frotar el fondo con una esponja de plástico. Si las marcas persisten, usa un poco de pasta hecha a base de agua y bicarbonato y déjala actuar durante 15 minutos sobre las zonas más conflictivas.

Detergente para platos y agua

1. Llénala con agua y jabón: para limpiar sartenes quemadas por fuera el ingrediente básico siempre será (por lo menos antes de probar otras opciones) el agua caliente. Llena el recipiente para que cubra todas las zonas oscuras, añade unas gotas de detergente para platos y remueve la mezcla.

2. Lleva la mezcla a ebullición: pon a hervir durante unos 10 minutos la mezcla  de jabón y agua que habías preparado en la sartén. Después de este período, déjala enfriar por completo antes de pasar al siguiente paso. 

Si tienes que limpiar una sartén quemada que sea antiadherente, mejor utiliza los dos primeros métodos que te proponemos. 

3. Limpia la sartén una última vez: tira la mezcla de agua y jabón que hay en el cacharro y vuelve a limpiar con agua caliente y detergente las zonas que aún estén un poco ennegrecidas. Utiliza siempre una esponja que no dañe la superficie. 

limpiar-sarten-quemada

Limpiador para hornos

1. Abre las ventanas y usa guantes: antes de comenzar con esta tercera fórmula para quitar la grasa quemada de una sartén, asegúrate de que estás en un lugar ventilado y ponte unos guantes de goma. Los limpiadores de hornos emiten algunos gases muy fuertes y nunca está de más protegerte. 

2. Revisa que tu sartén no sea antiadherente: confirma que el recipiente no posea un revestimiento antiadherente si vas a utilizar este método de limpieza, ya que el limpiador de horno puede dañar gravemente la capa protectora. 

3. Aplica el limpiador de hornos: una vez que hayas llevado a cabo los dos pasos anteriores, ha llegado el momento de aplicar el producto. Déjalo actuar sobre las partes quemadas al menos media hora. Pero siempre debe ser en una zona exterior (o al menos en el alféizar de una ventana) y con la tapa puesta. 

4. Pásale una esponja: después de esa media hora que has dejado reposar el spray, enjuaga bien la sartén con la ayuda de una esponja hasta que no quede ningún tipo de residuo, ni de restos quemados ni del propio limpiador de hornos. 

¿Qué método vas a utilizar para limpiar tu sartén quemada? Verás que con cualquiera de los tres el recipiente quedará como nuevo. Y si quieres más trucos caseros (como el de limpiar el espejo del baño para que quede reluciente), recuerda: ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!

Cómo adornar la cocina con estas botellas de cerveza decoradas

Las 3R de la ecología son reducir, reutilizar y reciclar. Seguro que con el vidrio, ya aplicas, por lo menos, dos de ellas. Y, si estás aquí, ¡es porque quieres ir a por la tercera! Para ello te ayudamos a dar un paso más en la filosofía DIY y adornar tu cocina con botellas de cerveza decoradas. No vas a creer lo bien que quedan.

Primero limpia bien las botellas

Utilizar las botellas después de haberlas limpiado a fondo es básico para evitar infecciones, hongos o suciedad. Para ello, primero mantén estos recipientes completamente cubiertos en agua con bicarbonato durante al menos 30 minutos. De esta forma, no solo retirarás la mayor parte de los restos y el olor a alcohol, sino que también te desharás fácilmente de las etiquetas. 

Antes de comenzar tu decoración con botellas de cerveza en la cocina no olvides limpiarlas en profundidad. 

En caso de que las botellas de cerveza que quieras decorar hayan estado mucho tiempo sin limpiarse, lo mejor será que hagas una segunda limpieza en el lavavajillas. Así tendrás la garantía de que estarán limpias al 100%.

Ideas para decorar botellas de cerveza

  • Jarras de aceite

¿Compras el aceite en garrafa? Pues utilizar las botellas que has ido desechando es una opción ideal para no tener que estar sacándola constantemente para usar el oro líquido en tus recetas. Tápalas con un sencillo tapón de corcho y verás lo originales que quedan en la cocina.

  • Velas llamativas

Si eres de las personas a las que les gusta tener velas aromáticas por toda la casa, estás de suerte. Corta la parte inferior del envase de vidrio y lija los bordes que hayan quedado. Así tendrás un elemento decorativo muy mono con el que cubrir tus velas (la parte superior de la botella) y un recipiente tipo cenicero (la inferior) de regalo.

  • Jarrones singulares

Entre todas las opciones para aprender cómo decorar botellas de cerveza, esta es, sin duda, la forma más sencilla. Después de limpiarlas, simplemente tienes que meterle un poquito de agua e incorporar algunas flores en su interior. Verás cómo te celebran tus jarrones DIY.

  • Decoración con lana

Si quieres crear elementos decorativos puros y duros, también tienes opciones. Cubre 3 o 4 botellas con hilo de lana gruesa de diferentes colores recorriendo la circunferencia de cada una de ellas. Hazle un nudo en los dos extremos del hilo para que no se deshaga todo el trabajo y… ¡hecho! Será una forma fantástica y muy original de decorar cocinas pequeñas.

  • Macetas curiosas

¿Nunca has visto botellas de vidrio haciendo de macetas improvisadas? Quedan genial y son muy fáciles de hacer. Córtales un lateral, tápalas con un tapón de corcho e introduce la tierra y el abono que consideres necesario en su interior. Luego incorpora las semillas y la plantita con la que quieras decorar la cocina y… ¡listo! Puedes colocarlas en la zona superior de la alacena si crees que allí tendrán la suficiente cantidad de luz.

Ya tienes un montón de ideas para adornar tu cocina con estas botellas de cerveza decoradas de forma atractiva. ¿Con cuál te quedas? También puedes combinar varias de ellas para que el resultado sea más llamativo aún. ¡Verás que quedan genial! Comparte este artículo en tus redes sociales para que más gente se sume a llevar a cabo, de verdad, las 3R de la ecología.

¿Cuál es el mejor suelo para la cocina?

En cuestión de gustos, no hay nada escrito, eso es cierto. Pero sí que es necesario garantizar una mínima utilidad (combinada con la estética, por supuesto) al elegir el mejor suelo para la cocina de tu hogar. Aquí tienes algunos ejemplos bonitos y prácticos que te encantarán. 

Suelos cerámicos

La cerámica no solo es un material muy resistente, sino también atractivo y fácil de limpiar. Teniendo en cuenta el lugar de la casa del que estamos hablando, estas características vienen fenomenal. El suelo de la cocina suele mancharse más y recibir un mayor número de golpes por caídas de objetos y comida. ¿Qué mejor que una superficie duradera? 

Lo importante al escoger el mejor suelo para tu cocina es examinar si satisface todas tus necesidades en cuanto a resistencia, precio, estética, etc.

Además, la cerámica tiene un precio asequible y se presenta en diseños y estéticas diferentes. De hecho, muchos imitan la madera de forma muy realista, lo que le brinda un resultado muy cálido y acogedor. Así, puedes combinar la resistencia del gres con la enorme belleza de la madera. 

Piedra natural

Materiales del estilo de la pizarra, el mármol o el granito son realmente elegantes y llevan muy bien el paso de los años. Si bien es cierto que son menos asequibles que otros suelos, además de resistencia le aportan un toque muy atractivo a cualquier cocina.

Suelos vinílicos

¿Quieres una superficie económica, impermeable, práctica y que imite cualquier material? Entonces los suelos vinílicos (y los laminados) son para ti. Este tipo de material se puede colocar casi sobre cualquier pavimento previo y dan cierta amortiguación y confort a la pisada.

Madera protegida

Muchos piensan que el mejor suelo para la cocina no puede ser de madera. Las posibles caídas de recipientes con líquidos y la humedad general que hay en este ambiente podrían dañar este material tan cálido y frágil con manchas y marcas.

Sin embargo, si se recubre debidamente con barnices resistentes y se renueva su capa cada poco tiempo, este material puede quedar fenomenal en esta zona del hogar. Aunque su mantenimiento no es de los más baratos del mercado, sí es cierto que el resultado merece mucho la pena. 

Microcemento

Este material, cada vez más utilizado para dar sensación de amplitud a cocinas estrechas, tiene la ventaja de que, al no tener juntas, no se queda la suciedad incrustada en zonas de difícil acceso. Además, ese toque industrial que aporta a las casas minimalistas genera un look muy contemporáneo. 

Por otra parte, hay que recalcar que este es uno de los mejores suelos por su facilidad de limpieza. Si lo impermeabilizas y le aplicas un tratamiento antideslizante, será de los más prácticos y fáciles de cuidar que hayas tenido jamás. 

¿Ya sabes cuál es el mejor suelo para tu cocina? Como ves, todos tienen ventajas, lo que importa es escoger el que posea justo las que tú necesitas. Y si lo que quieres son más ideas sobre cómo hacer de tu hogar un sitio cada vez más acogedor y agradable¡suscríbete a nuestra newsletter! 

Alacenas para decorar y organizar la cocina que te van a venir de lujo

“Un estómago vacío es un mal consejero”, ya lo decía Einstein. Por eso la cocina es uno de los lugares de la casa que más te gustan, donde guardas la esencia de la vida: los alimentos. Pero verla desordenada, todo hay que decirlo, le quita parte de su encanto. Aquí tienes ideas de alacenas decoradas para organizar tu cocina con mucho estilo.

Tonalidades más utilizadas

El blanco o los tonos naturales de la madera son los más utilizados en la decoración de alacenas.

En las cocinas pequeñas es muy importante optar por muebles de colores claros para que reflejen la luz y den una mayor sensación de amplitud.

Ver los alimentos… o no

Como ya sabrás a estas alturas, las alacenas son muebles altos en los que se suele guardar la vajilla, la cubertería, los manteles y demás enseres de cocina. Para ello se pueden usar baldas cerradas con puertitas de cristal o de cualquier otro material combinadas con zonas abiertas.

Si opinas que una vajilla bien visible da un punto moderno a la estancia, olvídate de puertas opacas y apuesta o bien por el cristal o por dejar las baldas completamente abiertas. Realmente hay miles de combinaciones posibles. Elige la que mejor encaje con el resto del mobiliario y… ¡adelante!

No desperdicies lo antiguo

Decídete por las alacenas de colores claros y nunca creas que una antigua no se puede volver a usar. Pinta esta última de blanco y… ¡verás lo bien que queda!

¿Quién dijo que una alacena antigua no puede volver a usarse? ¡Al contrario! Da un toque retro muy favorecedor a cualquier estancia. Si quieres, pásale papel de lija por encima para quitarle cualquier astilla o resto desconchado que pueda quedarle y pásale una mano de pintura o de barniz. Verás qué toque más chic le da a la estancia.

Un poco de papel pintado

En caso de que decidas optar por el cristal o las baldas abiertas, te aconsejamos que le des un toque alegre y divertido a tu alacena decorada con un poco de papel pintado en el fondo. También puedes recubrir, si quieres acentuar la decoración original, las baldas con el mismo (o distinto) papel.

alacenas-decoradas

Los cajones son un extra

Para aprender cómo decorar una alacena de cocina, además de traer baldas y puertas, debes saber que también incorporan cajones, sobre todo en la zona intermedia y baja. ¿Te son más cómodos para guardar la cubertería o crees que pueden dar más juego con los tiradores? Entonces no lo pienses más y ve a por ellos.

¿Necesito una mesa?

Si crees que en tu cocina falta hueco para apoyar minielectrodomésticos como la cafetera o el microondas, ¿quién dice que no los puedes apoyar en la mesa de tu alacena? Opta por alguna que tenga una mesa bonita y todo lo amplia que necesitas y ¡a disfrutar de ella!

¿Qué tipo de alacena decorada es la que más te gusta? Elijas la que elijas, seguro que le da una nueva vida a tu cocina. Pero si lo que quieres son más ideas y trucos para decorar tu hogar para que resulte cada vez más acogedor, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

Cómo descongelar el congelador paso a paso

Sabemos que es engorroso. Sabemos que da pereza. Pero hay que hacerlo. Aprender cómo descongelar el congelador es básico para que tu nevera funcione a las mil maravillas durante más tiempo. Sigue estos consejos y verás que al final te das cuenta de que… ¡es más fácil de lo crees!

1. Apaga la nevera y vacíala

Desenchufa el frigorífico de la corriente y saca todos los alimentos que haya en su interior. Aquellos que puedan dañarse a causa de la descongelación, mejor déjalos en cubos o neveras portátiles con hielo durante todo el proceso.

Por otra parte, los que puedan aguantar un rato fuera del electrodoméstico llévalos a una zona fresca de la casa o dile a un vecino que te los guarde.

Piensa que, al menos, sacar todos los alimentos te ayudará a organizarlos mejor cuando los tengas que volver a colocar dentro.

¿Ya lo tienes todo? Perfecto, pues vamos a ponernos manos a la obra, que el proceso es súper sencillo. Solo tienes que incorporar el agua en el bote y luego echar el bicarbonato. Remuévelo bien para evitar que aparezcan grumos o restos sólidos.

2. Cubre el suelo con toallas

Cuando el hielo se vaya derritiendo, lo más probable es que encharque gran parte del suelo de la cocina. Para evitar posibles resbalones con el líquido o que llegue sin querer a otros electrodomésticos, coloca varias toallas viejas alrededor del refrigerador.

Si el tuyo posee manguera de drenaje, coloca el extremo dentro de un cubo. En tal caso, puedes ponerle unas pequeñas calzas en las patas delanteras a la nevera para que el agua fluya hacia la zona en la que está instalada la manguera.

3. Derrire el hielo acumulado

Para descongelar la nevera puedes dejar que el hielo se derrita poco a poco o acelerar el proceso a través de diferentes fórmulas.

“Vale, muy bien, pero… ¿cómo descongelar una nevera exactamente?” Ha llegado el momento en el que contestamos a tu pregunta con todas las de la ley. Existen diferentes opciones para sacar todo el hielo de tu refrigerador. Elige la que mejor se adapte a tus necesidades:

1. Dejar que se derrita solo: en este caso lo único que tienes que hacer es esperar a que, de forma natural, el hielo se vaya derritiendo poco a poco. Si esta es la alternativas que vas a escoger, te aconsejamos que estés pendiente del proceso cada 5 o 10 minutos. Así evitarás que, si el agua se está saliendo por alguna zona inesperada, termine inundando prácticamente toda la cocina.

2. Poner una olla con agua caliente: calienta una olla llena de agua y llévala a ebullición. En ese momento, quítala del fuego, mete la olla para descongelar el frigorífico y dejarlo sin hielo y cierra la puerta. El hielo se derretirá mucho antes que dejándolo al aire libre, eso seguro.

Solo tienes que tener en cuenta dos aspectos. En primer lugar, pon una toalla o un trapo bajo el cazo antes de meterlo en la nevera para evitar el daño que el calor puede ocasionar en las baldas. Por otra parte, al abrir la puerta ten cuidado, ya que saldrá una buena cantidad de agua.

3. Calentar una espátula: para ello solo tienes que poner unos segundos al fuego una espátula de metal e intentar quitar con ella posteriormente la máxima cantidad de hielo posible. Para garantizar tu seguridad y evitar que te quemes las manos o los brazos, usa unos guantes largos.

4. Elimina los restos de hielo

Después de llevar a cabo el vaciado general, aún quedarán algunos pedazos de agua congelada en determinadas zonas. Utiliza un paño con agua caliente para retirar todos los restos que queden pegados a los lados o al fondo.

como-descongelar-el-congelador

5. Limpia a fondo el congelador

Ahora que sabes cómo descongelar un congelador rápidamente, solo te queda limpiar todos los restos de agua que queden y aprovechar para darle una limpieza en profundidad. Para ello existen productos especiales, ya que si usas jabón pueden quedarse algunos restos que, posteriormente se peguen a los alimentos.

No limpies la nevera con jabón, sino con un producto especializado o con una mezcla de agua y bicarbonato de sodio.

También puedes optar por utilizar una mezcla de un litro de agua y dos cucharadas de bicarbonato de sodio para la limpieza. Además de garantizar la higiene, esta solución te ayudará a eliminar los malos olores del frigorífico.

Ahora solo te queda secar tanto el refrigerador como las zonas cercanas (no te olvides de revisar bajo el electrodoméstico), enchufar de nuevo el sistema a la corriente y volver a meter todos los alimentos en su lugar.

Cada cuánto hay que descongelar la nevera

En función de cómo sea el refrigerador en cuestión, este proceso de limpieza del hielo debe llevarse a cabo cada más o menos tiempo. En los tradicionales, es importante realizarlo cuando el grosor del hielo alcanza los 5 mm.

Sin embargo, como casi todas las neveras actuales vienen con la tecnología no frost que evita la aparición de hielo, con ellas ya no es necesario realizar esta limpieza cada poco tiempo. De hecho, con desenchufarla y limpiarla a fondo una vez al año para confirmar que no se ha formado ninguna pequeña capa de agua congelada es más que suficiente.

En ambos casos, descongelar el refrigerador y retirar la escarcha es necesario de vez en cuando porque permite un menor consumo de energía. Sí, como lo lees, cuanto más hielo se acumule, a la nevera le cuesta más enfriar, paradojas de la vida.

¿Te imaginas un mundo con cocinas inteligentes en las que no sea necesario saber cómo descongelar el congelador nunca más? Nosotros creemos que ese momento llegará, pero… ¿tú qué opinas?  Suscríbete a nuestra newslettery comparte este artículo en tus redes sociales y descubre lo que piensan tus amigos al respecto.