lunes, 1 junio, 2020

Mamparas de ducha francesa: última tendencia para tu cuarto de baño

Minimalismo, luz, cristal y acero. Esas son las últimas tendencias en decoración de interiores. ¡Tendencias que ya llegan al baño! Hoy te hablamos de la ducha francesa, una opción de mampara que hace que tu baño parezca mucho más amplio y moderno. ¡No te la pierdas!

Luz a raudales

Este tipo de mamparas están hechas de cristal con soportes metálicos, por lo que prima la iluminación y la sensación de amplitud. Esto hace que el diseño del baño en su conjunto parezca mucho más actual, vanguardista y fresco, todo lo contrario que ocurre con las mamparas traslúcidas a las que estamos acostumbrados.

La ducha francesa se basa en una mampara de cristal que deje entrar toda la luz del baño.

De hecho, este estilo de ducha (preferible a la bañera en pisos pequeños) combina muy bien con una decoración en tonalidades cercanas al blanco, donde la percepción de la claridad es aún mayor y contrasta con la oscuridad del metal.

Del suelo al techo

Las mamparas de ducha francesa suelen cubrir toda la altura de la estancia. ¿Por qué? Muy sencillo: porque, al ser de cristal, dejan pasar toda la luz. Las que son más o menos opacas generan más sombra y, por ello, deben dejar la parte superior libre.

La estrategia de este diseño francés multiplica la percepción del espacio y de la altura.

Esto la convierte en una fantástica idea de decoración para los baños pequeños, pues, de repente, parecerán más altos y holgados.

Todo a medida

Al cubrir todo el espacio vertical de la estancia, generalmente las duchas francesas se hacen a medida. Ponte en contacto con algún profesional de confianza para que determine las dimensiones exactas de tu baño y fabrique justo la mampara que quieres.

Hoy en día se han puesto tan de moda que, aunque todas tienen más o menos las mismas características básicas, existen diferentes modalidades: unas ocupan toda una pared, otras la mitad, algunas son a ras de suelo, otras se elevan un poco…

Elige la ducha francesa que más te guste y haz de tu baño una pequeña obra de arte que represente el diseño del siglo XXI. Y si quieres conocer más novedades para el diseño de tu hogar, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

Ideas sobre decoración de jardines con piscina que vas a querer copiar ya

¡El verano ya está aquí! Y con él las tardes de terraceo y… ¡los refrescantes chapuzones! Para disfrutarlos al máximo es imprescindible cuidar la decoración de tu piscina y tu jardín. Aquí tienes algunas ideas para que el exterior de tu hogar quede de revista.

Elementos naturales

La madera y la piedra son elementos que combinan a la perfección con el azul del agua para decorar jardines pequeños con piscina. Adorna las cercanías de esta zona con caminos de tablas con piedras decorativas. ¡Quedará genial! Y si incluyes un poco de césped artificial (que es más fácil de cuidar y ahorra una enorme cantidad de agua), mejor aún.

Sillas y tumbonas

Antes de aprender cómo decorar un jardín con piscina incorpora estos elementos de confort y relax para disfrutar de tomar el sol, leer un libro o tomar unas cervezas. Para que den una mayor sensación de luminosidad e higiene, decántate por aquellas que están hechas de madera (o mimbre) y cuentan con cojines en colores claros.

Sombrillas y mesas

Tener una zona de sombra es todo un placer (cuando no una verdadera obligación) en las tardes de más calor. Hazte con una cuyos colores y tejidos sean similares a los de las tumbonas y, sin darte cuenta, crearás un rinconcito muy chill out con la decoración de tu jardín con piscina. También es aconsejable que te hagas con algunas mesas con diferentes baldas donde guardar un par de toallas y el protector solar. 

Apuesta por la piedra, la madera y los cojines blancos como ideas para decorar un jardín con piscina.

Encima puedes colocar alguna pequeña plantita para que la decoración sea acorde con el resto del jardín. Además, la parte superior de la mesa será perfecta para apoyar las bebidas en caso de estar tomando algo con amigos.

Macetas y plantas

Apuesta por plantas que resistan bien el calor del verano para decorar la zona de la piscina. Plántalas (o coloca las macetas) cerca de las tumbonas pero sin entorpecer el paso, pues, si no, dará más sensación de jungla que de jardín.

Después de conocer estas ideas de decoración de piscinas y jardines… ¿a qué esperas para ponerte manos a la obra? Y si lo que quieres son más ideas para que tu hogar parezca de revista, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

Decoración de arcoiris: Cómo darle un toque de color a una habitación

Una habitación monocromática puede ser elegante, pero no divertida. Dale un toque de alegría y color a tu habitación con estas ideas de decoración de arcoiris y verás cómo mejora tu estado de ánimo al verla cada día.

Combina el arcoiris con el blanco

En los dormitorios decorados con muebles, paredes o ropa de cama de color blanco quedan genial los elementos multicolores. Esto se debe a que resaltan algunos puntos de interés de la habitación, como los cojines o el cabecero de la cama, sin llegar a resultar demasiado chillones.

Además, estos acentos tienen una gran ventaja, y es que luego combinarán bien con otros enseres que sean solo de un color. Un puff amarillo o rojo, por ejemplo, lucirá fantástico en una habitación blanca con un cuadro que represente los colores del arcoiris, pues esa tonalidad ya combina con una parte de la lámina.

Alfombras multicolores

Para una decoración de arcoiris realmente atractiva lo mejor es combinar elementos multicolor con otros completamente blancos.

Cada vez está más de moda la decoración del suelo con alfombras que cobren especial protagonismo en una estancia. Las multicolores se verán preciosas sobre suelos claros, aunque también se pueden utilizar como punto luminoso sobre aquellos que sean más oscuros.

El arcoiris en tonos pastel

Si no quieres utilizar tonos tan chillones para decorar tu dormitorio, también puedes decantarte por los tonos pastel y combinarlos entre sí. Puedes incorporar una lámpara en color salmón, unos vinilos decorativos de arcoiris turquesas en el armario, un tocador amarillo pálido…

El baño del dormitorio colorido

Los baños son lugares que, en muchas ocasiones, se descuidan. Para acabar con este mal, apuesta por toallas, botes de jabón de manos o alfombrillas de la ducha con mucho colorido. Verás cómo estos arcoiris para decorar le dan un toque más ameno a esta zona de la casa.

Estanterías del rojo al violeta

Si crees que tu habitación es un poco sosa, pinta una de las estanterías de distintos colores y verás cómo cambia. Elige una tonalidad para cada una de las baldas, yendo del rojo al violeta y pasando por diferentes puntos del abanico cromático, y disfruta del resultado.

Ahora ya no tienes excusa para seguir teniendo un dormitorio anodino. Dale vidilla con estas ideas de decoración de arcoiris y haz de tu cuarto una oda a la vida, al colorido y al mundo natural. Y si quieres más ideas para convertir tu hogar en un sitio cada vez más divertido, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

Decoración de verano: consejos y trucos para refrescar el salón

Cambiamos de armario, de ropa de cama… ¿Por qué no íbamos a cambiar también a la decoración de verano? El salón, un lugar en el que (sobre todo si tienes el comedor integrado) pasas una buena parte de tu tiempo en casa, necesita renovarse en los meses estivales con estos consejos.

Temporada de colores claros y alegres

Los colores oscuros atraen el calor y dan sensación de bochorno. Mejor decántate de junio a septiembre por tonalidades más claras, frescas y vivarachas. Los verdes o azules claros, así como los amarillos pálidos, son una opción perfecta para darle ese toque veraniego a tu salón.

Y esta regla no se aplica solo a los cojines del sofá o las cortinas, sino a todo. Cambia las alfombras del salón, las mesitas auxiliares o incluso los libros que tienes sobre la mesa de centro. Revoluciona con estas ideas para decorar en verano tu sala de estar y conviértela en una oda a los meses más divertidos del año.

Espacio para que corra el aire

En esta época sobran muchas cosas: la ropa, las mantas… ¡Pero lo que no sobra es el espacio! Cuanto mayor efecto de amplitud generes, menor será la sensación de agobio dentro de la estancia. Quita de en medio todo lo que no sea estrictamente necesario, desde puffs que ocupan demasiado o alfombras recargadas.

Ligereza en los tejidos y mobiliario

Para tener una decoración para verano en el salón solo necesitas colores claros, sensación de amplitud y tejidos ligeros.

Que el mobiliario del salón posea cierta textura vaporosa, ingrávida y breve crea una atmósfera liviana, huyendo de las fórmulas recargadas de las telas pesadas y con caída. Apuesta por cortinas ligeras y, como ya dijimos antes, ¡de color claro!

Cuadros con motivos veraniegos

Una imagen no solo vale más que mil palabras, ¡sino que mil estaciones! La fotografía de una playa, un bonito embarcadero o, simplemente, un poco de arena, será suficiente para transportarnos al relax de las vacaciones de verano. Y, por cierto, quita aquellas imágenes que retraten paisajes oscuros o invernales.

Las plantas: un gran aliado en verano

El verde de las plantas da mucha vida en cualquier espacio. Utiliza macetas de especies que no requieran mucho esfuerzo y colócalas en el lugar adecuado para que tengan las horas de sol justas y necesarias.

Como ves, crear una decoración de verano en casa es súper sencillo: colores alegres, espacio y telas ligeras y, prácticamente, ya lo tienes. ¡A por ello! Y si lo que quieres son más ideas para que tu casa sea cada vez más acogedora y confortable, ¡suscríbete a nuestra newsletter!.

Decoración de fútbol para la habitación de un forofo

El delantero corre con la pelota pegada a las piernas, hace una vaselina al portero y… ¡GOOOOOOL! Si no hay un sonido que emocione tanto a tus hijos como los gritos tras un gol, que su habitación tenga una decoración de fútbol les parecerá todo un regalazo. Convierte su cuarto en el refugio de sus sueños con estos trucos.

Moqueta verde imitando césped

¿Imaginas que tu hijo entre a su habitación… como si lo hiciera en un verdadero estadio de fútbol? Si en casa tienes moqueta, usa una de color verde en su dormitorio para imitar el césped. Si no tienes moqueta, ¡no pasa nada! Con comprar una alfombra verde para la zona de juegos o el rincón de lectura será suficiente.  

Puff de pelota de fútbol

En la decoración de fútbol de una habitación infantil no pueden faltar un puff en forma de pelota y un vinilo de algún jugador.

¡No puede faltar! Este es, sin duda alguna, el elemento más significativo del mundo deportivo. Además, no solo se puede poner en el cuarto, pues en el salón también se puede usar como trono predilecto del rey de la casa.

decoracion-futbol

Vinilos decorativos de fútbol

¿Y si a todo esto… le sumas una perspectiva impresionante del estadio en una de las paredes del cuarto? Crea una puerta de entrada a un mundo de gradas, gritos de ánimo y vuvuzelas con un enorme vinilo que posea la perspectiva de uno de los laterales de la grada. Cuando lo vea… ¡le va a encantar! Además, este es un truco perfecto para que las habitaciones infantiles pequeñas parezcan más amplias.

Sus ídolos en las paredes

¿En la habitación de qué aficionado al fútbol podría faltar un póster de sus ídolos? Pues si quieres un poquito más allá siempre puedes hacerte con un vinilo de ese jugador que le fascina y pegarlo a la puerta o al armario.

¿Imaginas una combinación de toda esta decoración de fútbol en un mismo dormitorio? Alfombras verdes, un vinilo del estadio al fondo, puffs imitando a pelotas y los jugadores saliendo de las puertas. ¡Un auténtico éxtasis deportivo!  Y si quieres más ideas decorativas para que tu peque alucine, ¡suscríbete a nuestra newsletter!

Cómo limpiar un espejo de baño para que quede impecable

Ver un espejo sin un solo residuo nos da una sensación de limpieza y cuidado que sienta muy bien a la estética general del baño. ¿Quieres saber cómo conseguirlo en el tuyo sin que quede ninguna mancha o pelusa? Sigue estos trucos sobre cómo limpiar un espejo y verás cómo los consigues.

Cuidado regular del espejo

Estas superficies deben cuidarse todas las semanas para mantener la higiene. Para ello, a la hora de limpiar espejos opacos solo tienes que aplicar un poco de limpiacristales sobre el cristal y luego secarlo con un paño que no deje pelusas. También puedes usar papel de periódico o de cocina para este último paso.

Para aprender cómo limpiar espejos sin dejar marcas lo primero que debes saber es que el paño o papel con el que lo seques no debe dejar ninguna pelusa.

Cuando la suciedad es mayor de lo normal también puedes pasar una esponja enjabonada. Después solo tendrás que retirar el jabón con un paño húmedo y, por último, pasar un papel de periódico para dejar la lámina completamente seca.

En caso de que veas algunas manchas de gotas resecas por el uso diario, pasa un paño (o una servilleta) húmedo antes de echar el limpiacristales. Este paso hará que los restos de cal seca que quedaron de las gotas se reblandezcan y sean mucho más fáciles de quitar.

Manchas de grasa

La mejor opción para limpiar las manchas de espejos del baño o en general, es realizar una mezcla de alcohol, amoniaco y agua a partes iguales con una cucharadita de glicerina líquida. Aplica esta combinación sobre un paño que no suelte pelusa y frota con él las zonas del cristal que contengan restos oleosos. Con esto conseguirás desinfectar el espejo manchado.

Salpicaduras de maquillaje

Estos productos, que también tienen textura untuosa, se retiran de la superficie con un paño humedecido en alcoholDespués, teniendo en cuenta que ya conoces varios trucos para limpiar espejos (recuerda que los baños con mosaicos también requieren una desinfección exhaustiva), aplica los pasos generales para el resto del mueble.

Limpiar espejos antiguos

Con el tiempo estas superficies se van poniendo menos brillantes y más opacas. Para evitar estas situaciones la mejor solución es hacer una fórmula de dos partes de agua por una de vinagre blanco. Mete el resultado en un bote tipo pulverizador y agítalo para que la mezcla sea homogénea.

Pasa un paño seco por la superficie antes de aplicar el pulverizador para evitar que haya restos de polvo. Ahora rocíala totalmente con la mezcla y comienza a frolarla con un papel de periódico arrugado. Por último, pasa otro de estos papeles seco para retirar cualquier resto de humedad que pudiera dejar marca.

Ahora que te hemos explicado cómo limpiar un espejo paso a paso, ¿ves que no era tan difícil? Mantén este espacio de tu hogar en perfecto estadosuscríbiendote a nuestra newsletterporque te daremos todos los trucos para mantener este espacio (incluyendo la bañera) reluciente.

Las mejores plantas para jardines verticales

Lo último en decoración de exteriores es la incorporación de plantas para jardines verticales a través muros o cualquier tipo de estructura erguida. Pero… ¿cuáles son las especies idóneas para llevar a cabo este proyecto? Te lo contamos en las próximas líneas. ¡Toma nota!

Consideraciones básicas antes de elegir

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, realmente, no existen plantas específicas para crecer de forma perpendicular al suelo. Los ejemplares pueden nacer tanto de sistemas de sustrato paralelos como perpendiculares a la tierra, siempre y cuando tengan sus necesidades de luz y nutrientes cubiertas, claro está.

No hay plantas especiales para jardines verticales, pero sí las hay que tienen cierta tendencia a la verticalidad, como las trepadoras.

En consecuencia, lo primero que se debe valorar a la hora de elegir plantas para un jardín vertical exterior es el lugar en el que van a integrarse.

Es decir, no podemos elegir las mismas especies si vamos a trabajar un sitio al sol que a la sombra, así como si es de interior o de exterior.  

Dicho esto, sí que es cierto que existen algunas plantas que pueden combinar mejor en tu composición vegetal en altura. A continuación te damos algunas ideas para que, por lo menos, sepas de qué ejemplares puedes partir.

Las mejores especies de plantas verticales

  • Trepadoras: las plantas erguidas

Ya las vayas a incorporar en tu pequeño jardín vertical o las dejes a sus anchas en tu terraza o balcón (estas zonas son perfectas para decorar espacios exteriores pequeños), estas plantas van a ayudarse de estructuras altas que estén previamente instaladas para crecer.

Este grupo de plantas requieren muy pocos cuidados y crecen rápidamente, por lo que son fantásticas si aún tienes una zona vacía en el jardín vertical. Solo ten en cuenta que, en cuanto a sustrato, prefieren los que sean un poco alcalinos.

  • Helechos: pura resistencia

Este tipo de plantas se adaptan perfectamente a diferentes condiciones de humedad y son muy fáciles de cuidar. Existen nada menos que 12.000 especies de helechos, por lo que tienes variedad más que suficiente donde elegir la que mejor combine con tu pequeño vergel.

  • Ficus repens: enamorada del muro

Esta especie perenne y originaria de Asia posee unas hojas de color verde oscuro en forma de corazón. Su nombre (se la conoce como enamorada del muro) lo dice todo acerca de su pasión: trepar por las paredes. Por tanto, son excelentes para cubrir las zonas vacías del parterre en altura, sobre todo en las zonas más sombrías y húmedas.

  • Geranios: belleza, luz y color

Para dar un toque cromático a esta selección de plantas en paredes verticales, te recomendamos los geranios, una apuesta sencilla, fácil de cuidar y con bonitas flores. Recuerda que en período de floración necesitan gran cantidad de agua y muchas horas de sol.

Si bien se pueden plantar por columnas en función de la cantidad de agua que necesiten las distintas especies, recuerda que la zona superior solo se quedará con un porcentaje del riego.

El resto caerá hacia sus compañeras de más bajos estadíos. Sin embargo, este hecho es positivo, ya que ayuda a ahorrar muchísima agua en el jardín.

  • Begonias: atractivo rosado

Al florecer durante todo el año en lugares templados y húmedos, son inmejorables para climas suaves cercanos a la costa y para jardines en los que se quiera aportar un suave toque de color. Sus flores van del rosa claro al rosa oscuro y crecen mucho mejor en zonas de sombra.

Ahora que conoces las mejores especies de plantas para jardines verticales, ¿a qué esperas para crear el tuyo? Seguro que le da un toque de distinción a tu terraza. Suscríbete a nuestra newsletter y comparte este artículo en tus redes sociales para que tus vecinos no se asusten cuando te vean colocando pequeñas macetas unas encima de otras.

Cómo planchar las sábanas para que queden perfectas

No hay nada como meterse entre unas sábanas limpias y planchadas tras un día de agotador trabajo, ¿verdad? ¡Qué sensación de bienestar! Por eso hoy vamos a darte algunos trucos sobre cómo planchar las sábanas de manera fácil y rápida. ¡Es más sencillo de lo que crees!

Mantén la humedad antes de planchar

Las prendas que están un pelín húmedas se planchan con mayor facilidad. Por eso, si tienes unas sábanas que se arruguen fácilmente, tiéndelas o mételas en la secadora solo el tiempo imprescindible para quitarle el exceso de humedad. Antes de que se sequen del todo, pásales la plancha y verás cómo las arrugas desaparecen y las puedes guardar en tus cajones de almacenaje bajo la cama perfectamente secas.

Coloca la tabla a la altura adecuada

Mantener la humedad de la tela, planchar a la temperatura apropiada o ir doblando el textil son algunas de las claves para planchar sábanas de forma ágil.

Mucha gente no plancha las sábanas bajeras por la incomodidad que supone estar encorvado sobre la tabla demasiado tiempo. No obstante, si se regula la altura de la tabla de la forma correcta, ¡no hace falta doblar la espalda! Así podrás aguantar todo el proceso sin molestias.

Plancha a la temperatura correcta

No todas las telas son iguales ni responden de la misma manera al calor. En consecuencia, debes revisar la información que viene en la etiqueta del textil para saber qué temperatura elegir. Así evitarás desagradables sorpresas como quemaduras o marcas. Si tu plancha no tiene opción de regular la temperatura exacta, también puedes definirla según el tipo de tela que sea

Es decir, para planchar sábanas de algodón o lino en general deberás usar la máxima temperatura (que estará en torno a los 150ºC).

Pero si se trata de seda (porque quieres decorar el dormitorio con ropa de cama especial), con que la plancha esté templada es más que suficiente.

Dobla la sábana si lo necesitas

Quizá la clave esté en cómo colocar físicamente la tela para quitar todas las arrugas sin generar otras nuevas. ¡Es muy fácil! Solo tienes que doblar la sábanas e ir planchando rectángulo a rectángulo. Así quedarán ideales para guardarlas en el armario.

¿A que no era tan complicado? Pon en práctica estos sencillos consejos para aprender cómo planchar las sábanas encimeras y solo te llevará unos pocos minutos. ¿Quieres más trucos para hacer que las tareas del hogar sean cada vez menos tediosas? Suscríbete a nuestra newsletter y déjate sorprender.

El mejor colchón para niños: recomendaciones para su descanso

Si el descanso es importante para todos a cualquier edad, más lo es cuando aún se está formando el cuerpo del futuro adulto. Por eso, elegir el mejor colchón para niños es imprescindible para su desarrollo. Sigue estos consejos y seguro que aciertas.

Cuál es el mejor colchón para niños según su edad

De 0 a 2 años

En esta etapa el descanso es vital para el pequeño, ya que se pasa una buena parte del día durmiendo para que su cuerpo se vaya formando. Los colchones más o menos firmes, que garanticen la comodidad del bebé y, sobre todo, que sean antiasfixia, son perfectos para esta edad.

Durante los primeros meses de vida, escoger una almohada adecuada (de hecho, en muchos casos la mejor alternativa es no poner almohada hasta los 2 años) y un colchón que evite la muerte súbita es fundamental para garantizar la seguridad del recién nacido.

Es interesante también apostar por los colchones transpirables, ya que evitan que el niño sude por la noche y luego se resfríe. Además, aquellos hipoalergénicos y que impiden la aparición de la plagiocefalia o síndrome de la cabeza plana son perfectos para los bebés.

Otro de los aspectos clave que debes tener en cuenta antes de decidir qué colchón es mejor para los niños es que sean desenfundables. En esta fase (y también en los años siguientes, aunque en menor medida) es muy común que el bebé tenga pequeños escapes por la noche. En consecuencia, tener la posibilidad de cambiar rápidamente la funda es un plus de comodidad.

De 2 a 9 años

Teniendo en cuenta que a estas edades los pequeños todavía duermen más horas que los adultos (entre 9 y 12), son ideales los colchones que tienen una firmeza media y son transpirables. Por otra parte, muchos tienen la opción de traer dos caras, una para el invierno, más suave e hipoalergénica, y otra para verano, con una mayor transpiración.

Durante este período te aconsejamos que el colchón también sea desenfundable, ya que aún pueden darse pequeños escapes durante la noche. Y s le quieres incorporar un protector extra para garantizar al máximo su vida útil, mejor que mejor.

El colchón de un bebé debe ser antiasfixia; antes de los 9 años, que sea transpirable y desenfundable: y, a partir de ahí, prevé que va a dar el estirón.

Teniendo en cuenta que un colchón de calidad dura aproximadamente unos 10 años, te aconsejamos que, por una cuestión de ahorro y de salud, no escatimes en este gasto. Hay muchos viscoelásticos que podrás encontrar a un precio más que razonable y que ayudarán al normal desarrollo de tu hijo.

colchon-ninos

Más de 9 años

A partir de esta edad en general ya se deben analizar más o menos los mismos factores que para un adulto. Con un pequeño matiz, pues durante los siguientes años el menor va a ganar en estatura y en peso. Por ello, la talla del colchón debe ser la adecuada para el tiempo de desarrollo físico que le queda a tu hijo.

En resumidas cuentas, antes de los 2 años valora el bienestar del recién nacido tanto en el colchón como en la forma de vestir la cuna, hasta los 9 sigue apostando por que sea transpirable y desenfundable y, a partir de esa edad ten en cuenta que… ¡va a pegar el estirón!

Cuidar, educar y velar por el desarrollo de un nuevo ser humano es tan complejo como enriquecedor. Al fin y al cabo, se está formando una nueva persona. ¿No te parece emocionante? Más allá de conocer cuál es el mejor colchón para niños descubre muchos más consejos sobre cómo ayudar a tu peque en la aventura de su propio crecimiento en el hogar suscribiéndote a nuestra newsletter.

Cómo descongelar el congelador paso a paso

Sabemos que es engorroso. Sabemos que da pereza. Pero hay que hacerlo. Aprender cómo descongelar el congelador es básico para que tu nevera funcione a las mil maravillas durante más tiempo. Sigue estos consejos y verás que al final te das cuenta de que… ¡es más fácil de lo crees!

1. Apaga la nevera y vacíala

Desenchufa el frigorífico de la corriente y saca todos los alimentos que haya en su interior. Aquellos que puedan dañarse a causa de la descongelación, mejor déjalos en cubos o neveras portátiles con hielo durante todo el proceso.

Por otra parte, los que puedan aguantar un rato fuera del electrodoméstico llévalos a una zona fresca de la casa o dile a un vecino que te los guarde.

Piensa que, al menos, sacar todos los alimentos te ayudará a organizarlos mejor cuando los tengas que volver a colocar dentro.

¿Ya lo tienes todo? Perfecto, pues vamos a ponernos manos a la obra, que el proceso es súper sencillo. Solo tienes que incorporar el agua en el bote y luego echar el bicarbonato. Remuévelo bien para evitar que aparezcan grumos o restos sólidos.

2. Cubre el suelo con toallas

Cuando el hielo se vaya derritiendo, lo más probable es que encharque gran parte del suelo de la cocina. Para evitar posibles resbalones con el líquido o que llegue sin querer a otros electrodomésticos, coloca varias toallas viejas alrededor del refrigerador.

Si el tuyo posee manguera de drenaje, coloca el extremo dentro de un cubo. En tal caso, puedes ponerle unas pequeñas calzas en las patas delanteras a la nevera para que el agua fluya hacia la zona en la que está instalada la manguera.

3. Derrire el hielo acumulado

Para descongelar la nevera puedes dejar que el hielo se derrita poco a poco o acelerar el proceso a través de diferentes fórmulas.

“Vale, muy bien, pero… ¿cómo descongelar una nevera exactamente?” Ha llegado el momento en el que contestamos a tu pregunta con todas las de la ley. Existen diferentes opciones para sacar todo el hielo de tu refrigerador. Elige la que mejor se adapte a tus necesidades:

1. Dejar que se derrita solo: en este caso lo único que tienes que hacer es esperar a que, de forma natural, el hielo se vaya derritiendo poco a poco. Si esta es la alternativas que vas a escoger, te aconsejamos que estés pendiente del proceso cada 5 o 10 minutos. Así evitarás que, si el agua se está saliendo por alguna zona inesperada, termine inundando prácticamente toda la cocina.

2. Poner una olla con agua caliente: calienta una olla llena de agua y llévala a ebullición. En ese momento, quítala del fuego, mete la olla para descongelar el frigorífico y dejarlo sin hielo y cierra la puerta. El hielo se derretirá mucho antes que dejándolo al aire libre, eso seguro.

Solo tienes que tener en cuenta dos aspectos. En primer lugar, pon una toalla o un trapo bajo el cazo antes de meterlo en la nevera para evitar el daño que el calor puede ocasionar en las baldas. Por otra parte, al abrir la puerta ten cuidado, ya que saldrá una buena cantidad de agua.

3. Calentar una espátula: para ello solo tienes que poner unos segundos al fuego una espátula de metal e intentar quitar con ella posteriormente la máxima cantidad de hielo posible. Para garantizar tu seguridad y evitar que te quemes las manos o los brazos, usa unos guantes largos.

4. Elimina los restos de hielo

Después de llevar a cabo el vaciado general, aún quedarán algunos pedazos de agua congelada en determinadas zonas. Utiliza un paño con agua caliente para retirar todos los restos que queden pegados a los lados o al fondo.

como-descongelar-el-congelador

5. Limpia a fondo el congelador

Ahora que sabes cómo descongelar un congelador rápidamente, solo te queda limpiar todos los restos de agua que queden y aprovechar para darle una limpieza en profundidad. Para ello existen productos especiales, ya que si usas jabón pueden quedarse algunos restos que, posteriormente se peguen a los alimentos.

No limpies la nevera con jabón, sino con un producto especializado o con una mezcla de agua y bicarbonato de sodio.

También puedes optar por utilizar una mezcla de un litro de agua y dos cucharadas de bicarbonato de sodio para la limpieza. Además de garantizar la higiene, esta solución te ayudará a eliminar los malos olores del frigorífico.

Ahora solo te queda secar tanto el refrigerador como las zonas cercanas (no te olvides de revisar bajo el electrodoméstico), enchufar de nuevo el sistema a la corriente y volver a meter todos los alimentos en su lugar.

Cada cuánto hay que descongelar la nevera

En función de cómo sea el refrigerador en cuestión, este proceso de limpieza del hielo debe llevarse a cabo cada más o menos tiempo. En los tradicionales, es importante realizarlo cuando el grosor del hielo alcanza los 5 mm.

Sin embargo, como casi todas las neveras actuales vienen con la tecnología no frost que evita la aparición de hielo, con ellas ya no es necesario realizar esta limpieza cada poco tiempo. De hecho, con desenchufarla y limpiarla a fondo una vez al año para confirmar que no se ha formado ninguna pequeña capa de agua congelada es más que suficiente.

En ambos casos, descongelar el refrigerador y retirar la escarcha es necesario de vez en cuando porque permite un menor consumo de energía. Sí, como lo lees, cuanto más hielo se acumule, a la nevera le cuesta más enfriar, paradojas de la vida.

¿Te imaginas un mundo con cocinas inteligentes en las que no sea necesario saber cómo descongelar el congelador nunca más? Nosotros creemos que ese momento llegará, pero… ¿tú qué opinas?  Suscríbete a nuestra newslettery comparte este artículo en tus redes sociales y descubre lo que piensan tus amigos al respecto.