decorar-habitacion-estudio-pequena

La inspiración no es tan esquiva en los lugares apropiados. Por eso es importante decorar una habitación de estudio pequeña. Si solo ves caos… ¿cómo llegará el orden a tu mente en los momentos de máxima concentración? Consigue que llegue con estas ideas. 

Baldas, baldas y más baldas

Siempre quedan bien. Si quieres apostar por lo seguro, elige unas baldas del mismo color del escritorio y colócalas encima a modo de escalera. A partir de ahí, todo es cuestión de dejar volar tu creatividad. ¿En columna? ¿Creando un cuadrado? ¡Lo que te apetezca!

Organizadores que no falten

Por encima, por debajo, a un lado de la mesa… Coloca los organizadores donde quieras. ¡Pero no te olvides de ellos! Son un imprescindible en la decoración de un cuarto de estudio, ya que hacen que los elementos (libros, apuntes, lápices, post-its…) se vean ordenados. 

¿Y si incorporas un vinilo?

Nada más atractivo que un vinilo al fondo de la pared del escritorio. Elige uno que te guste, que vaya acorde con las dimensiones de la superficie y con la decoración del resto de la estancia. Y si se trata de un vinilo para la zona de estudio del dormitorio de los peques, ¡elígelo con ellos! Les encantará participar en la decisión. 

Aprovecha los rincones

Utiliza cada uno de estos consejos para decorar una habitación de estudio pequeña como base para dejar aflorar toda tu creatividad. 

¿Tienes un rinconcito donde incorporar el escritorio? Pues no lo dudes, por muy pequeño que sea siempre lo puedes optimizarlo con una mesa a medida y unas baldas en la zona superior. También puedes optar por una mesa plegable o estilo secreter, de la que más adelante te hablaremos con detalle.. 

Cajones: un clásico renovado

Si los utilizas bien, no solo serán elementos increíblemente útiles para mantener el orden, sino que también pueden ser parte fundamental de la decoración para el cuarto de estudio. ¿Cómo conseguirlo? Pues utilizando cajas de fruta o palés en su elaboración. ¡Quedan genial!

Los escritorios estilo secreter

Seguro que alguna vez los has visto y has pensado… ¡qué idea más útil! Se trata de estas mesas que a simple vista parecen una puertecilla de apertura horizontal de un armario pero que, al abrirlas, ¡te das cuenta de que son un escritorio!

Estas mesas son fantásticas para decorar un cuarto de estudio pequeño, para incorporar un escritorio en el salón o para aquellos que usan el mismo espacio para distintas actividades. ¡Toma nota!

La luz anclada en la pared

Esta es la idea definitiva para que tu zona de trabajo se convierta en una verdadera maravilla. Si en lugar de tener el típico flexo apoyado en la mesa, te haces con uno que vaya anclado a la pared, verás cómo tu estudio pasa a un nivel superior (decorativamente hablando). 

¿A que el resultado te apasiona? Normal. Con solo aplicar estos consejos para decorar una habitación de estudio pequeña y un poco de estilo, se consiguen auténticas maravillas. ¿Quieres más ideas para hacer de cada rincón de tu hogar un sitio más acogedor y confortable?¡Suscríbete a nuestra newsletter!