alquiler-vivienda-renta

Si vives de alquiler seguro que te preguntas si se puede desgravar el alquiler por el gasto mensual que te supone tener un techo sobre la cabeza. Pues, en general,… no. Con algunas excepciones. Te explicamos cuáles son esos casos en los que sí puedes beneficiarte de estas deducción por si tienes la suerte de encontrarte entre ellos.

Pero antes… mejor recordar algunos conceptos clave. La deducción por alquiler está dividida en dos tramos de IRPF diferentes:

  • Nacional: según una medida del Gobierno para igualar la fiscalidad de las personas que viven de alquiler a las de aquellas que compran una vivienda (desde 2013 no se puede desgravar la compra de una vivienda), a partir del 1 de enero de 2015 queda suprimida la deducción en el tramo nacional para quienes hayan firmado el contrato de alquiler después de esta fecha.

¿Y qué ocurre para aquellos que lo hicieran antes de 2015? Esas personas sí que pueden beneficiarse de la desgravación por alquiler en el tramo nacional llegando a un máximo de 10,5% de la renta de la vivienda (con tope en los 9.040€). No obstante, esto se cumple siempre y cuando la base imponible de tu sueldo llegue a una cifra máxima de 17.707,02€ al año. Si cobras más, el porcentaje a descontar será menor.

  • Autonómico: depende de las condiciones impuestas por las comunidades autónomas. Cada una de ellas puede decidir si incentiva o no el alquiler con unos requerimientos más o menos restrictivos. Lo que debes tener claro es que no deducir el pago mensual por tu vivienda en el tramo nacional no quiere decir que no puedas hacerlo en el tramo autonómico. Infórmate bien sobre las cláusulas que deben cumplirse en tu región. Quizá puedes presentar el alquiler como gasto en tu declaración ¡y aún no lo sabes!

desgravar-alquiler

Condiciones para desgravar el alquiler de una vivienda

Sí, hay más condiciones. En cualquiera de los dos tramos hay que cumplir una serie de requisitos para acceder a la posibilidad de deducir este gasto.

  • -Que la vivienda sea tu residencia habitual. No cuentan las segundas residencias o las oficinas (estas últimas las declaran los autónomos o las empresas para desgravar el alquiler de una vivienda según su parte correspondiente).
  • -Que tu nombre esté en el contrato de alquiler. Si, por ejemplo, está solo el de tu pareja, tú no podrás deducir nada aunque ambos paguen al arrendador a medias.
  • -No contar con una base imponible de 24.107,2€ o más al año.

Después de todo lo que te hemos explicado, ¿puedes desgravar este gasto? ¡Enhorabuena! Si no, calma. Las ventajas de alquilar una vivienda son muchas, por lo que no tienes de qué preocuparte. Seguro que, en cualquier caso, te sale rentable.

¿Quieres todos los detalles que necesitas saber antes de convertirte en arrendatario de un piso? Suscríbete a nuestro blog y recibe las últimas novedades sobre el alquiler de viviendas. ¡Así los cambios normativos no te pillarán de improviso!