diferencia-entre-fianza-y-deposito

Conceptos parecidos pero no iguales. Un inquilino debe tener muy clara la diferencia entre fianza y depósito para saber por qué está pagando. Te lo explicamos de manera muy sencilla para que lo entiendas. Al fin y al cabo, ¡estamos hablando de tu dinero!

¿Qué es una fianza?

La fianza de un alquiler (que no debe confundirse en ningún caso con el contrato de reserva para alquilar un piso) es una cantidad que sirve como garantía al arrendador en caso de impago o daños en la vivienda. La cantidad que estipula la ley para este caso es de un mes de alquiler, un importe que el casero debe depositar en el correspondiente organismo de su Comunidad Autónoma. 

En caso de que el inquilino quiera recuperar ese importe al finalizar el contrato, tienen que darse una serie de requisitos:

  • Avisar a través de la vía y con la antelación que establece el contrato si se va a abandonar el inmueble. 
  • Entregar la vivienda en el mismo estado en el que estaba cuando el propietario entró a la vivienda tras firmar el contrato. 
  • No poseer ningún pago pendiente, ni de mensualidades ni de los suministros contratados que previamente se estableció que pagará el arrendatario. 

Una de las principales diferencias entre fianza y depósito es que la primera siempre es de una mensualidad, mientras que el segundo puede ser de un máximo de dos mensualidades.

Si se cumplen estos requisitos, el casero debe devolver la fianza establecida por ley. Sin embargo, como este importe lo debe solicitar primero a la institución en la que lo ingresó, puede tardar algún tiempo en ser devuelto. Pero al inquilino hay que devolverle la fianza en 30 días tras la entrega de llaves, por lo que el arrendador debe tener disponible esa cantidad por si acaso. 

¿Qué es un depósito?

Un depósito es una cantidad de dinero adicional que puede solicitar el arrendador en calidad de garantía extra ante cualquier daño o problema que pueda sufrir su vivienda. Las diferencias entre depósito y fianza son:

  • No está establecido por ley la cantidad de dinero que se puede pedir a modo de depósito, mientras que la fianza siempre es de una mensualidad. No obstante, en ningún caso el depósito puede superar la cuantía de dos mensualidades. En el contrato se debe establecer la parte que le corresponde tanto a la fianza como al depósito. 
  • El depósito (al contrario que la fianza) no tiene por qué entregarse a ningún organismo de la Comunidad Autónoma, por lo que la custodia el casero. 

El depósito también debe ser devuelto al inquilino si no se ha roto ninguna cláusula del contrato, si la vivienda no ha sufrido desperfectos y si no hay deudas pendientes de suministros. Todos estos aspectos deben estar reflejados en el contrato de alquiler, por lo que te aconsejamos que lo leas con detenimiento antes de firmar. 

Entendemos que necesitaras leer este post para entender las diferencias entre fianza y depósito, pues son dos conceptos muy similares. Esperamos haber solucionado tus dudas, pero si lo que quieres es estar a la última de todas las novedades que surgen en el sector del alquiler, ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!