diversidad-familiar

¿Qué es una familia? Las definiciones pueden ser tantas y tan diferentes entre sí que sería muy complicado llegar a un consenso. Pero… ¡tampoco hay necesidad! Mientras haya amor, ¿qué importan las definiciones y etiquetas? Hoy hablaremos de la diversidad familiar que caracteriza nuestro tiempo.

Transformaciones de las últimas décadas

Frente al casi uniforme modelo tradicional que describía a la sociedad española hasta los años 70, hoy existen múltiples variables. Todas igual de válidas. Lo importante siempre será el sentido de pertenencia, la solidaridad y el cariño entre sus miembros. Veamos los principales cambios sociales que se han producido en nuestro país para entender la generación de familias diferentes.

  • Rol de la mujer:

Mientras que hasta mediados del siglo pasado el rol de la mujer estaba limitado al ámbito privado, las circunstancias actuales son distintas. Aunque todavía en 2018 las mujeres sufren una brecha salarial con respecto a sus compañeros varones (además de barreras invisibles para acceder a puestos de mando en las empresas), su rol social ha dado un gran salto cualitativo hacia una mayor igualdad.

De hecho, en la mayoría de los casos hoy día trabajan ambos progenitores. Esto deriva en una mayor implicación en el cuidado de la casa y los niños por parte de los hombres. También se puede observar, a consecuencia de estas transformaciones, una disminución de las modelos patriarcales. De esta manera, el control y el mando se reparte entre el hombre y la mujer.

  • Matrimonio homosexual:

La legalización del matrimonio homosexual en nuestro país ha derivado la aparición de nuevas familias cuyos progenitores son del mismo sexo. La mayor tolerancia hacia este colectivo durante las últimas décadas ha permitido que puedan casarse y tener hijos con total normalidad.

Este hito social impulsó la normalización y desestigmatización de las personas homosexuales. No obstante, aún queda por llevar a cabo una gran labor educativa para acabar con los prejuicios sobre el colectivo LGTB.

  • Separación y divorcio:

Desde que el divorcio es legal en España, los nuevos modelos de familia en España monoparentales no han dejado de crecer. En la mayoría de casos aún es la madre la que se queda con la custodia de los niños. Aunque también hay casos en los que es el padre el encargado de sus cuidados. Este contexto también ha ayudado a normalizar la situación de los divorciados, pues hoy muchos niños tienen progenitores que ya no son pareja.

diversidad-familiar

Diferentes vías para la maternidad/paternidad

Debido al aumento de la edad media de las madres y a que muchas parejas homosexuales quieren tener niños, se han diversificado las fórmulas para experimentar la paternidad. Las técnicas de reproducción asistida, la fecundación in vitro y las adopciones son muy comunes en nuestro tiempo. También se dan muchos casos en los que las parejas tienen hijos de anteriores relaciones.

De cualquier modo, lo más significativo es que todos las partes se pueden entender perfectamente en todos los casos. No hay manera mejor que otra para aumentar el número de miembros. Lo importante, en cualquier caso, es que haya afecto y sentido de unidad.

  • Diferentes tipos de familias:

La vía para su creación no tiene por qué ser siempre el matrimonio. Las personas pueden compartir el deseo de un proyecto vital en común sin necesidad de firmar un papel que así lo declare. Y no por eso dejan de ser consideradas como tal.

De hecho, generalmente pertenecemos a una diversidad familiar a lo largo de nuestra vida. Podemos pasar de una clásica (con hijos) a una pareja sin unión formal, a un matrimonio sin hijos, a una adoptiva y luego a una monoparental. Hay decenas de tipos distintas. ¡Y todo ello sin contar con los abuelos y las mascotas! Quienes, por supuesto, también son considerados parte de ella.

En cualquier caso, ¿qué importan las etiquetas? Lo importante es sentirnos queridos en nuestro hogar. De dónde vengamos, cuáles sean los lazos que nos unen o los papeles que haya por medio poco dicen del apego que sentimos por la que consideramos la nuestra, pese a la evolución de la familia española. Comparte este artículo con aquellos que consideras que son parte de la tuya. Seguro que les encantará saber que has pensado en ellos.