experimentos-caseros-agua

Cuando eres pequeño, todo para ti es ciencia, pleno descubrimiento del mundo. Conforme vas creciendo, cosas como la gravedad (los niños pasan la época de tirar las cosas al suelo para confirmar la teoría de su existencia) se van normalizando y estableciendo como rutinarias. Te enseñamos varios experimentos caseros con agua para que el mundo les siga sorprendiendo.

Agua ingrávida

Este es uno de los que más les suele gustar a los peques. ¡Es impresionante! Les gusta incluso más que aprender a llenar globos de agua ellos mismos para jugar. ¡De veras! Hazte con un vaso de cristal tipo tubo, una carta de una baraja, agua y… una fuente para poner debajo por si el truco no sale a la primera.

Llena el vaso de agua intentando que no se rebose. Coloca la carta en la boca del vaso tapando al máximo la apertura y luego gira el vaso. ¡El agua no cae! La explicación es que sobre la carta actúan dos fuerzas de sentido opuesto: el peso del agua y la presión atmosférica. Esta última es mayor, lo que impide que el agua caiga. ¡Tus hijos se quedarán con los ojos abiertos!

La pimienta huidiza

Este ensayo te sorprenderá tanto a ti como a los peques. Solo necesitas un plato hondo, un poco de agua, jabón de manos y pimienta. Comienza incorporando el agua al plato y ponle pon encima un poco de pimienta negra (la suficiente como para que se advierta perfectamente como una capa en la superficie). Ahora toca con la punta del dedo el centro del agua. Luego pon una gota de jabón líquido en la yema del dedo y vuelve a colocarla en el mismo lugar de antes, en el medio de la superficie del agua. ¡La pimienta huye!

Esto se debe a que el jabón disminuye la tensión superficial del agua. En los bordes, es decir, en la zona donde el jabón aún no ha llegado, la capa tira del centro hacia afuera, por lo que la pimienta se queda en esa zona. ¡Por eso huye!

Creando niebla

Este es uno de los experimentos de agua caseros más sencillos (incluso más que las manualidades con hojas secas que te proponemos para este otoño). Ten a mano un vaso lleno de agua caliente, un colador y tres cubitos de hielo. Después de llenar el vaso con agua caliente, deja pasar 30 segundos y vacíalo a la mitad. A continuación coloca sobre la boquilla el colador con los hielos encima. Verás que, en pocos segundos, ¡comienza a crearse niebla en su base!

La explicación es muy sencilla. El agua caliente del vaso se convierte en vapor, pero cuando está justo debajo de la zona de los hielos se condensa de nuevo y se vuelve a convertir en gotitas de agua, creándose así la niebla. ¿A que es alucinante?

experimentos-caseros-agua

Los palillos libres

Esta prueba tiene mucho que ver con el de la pimienta, pues su explicación es la misma. Necesitarás unos 7 palillos, un recipiente con agua fría y un poquito de jabón. En primer lugar, coloca los palillos en la superficie del agua formando una especie de estrella. Luego pon una gota de jabón en la punta de un palillo que hayas dejado fuera del agua y toca la superficie con ella. Verás cómo la estrella de deshace y los palillos comienzan a navegar libremente. La razón es, como en el caso de la pimienta, la disminución de la tensión superficial.

Un cóctel de colores

Jugar es la mejor forma de aprender. Y de la misma forma que te enseñamos cómo hacer un reloj para que tus hijos repasen las horas, hoy queremos que sepas cómo hacerles entender el concepto de la densidad a través de este cóctel multicolor. Es muy fácil, solo tienes que colocar en una copa de champán (que sea bastante alta) un dedo de las sustancias que te vamos a citar. ¡Y por ese mismo orden!

  1. Sirope (de chocolate, a poder ser, porque se ve más).
  2. Miel.
  3. Agua.
  4. Aceite de girasol.
  5. Aceite de oliva.
  6. Alcohol

El resultado será un cóctel multicolor que no se mezcla entre sí a causa de las diferentes densidades. Pero ten cuidado, no vaya a ser que a tus hijos… ¡les dé por intentar bebérselo!

No nos puedes decir que estos 5 experimentos caseros con agua para niños que te hemos explicado no son súper molones. Además, son súper sencillos de hacer en casa y seguro que a los peques les encanta. Si quieres conocer más trucos y juegos que hacer con los diablillos de la casa, ¡no dejes de suscribirte a nuestra newsletter!