funda-sofa-verano

¡Qué calor! El planazo de peli y manta de pleno invierno ha dejado de tener sentido desde hace más de dos meses. ¿Cómo aprovechar el salón ahora? Muy sencillo, con una funda de sofá de verano. Te damos varios consejos para escoger la mejor para tu caso. Eso sí, la manta ya la puedes guardar hasta octubre.

Elige el tejido adecuado para la época del año

Muchos sofás poseen una superficie perfecta para las tardes de otoño e invierno, cuando abrazamos todo el calor que podamos encontrar. Sin embargo, pueden ser una auténtica faena cuando sube la temperatura. 

En verano una funda de sofá fresquita y de colores alegres se hace imprescindible para seguir disfrutando de tus tardes de peli y palomitas sin pasar calor. 

Con un sencillo plaid de sofá para verano puedes seguir disfrutando de tus pelis favoritas en casa sin pasar calor. En caso de que invites a algunos amigos y se vayan a sentar en los puffs decorativos del salón, recuerda seguir esta misma premisa y cubrirlos con tejidos fresquitos en caso necesario. 

Escoge un color más alegre y veraniego

En los meses estivales nos apetecen los colores alegres y frescos, no los oscuros y sombríos. Por eso el cubre sofá de verano que elijas debe tener una tonalidad cercana a los azules, amarillos o verdes, que son, si lo piensas, los más utilizados en julio y agosto. 

Siempre debes tener en cuenta, cómo no, que combine bien con el resto del salón, pero intenta que se trate de una tonalidad clara o, como mucho, color crema. ¡Verás el cambio que le da a toda la estancia! Recuerda también redecorar con los cojines adecuados en función del cambio de color. 

Haz juego con el cambio de decoración general

¿Has cambiado la decoración del salón por la llegada del calor? Suponemos que ya has sustituido las cortinas gruesas, los cuadros oscuros y las alfombras por plantas decorativas y visillos vaporosos. ¿Cómo no ibas a añadir un manta de sofá para verano y así completar el look de tu sala de estar?

A la hora de elegir la tela para el forro ten muy presente que combine con el resto de la estancia y que, sobre todo, sea una tela que no te ase de calor. ¡Y un último consejo! Al tomar las medidas para el tejido, no olvides tener en cuenta el espacio de los reposabrazos. ¡Seguro que también los quieres tapar!

¿Te has convencido de la necesidad de ponerle una funda de verano a tu sofá? Seguro que sí. Y si lo que quieres son más ideas para hacer de tu hogar un sitio cómodo, agradable y realmente acogedor, ¡suscríbete a nuestra newsletter!