habitacion-invitados

Si recibes (o vas a recibir) visitas en casa y aún no has pensado en la decoración de la habitación de invitados, que no cunda el pánico. Fíate de nosotros. Con un par de consejos clave lo conseguirás con menos esfuerzo del que crees. ¡Manos a la obra!

Toallas y agua

Dejarles las toallas sobre la cama y una jarrita con agua en la mesilla de noche ya es para matrícula. Así ni siquiera tendrán que preguntarte nada para ducharse o para tomar un poquito de agua durante la noche.

Lámparas

La iluminación de los dormitorios es fundamental para poder llevar a cabo diferentes tareas (como leer o vestirse) con comodidad. Coloca lámparas en la mesilla de noche y acompáñalas de una luz general con la que poder hacer otras tareas de una forma más confortable.

Colores neutrales

Nunca estamos seguros de las preferencias decorativas de nuestros huéspedes, eso es evidente. Pero, ¿por qué jugártela con algo demasiado extravagante? Elige colores crema para la colcha y los cojines y muebles de madera, que dan calidez. Acertarás seguro.

Espacio de ropero

Tener toda la ropa metida en la maleta e ir sacando lo que corresponde a cada día es una auténtica lata. Incorpora algún pequeño ropero o módulos con perchas y cómoda donde los visitantes puedan ordenar sus cosas en su dormitorio de invitados.

habitacion-invitados

Literas para niños

Si te van a visitar los pequeños y juguetones amigos de tus hijos, opta por poner una litera en el cuarto de invitados. Les encantará jugar a subir, bajar y elegir quién se queda con qué cama. Por otra parte, las habitaciones infantiles compartidas tienen muchísimas alternativas para colocar las literas de manera que en algunas zonas puedas incorporar módulos de almacenaje.

Aire y limpieza

Antes de que lleguen las visitas, airea bien el cuarto, límpialo e incorpora unas velas aromáticas. Y si ya metes unas flores naturales del jardín, te convertirás automáticamente en el perfecto anfitrión. Tus amigos o familiares quedarán encantados y la experiencia será fantástica.

Cama amplia

Un buen anfitrión ofrece una cama en condiciones para dormir. Si no te cabe una de matrimonio, por lo menos ofrece un sofá cama que pueda agrandarse. De esta manera, tus huéspedes dormirán del tirón sin problemas de espacio.

Si aplicas por lo menos dos o tres de estos consejos, ya quedarás como un anfitrión excepcional. Si aplicas más, quizás ocupen la habitación de invitados que has preparado por un tiempo indefinido. ¿Quieres más ideas para tener tu hogar siempre a punto para que las visitas no te sorprendan? Suscríbete a nuestra newsletter y te prometemos que tu casa será la envidia de todos los que la pisen.