helados-caseros-ninos

Si para los adultos la llegada del verano es un alivio, para los peques de la casa ni te cuento. Tiempo libre, bicicletas, piscinas, sol y playa durante… ¡dos meses y medio! Sin embargo, el calor afecta a todas las edades por igual. Refréscales las tardes de julio y agosto con estos helados caseros para niños. Haz que ellos también participen, ¡les encantará!

Cítricos frescos

Las fresas y las naranjas son dos frutas muy utilizadas en los polos. ¿Por qué? Muy sencillo, porque resultan súper fresquitas y agradables para esta época del año. Corta unas rodajitas de cada una, mételos con leche de almendra como base en un molde, todo al congelador y… voilà! En caso de que a los peques les guste algo más dulce y cremoso, sustituye la leche de almendras por el yogur griego. Y si quieres algo más fresco, cámbiala por zumo de fruta natural. ¡En ambos casos quedará increíble!

Después de que te enseñáramos a hacer una tarta de chuches para el cumple de tu peque, quizá esta sencilla receta se te hace poco. Para meterle un mayor nivel de complejidad, hazlo con líneas de sabores, como los profesionales.

Si quieres hacerlos por franjas, solo tienes que meter una base con unas rodajitas de naranja y dejar que se congele. Luego incorpora otra capa con fresas, deja de que se congele también y, por último, mete otra con naranja. ¡Y listo! Así tendrás un helado riquísimo, atractivo y muy sano con trozos de fruta.

Algo más exótico

helados-caseros-ninos

El mango es perfecto para dar cremosidad a las recetas de polos caseros para niños que vayas a hacer.

Pélalo, córtalo en trocitos pequeños y mételo en la batidora con yogur griego. Y si quieres que quede exquisito, ponle también un poquito de canela y un chorrito de leche de coco.

Haz un batido con estos ingredientes y congélalo en los moldes. El resultado será simplemente espectacular.

Y para los más golosos…

Te avisamos. De los postres que te hemos descrito en estas líneas, este será el más apetitoso tanto para ellos ¡como para ti! Haced los suficientes para que toda la familia pueda probar porque, te avisamos desde ya, se acabarán pronto. Mezcla yogur griego, galletas Oreo bien trituradas, queso crema y esencia de vainilla. Al congelador durante un rato… ¡y a disfrutar!

Sencillos, ¿verdad? Como ves, para la elaboración de estos helados caseros para niños tus peques podrán ayudarte perfectamente. Si quieres más ideas sobre recetas y manualidades que puedes hacer con tus hijos en casa (como este reloj de cartón para enseñarles las horas), ¡suscríbete a nuestra newsletter!