hotel-bajo-el-mar

Asombro. Emoción. Sorpresa. Cuando viajas tu intención no solo es conocer nuevos lugares, sino vivirlos. Para conseguir este objetivo, nada mejor que sentirse inmerso en los nuevos sitios donde pasas la noche. ¿Cómo? Una idea: alojate en un hotel bajo el mar.

Te hablamos sobre los mejores lugares donde puedes hospedarte a lo largo y ancho del mundo o bajo el vasto océano, como quieras verlo. Te aseguramos que en cualquiera de estos casos te sentirás como Ariel con Flounder nadando a tu alrededor.

Atlantis, The Palm

En uno de tus múltiples viajes a Dubái, déjate caer por las suites Neptuno y Poseidón de este espectacular hotel submarino. Descubrirás que son, sin duda alguna, dignas del dios de los mares. Ventanales enormes del suelo al techo te permitirán echar una ojeada indiscreta a las profundidades marinas mientras te tumbas cómodamente en tu cama.

The Manta Resort

En Zanzíbar, Tanzania, se encuentra este pequeño (y lujoso) edificio flotante que será enteramente para ti los días que necesites. Además, si te cansas de tanto pececillo rondando sobre tu cabeza, siempre podrás subir a la terraza a tomar un rato el sol o disfrutar de la vista de la costa. Para llegar a él solo necesitas un par de minutos en barca desde la playa. Te aseguramos que será una experiencia alucinante.

hotel-bajo-mar

Conrad Maldives Rangali Island

Aunque este maldivo hotel bajo el agua no tenga las habitaciones sumergidas, su restaurante sí que lo está. Por lo que podrás disfrutar de una velada impresionante a la luz de los fondos marinos. Por otro lado, hay que recalcar que su cocina fusión, que mezcla tradición maldiva y occidental, te hará chuparte los dedos. Bueno, o la acción homóloga que deba hacerse en los restaurantes de postín.

Subsix at Niyama

Y ya que estás en las Maldivas y acabas de cenar… ¿por qué no irte de fiesta? Aprovecha el viaje y visita la primera discoteca bajo el agua del mundo. Aunque este establecimiento es parte del resort de lujo Niyama, pueden acceder también personas que no estén alojadas en él. Así que… ¡a bailar bajo las olas!

Utter Inn Hotel

A pesar de que nos parezcan unas aguas bastante más frías e inhóspitas, las del Lago Malaren, en Suecia, también tienen su propio hotel debajo del mar. Aunque sin muchos lujos, en esta pequeña vivienda flotante podrás pasar unos días admirando la vida del fondo del lago, tomando el sol en la terraza o visitando las islitas cercanas en barca. En definitiva, es una escapada de fin de semana (de verano, porque en invierno hace un frío que pela) perfecta para desconectar.

Si te gustan las emociones fuertes, visitar un hotel bajo el mar es una buena opción antes de que puedas permitirte un viaje de turismo espacial. O visitar las casa de los famosos, que están tan fuera de nuestro alcance que es casi como ir a otro planeta. En cualquier caso, comparte este artículo con esa persona que quieres que te acompañe en tus aventuras.