iluminacion-dormitorio

Con una buena iluminación del dormitorio tu habitación puede dar un giro de 180º. Pero no solo vale con que cada rincón cuente con la suficiente claridad. Sino que también es necesario que tenga la intensidad y tonalidad de luz ideal para esa zona. Como en ocasiones es difícil manejar todas estas variables, te damos unos cuantos trucos para acertar al 100% con la luz de tu cuarto.

La iluminación de una habitación: Lo que debes saber

Analiza durante unos minutos tu cuarto antes de lanzarte a comprar bombillas y lámparas. ¿Tienes un rincón pensado para un pequeño escritorio? ¿Sueles leer antes de dormir? ¿Ves la televisión desde la cama? Prestar atención a nuestras rutinas es importante para saber qué tipo de luz necesita cada ambiente.

Por otra parte, debemos saber algunas nociones básicas de iluminación para un dormitorio de matrimonio para que el resultado sea el idóneo. En primer lugar debes saber que los espacios pueden tener luces difusas o direccionales. En el primer caso, la luz se distribuye de manera homogénea por la habitación. Esto nos permite movernos por ella libremente sin andar a tientas. Sin embargo, esta luz no sirve para concentrar la vista en un determinado punto para leer, trabajar, etc, cosa que sí se consigue con la direccional.

Por otra parte, también es importante conocer la temperatura de la bombilla, es decir, si produce luz cálida o fría. Las bombillas más cálidas generan una luz de tonalidad amarillenta y tienen una temperatura inferior a los 3.300ºK. Por su parte, las que tienen más de 5.000ºK son las de luz blanca. Mientras estas últimas son estimulantes y más aconsejadas para ambientes de trabajo, las amarillas son más relajantes y acogedoras.

iluminacion-dormitorio

Cómo iluminar un dormitorio

En base a los conceptos que hemos analizado, vamos a comenzar a incorporar luces. En primer lugar, si tienes los techos altos, utiliza lámparas que dirijan una luz cálida hacia arriba, lo que dará la impresión de que están más cercanos al suelo y creará un ambiente más acogedor.

Encima del escritorio incorpora una lámpara con luz algo más blanca y direccional. Intenta poner siempre el foco de luz en el espacio opuesto al que sueles utilizar. Es decir, si eres diestro pon la lámpara en el lado izquierdo y a la inversa si eres zurdo. Así la iluminación de la habitación no te molestará.

Si tienes tocador, incorpora unas luces blancas en vertical a los lados del espejo al más puro estilo de los camerinos de Hollywood. También puedes integrar luces dentro del armario para ver con rapidez las prendas.

Respecto a las luces de las mesitas de noche, utiliza unas que sean bastante cálidas y que generen la cantidad de luz perfecta para permitirte leer sin espabilarte. Una buena opción en estos casos es la utilización de un temporizador, así nos garantizamos un ahorro de energía importante en caso de que nos quedemos dormidos antes de apagar.

Otras ideas sobre cómo iluminar una habitación

Otra forma de fomentar la claridad de una estancia es pintarla de diferentes tonalidades. Para elegir el color que mejor queda en tu cuarto, ten siempre en cuenta que los oscuros absorben la luz y los claros la reflejan. Por tanto, si cuentas con grandes ventanales puedes jugar con colores oscuros. Mientras que si solo cuenta con una pequeña ventana lo mejor es apostar por los claros.

A la hora de iluminar un baño integrado en el dormitorio, recuerda incorporar una luz de transición y una decoración parecida al del resto de la habitación para que no desentone. No obstante, dentro del daño recuerda poner una luz más blanca a los lados del espejo de la misma forma que comentábamos para el tocador.

La iluminación del dormitorio no tiene mucho misterio si manejas los conceptos que hoy te hemos explicado y los combinas con tu propio gusto. Ahora, si quieres que te echemos una mano y te enviemos todas las ideas que podemos ofrecerte para decorar tu hogar, solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter. Cientos de trucos y consejos para acicalar un poco tu casa te están esperando.