inquilino-no-paga-suministros

Ante situaciones complejas es muy común no saber muy bien cómo debemos actuar. Un buen ejemplo es el momento en el que, tras alquilar tu vivienda, el inquilino no paga los suministros. ¿Qué pasos seguir para erradicar el problema? Te damos algunas pautas para que sepas las acciones que debes llevar a cabo.

Premisas para solicitar el importe de las facturas

Vamos a analizar un posible caso de impago de los recibos de la luz o el agua partiendo de unas premisas básicas. Que el titular del contrato es el casero (debes tener en cuenta que este no es uno de los gastos de los que, obligatoriamente, se deba hacer cargo el arrendador) y que el pago del importe es de obligado cumplimiento por parte del arrendatario. Este último caso se establece o bien por la ley de arrendamientos urbanos o bien porque el propio contrato de alquiler así lo señale.

Generalmente el alquilado domicilia en su cuenta bancaria este tipo de gastos. Pero también puede ir a abonarlo en ventanilla. Otra opción es pagarle directamente al arrendador el importe de las facturas. Pero si el arrendatario no lleva a cabo ninguna de estas acciones, surge la deuda.

Tenemos que tener en cuenta que en caso de que el inquilino sea el titular del contrato de la luz o el agua, será él mismo quien tenga que asumir las consecuencias del impago directamente con la empresa que distribuye el servicio. Es decir, en este caso el arrendador no sufrirá las consecuencias y no estará obligado al pago de la deuda.

inquilino-no-paga-suministros

Pasos a seguir si mi inquilino no paga luz ni agua

  1. En primer lugar, lo mejor es hablar con la persona y negociar un pago de la deuda contraída con el arrendador. Así (aunque depende mucho de la cantidad de recibos impagados) se podría llegar a un acuerdo en el que, tras quedar saldada la deuda, se haga borrón y cuenta nueva para que el arrendatario continúe viviendo en la casa.
  1. Por otro lado, el casero puede decidir que, a causa del impago, prefiere cobrar la deuda y que, seguidamente, el inquilino abandone la vivienda. Este caso se da, sobre todo, en aquellas situaciones en las que el casero ya no se fía de que pague con normalidad en el futuro.

En caso de que hablar no sirva de nada y el impago continúe a lo largo del tiempo, será necesario pasar a la vía judicial. En tal caso, el arrendador puede reclamar:

  • Solo la deuda contraída.
  • Solo el desalojo del alquilado (dejando a un lado y dando por imposible el pago de la deuda).
  • La deuda y el desalojo del arrendatario.
  1. Hay una tercera vía para solucionar los conflictos que se generen. Si en el contrato de arrendamiento se hubiera establecido que los conflictos entre las partes se iban a solucionar a través de arbitraje, se podrá pasar por el árbitro antes de ir (si no se llega a ningún trato o si el problema persiste) a la vía judicial.

Esperamos que, por un lado, termines solucionando la situación con el inquilino que no paga los suministros. Y que, por otro, te hayamos ayudado a conseguirlo. Y si quieres que tener claras todas las obligaciones que tienes como arrendador (por ejemplo, pagar el IBI), así como las responsabilidades del arrendatario, suscríbete a nuestra newsletter. ¡Seguro que te evitamos más de un quebradero de cabeza!