interes-fijo-variable

La elección entre una hipoteca con interés fijo o variable es una de las primeras preguntas que aterrizan en nuestra mente casi sin querer cuando pensamos en la financiación de nuestra vivienda. ¿Cuál me conviene más? ¿Cómo me afectará la nueva ley hipotecaria? Resolvemos tus dudas.

Hipotecas a plazo fijo

El interés fijo suponen pagar la misma cuota mensual a lo largo del todo el plazo pactado. Este tipo de hipotecas no están afectadas por la subida o bajada de los intereses del mercado. Es por ello que proporcionan cierta estabilidad para las familias que lo contratan.

Uno de los aspectos a tener en cuenta a la hora de decantarnos por el tipo fijo o variable, es que, en el primer caso, el tipo de interés inicial siempre será algo mayor. Actualmente el tipo de interés para las hipotecas de tipo de interés fijo oscila entre el 2% y el 2,5%.

El interés variable en una hipoteca

La hipoteca de tipo variable representa actualmente la gran mayoría de los préstamos solicitados. Este tipo de hipotecas están compuestas por un diferencial fijo más un índice de referencia (normalmente el Euribor). De esta manera la cuota mensual a abonar, podrá subir o bajar en función de este índice.

Una de las ventajas del tipo de interés variable de una hipoteca frente a las de tipo fijo es que suelen ofrecer un tipo de interés menor en el momento de la contratación. Actualmente el interés ofertado en los préstamos que ofrecen esta modalidad oscila entre el 0,85% y el 1%.

¿Es mejor una hipoteca fija o variable? El Euribor

El Euribor sigue siendo el indicador más significativo a la hora de decantarnos por una hipoteca con interés fijo o variable.

Lejos quedaron las cifras alcanzadas en ciertos meses de 2.007 y 2.008 superando el 5%. Para beneficio de todos aquellos que se decantaron por una hipoteca variable, el Euribor parece haberse estancado en terreno negativo desde 2.016.

El mes de octubre se saldó con un Euribor de -0,18, una cifra que volvió a alcanzar mínimos históricos.

No obstante, las familias españolas no debieran confiarse con estos datos. A pesar de que todo apunta a que el Euribor seguirá bajando hasta finales de año, la tendencia parece que cambiará a principios del año que viene. Aún con todo, todavía se esperan unos dos años más de tipos de intereses bajos.

Cambiar de hipoteca variable a fija

Lo más común es cambiar de hipoteca de interés variable a fijo desde esta perspectiva. Y es que la gran mayoría de las hipotecas que se firman a día de hoy son de las primeras.

Si tenemos intención de hacer este cambio, tenemos que tener presente que existen dos caminos posibles:

  • Por novación de la Hipoteca: nos permite continuar trabajando con nuestro banco actual, pero suele suponer el pago de ciertos gastos adicionales.
  • Por subrogación de entidades: supone el cambio de entidad bancaria con su respectivo cambio en las condiciones de nuestro préstamo. Esta opción suele convertirse en la más cara.

Posibilidades de la Nueva Ley Hipotecaria

interes-fijo-variableEl Gobierno acaba de aprobar el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario, más conocido como la Nueva ley Hipotecaria. Entre las novedades que encontrarán los actuales y futuros hipotecados frente a la antigua ley hipotecaria, resalta la mayor facilidad para cambiar de una hipoteca variable a fija.

De esta manera, todos aquellos que deseen convertir el tipo de su hipoteca mediante la negociación con una nueva entidad bancaria, serán los principales beneficiarios.

Antes de decantarse por una hipoteca de interés fijo o variable, cabe destacar que con la puesta en marcha de la nueva ley, la comisión de reembolso que podrá cobrar un banco a modo de compensación será del 0,25%. Además, esta comisión sólo podrá cobrarse durante los primeros 3 años. Otra de las novedades que presenta esta ley es que los gastos de registro y notaría estarán bonificados en un 90%.