jardin-japones-en-casa

Armonía, equilibrio y energía. En estos pilares debe basarse la creación de un jardín japonés en casa. Para ello deben seguirse una serie de pautas que te explicamos en las siguientes líneas. ¡Sigue leyendo y entérate de todo sobre esta tendencia asiática!

El origen de estos lugares de paz

Hace siglos, la élite de este país nipón ya los utilizaba en su propio hogar para tener un espacio donde reflexionar y meditar en paz. Esto se hacía especialmente importante en tiempos de guerra, donde era más necesario que nunca encontrar un lugar de calma en medio del entorno de lucha y enfrentamientos.

En sus orígenes, el jardín japonés era un espacio equilibrado y armónico en el que se reflexionaba y meditaba.

Es por ello que estos jardines japoneses zen, buscan ante todo el equilibrio visual entre los elementos. El propósito es crear un ambiente armónico, tranquilo y relajante que invite a introspección.

Una de sus ventajas es que se pueden acondicionar, según las necesidades, tanto en pequeños balcones y terrazas como en grandes superficies. Mientras se respeten los principios básicos, en cada hogar se puede adaptar a los gustos personales de sus propietarios o al espacio disponible. ¿Por qué en una casa pequeña no se iba a poder meditar?

Elementos de un jardín japonés

La roca, la madera, el agua y la arena son sustancias imprescindibles en estos lugares. Como ves, todos son materiales naturales. De hecho, la incorporación de algún elemento plástico o metalizado no se ve del todo bien en estos ambientes.

Utiliza estas sustancias de origen natural de manera armónica dentro del diseño. En función del espacio que tengas, quizá solo puedas incorporar unas pocas plantas, un poco de arena gruesa y algunas piedras aquí y allá.

Si cuentas con la opción de meter una fuente, por muy pequeña que sea, no dudes en hacerlo. La idea de los jardines japoneses pequeños es la de contar con una pequeña superficie donde encontrar paz y relajación. Y para conseguirlo no hay nada mejor que el sonido del agua cayendo entre las piedras.

El estilo minimalista va perfecto

En estos pequeños oasis que nos queremos crear en casa se suele utilizar un estilo minimalista para la decoración e incorporación de nuevos elementos. La sobrecarga de materiales o plantas no es algo que suela verse en estos espacios. Por tanto, con muy pocos elementos pero bien escogidos y distribuidos puedes crear el ambiente perfecto para la reflexión y la cavilación.

Un camino y un estanque en tu jardín

Con la ayuda de piedras o madera, marca una senda delimitada por la que pasar. De esta manera, los jardines japoneses modernos permiten su uso y disfrute en todo momento. Tanto si quieres enseñárselo a los demás tanto para no perturbar la armonía de los elementos, que estarán siempre en su sitio.

En caso de que poseas espacio de sobra en el exterior, te aconsejamos que incorpores un auténtico estanque con peces. Cuidar de estas sosegadas criaturas en un ambiente plácido donde el sonido del agua es la norma, será el momento perfecto del día para volver a la calma y olvidarte del estrés.

No hace falta que sea muy grande, con que tenga una pequeña caída de agua y los animales puedan vivir a gusto es más que suficiente. No serás consciente de lo beneficioso que será para tu rutina diaria hasta que lo incorpores a ella. ¡Te lo aseguramos!

No te olvides del rastrillo

¿Te acuerdas de la arena de la que hablábamos antes? Pues si la incorporas (o algún derivado estilo grava), no olvides tener siempre el rastrillo a mano. Crear diferentes formas o distribuir de forma armónica la arena entre los distintos espacios es una tarea súper relajante y placentera. Además, el efecto visual será aún más llamativo.

Ahora que ya sabes cómo hacer un jardín japonés en casa conseguirás una paz, una calma y un sosiego que muy pocos espacios pueden brindarte. Aprovéchalo al máximo y disfruta de tu pequeño vergel zen. Y si lo que quieres es tener más ideas para convertir tu casa en un lugar cada vez más armónico y acogedor, ¡no dejes de suscribirte a nuestra newsletter!