martes, 29 septiembre, 2020
Inicio MANITAS PARA NIÑOS

PARA NIÑOS

Manualidades con imanes para que los niños decoren la nevera

¿Qué es una nevera sin una buena decoración creada por las diestras manos de tus peques? Anímalos a llevar a cabo estas manualidades con imanes que quedarán fantásticas en tu cocina. Seguro que tú también terminas coloreando, pegando y… ¡pasándolo en grande!

Latas de té

Después de comprar algunos imanes para manualidades en cualquier tienda de decoración (este primer paso es común a todas las propuestas), busca por casa algunas latas pequeñas y bonitas. Las de té, por ejemplo, son perfectas. Pega los imanes en la parte trasera de las latas y… ¡a la nevera! Dentro puedes meter algunos lápices para que la lista de la compra siempre esté actualizada. 

Letras de revista

¿Tus niños están empezando a leer y escribir? Pues esta opción es perfecta para ellos. Solo hay que buscar letras bonitas en revistas, recortarlas y pegarlas en trocitos de madera.

Estas son solo algunas ideas de manualidades con imanes que puedes hacer con tus hijos. ¡Pero hay otras muchas!

Luego se incorpora en la parte trasera del taco de madera un imán y ¡ya está hecho! Lo de dejar mensajitos en la nevera será más divertido que nunca. ¡Por cierto! Puedes hacer lo mismo con las letras del Scrabble.

Minimaceteros

Si tienes botes pequeñitos por casa, ¡ahora solo tienes que aprender cómo hacer imanes para la nevera! Con solo pegar un imán en la parte de atrás y un poquito de tierra con una semilla de una planta pequeña dentro… ¡tendrás un jardín en miniatura en la nevera! También puedes conseguir el mismo resultado abriendo un hueco en los corchos de vino

manualidades-con-imanes

Piedras coloridas

Busca piedras bonitas (los típicos cantos redondeados de playa o de río son perfectos) junto a tus hijos. Al llegar a casa, usa pintura acrílica para crear bonitos dibujos sobre una de sus caras. En la otra, pega el imán y ¡disfruta del resultado!

Piezas Lego

No hay DIY más sencillo que este. Escoge varias piezas de Lego, pégales las láminas de imán para manualidades en la parte de atrás y crea las formas más divertidas sobre la puerta de la nevera. A ver qué se les ocurre a los renacuajos…

Pinzas de ropa

¿Quieres decorar con fotos la nevera? Solo tienes que pegar un imán tras una pinza de ropa, imprimir la foto que quieras y… ¡hecho! Comenta con los peques si quieren pintar las pinzas antes de pegarlas para que el conjunto quede más colorido. Los niños podrás utilizar esta manualidad para regalarle algo especial a los abuelos en su cumpleaños. 

Pompones

Como lo lees: pompones. A los niños les suelen encantar, por lo que con solo pegarles un imán en uno de sus lados tendrás una cocina mucho más divertida para ellos. Y si les pegas unos ojos móviles… ¡mejor aún!

¡Será por ideas! Seguro que después de estas propuestas sobre manualidades con imanes se te ocurren otras muchas junto a los peques. Comparte este artículo en tus redes socialespara que otros papás y mamás sepan lo fácil y divertido que es decorar la nevera junto a los niños.

Manualidades para abuelos que pueden hacer los niños como regalo

Un abuelo es una persona con plata en el pelo y oro en el corazón, según se dice. Y tú sabes que es verdad. Para devolverles un poco de todo lo bueno que le dan a tu hijo, ayuda al peque a hacer algunas de estas manualidades para abuelos.

Portarretratos personalizado

Comienza comprando un portarretratos de madera lisa en cualquier tienda de barrio. Ahora ayuda a tu hijo a pintar el marco del color que más le guste. Luego plantéale varias alternativas para seguir decorando el marco.

Puedes darle la opción de colorear (para luego pegar) unos macarrones o unas flores de tela. En caso de que el peque ya esté empezando a leer, podéis escribir entre ambos una frase bonita. Luego escoged una foto graciosa con los abuelos y metedla dentro del portarretratos. ¡Será un detalle precioso!

CD recopilatorio de mensajes

¿Tu niño es parlanchín? Genial, porque entonces has encontrado uno de los mejores regalos para abuelos en forma de manualidad. Y es que todo es poco para estas personas que, bien lo sabes, son pilares de la familia. Graba al enano saludando a sus yayos, contando chistes o un cuento que le guste mucho. ¡Lo que quieras!

Luego mete todos los audios en un CD y en la portada incorpora una foto en la que el niño esté con sus yayos. En la parte interior también puedes meter notas, dibujos o cualquier otro detalle que se te ocurra. Tus padres quedarán encantados y el peque lo pasará pipa ayudándote a montarlo todo.

Mantel hecho con dibujos

Lo importante de las manualidades para los abuelos es que estén repletas de recuerdos (como fotos o dibujos) y que se hagan con mucho cariño.

Utiliza los dibujos que el niño haya hecho de sus yayos y ponlos sobre una tela de mantel. Cuando tú y tu peque hayáis decidido la colocación de las hojas, pegadlas a la tela y poned un papel de plástico por encima. Por último, cosed los bordes (si es muy pequeño, mejor que este paso lo hagas tú). Os quedará genial.

Cajita de los recuerdos

No hay nada que resulte más enternecedor a una persona mayor que una cajita de recuerdos. Anima a tu hijo a que aproveche cualquier caja vieja (puede servir una de zapatos), la pinte y la decore a su antojo.

Luego decide con él los dibujos, las fotos junto a los yayos y demás recuerdos que vais a meter en el pequeño cofre. De hecho, este regalo podéis combinarlo con otras manualidades para el día de los abuelos de las que hemos hablado antes, como el CD, el portarretratos o el mantel. ¡Tus padres se llevarán una alegría enorme!

manualidades-para-abuelos

Taza con dibujos y mensaje

Compra tazas que sean completamente blancas y rotuladores especiales para pintar sobre vajilla. ¡El resto lo hará la imaginación del niño! Como única directriz, recuérdale que va a ser un regalo para los abuelos, por lo que puede pintarlos a ellos, dibujarles corazones y besos o, si ya saben escribir, dejarles una frase bonita.

¿Cuál de estos regalos DIY crees que elegirá hacer tu peque? ¡Todas son geniales! Y, si vivís cerca de ellos (lo que tiene muchas ventajas), podéis recopilar estas ideas para diferentes momentos del año (Navidad, cumpleaños, etc.).  

Lo que es evidente es que todas las manualidades para abuelos que haga tu hijo serán recibidas con mucha ilusión y cariño. Y si quieres más ideas sobre juegos y actividades para hacer con tu peque en casa, ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!

Ideas para pasar la noche de San Juan con los niños entretenidos en casa

Pura magia. Así es la noche más corta, la del 23 al 24 de junio. ¿Cómo vas a pasarla este año? Si vas a estar con tus peques, disfruta al máximo del magnetismo de esas pocas horas de oscuridad con estas ideas para pasarlo en grande durante la noche de San Juan con niños.

Organiza una auténtica fiesta

No tiene sentido si la pasas en casa viendo una peli. ¡Hay que hacer una fiesta! ¿Y acaso crees que con esos locos bajitos no se puede hacer un fiestorro? Sal al jardín o a la terraza para disfrutar de esta fantástica noche. O puedes organizar diferentes actividades para niños en San Juan para que tus hijos se entretengan y disfruten de esta fecha.

Antes de que llegue el atardecer, por ejemplo, puedes hacer plastilina comestible (sobre todo si hay niños pequeños que puedan metérsela en la boca) para luego pasar la noche haciendo muñecos y flores con este material. En cualquier caso, intenta que sea en exterior para poder ver las hogueras de las cercanías.

Todos con sus diademas de flores

Al pasar la noche de San Juan con niños descubrirás los encantos de las horas entre el anochecer del 23 y el amanecer del 24 de junio.

Esta es una noche perfecta para celebrar la llegada del verano y lucir todos una bonita diadema de flores en el pelo. Para ello puedes ir con tu peque a recoger algunas flores al jardín durante el día para luego atarlas a una diadema y lucir el resultado cuando caiga el sol. ¡Seguro que le encanta!

Juega con la luz en frascos mágicos

Consigue una iluminación súper bonita con estos juegos de San Juan para niños y decorando frascos de vidrio con pintura fosforescente. Para ello solo tendrás que coger algunos frascos de vidrio (de verdura, crema de cacao o cualquier otro uso) limpios, un pincel y las pinturas (que puedes encontrar en cualquier tienda de arte gráfico).

Introduce el pincel con un poco de pintura en el frasco y haz puntitos por toda la superficie interior. Intenta combinar varios colores para que quede mucho más bonito. De día parecerán simples botes con manchitas blancas sin mucha gracia, pero a la luz de la luna quedarán increíbles.

Acerca los frascos durante unos 30 segundos a una fuente de luz incandescente. Luego apaga las luces y… ¡que empiece la magia! Los botes iluminados serán como misteriosos faroles en medio de la oscuridad.

Experimenta con fuego y agua

San Juan es una fecha perfecta para dejarse llevar por los enigmas del fuego. Si tienes la suerte de poder acercarte a la playa con los peques para que disfruten de las hogueras (siempre vigilados y con todas las precauciones posibles), genial.

Pero en caso de que no puedas acercarte a la hoguera en la playa o en el pueblo, te aconsejamos que hagas tu propia minihoguera en casa. ¿Cómo? Muy sencillo. Solo tienes que encender unas cuantas velas, colocarlas en el suelo y poneros a bailar a su alrededor. ¡Y ya tienes la fiesta montada!

También puedes hacer experimentos con agua, perfectos para el momento final en el que ya vayas a apagar las velas. Se convertirán en la guinda de un bonito anochecer que jamás olvidarán. ¡Eso seguro!

Como ves, pasar la noche de San Juan con niños te hace redescubrir todo el encanto que esconden esas mágicas y breves horas de oscuridad. Comparte este artículo en tus redes sociales para enseñar a tus amigos que con los peques también se pueden organizar unas fiestas fenomenales.

Cómo hacer un collar de macarrones para regalar a mamá

¿Qué hay más bonito que recibir un collar de macarrones de manos de tu peque? Pues pasar un maravilloso rato con él ayudándole a hacerlo, quizá es mejor. Sigue estos sencillos pasos y no solo tendrás un bonito regalo, sino todo un complemento para tu día a día. ¡Toma nota!

¿Qué hace falta para hacer un collar de macarrones?

  • Macarrones grandes.
  • Dos pinceles.
  • Témperas de colores.
  • Papel de periódico.
  • Un cordón o un lazo.
  • Cuentas redondas.
  • Un adorno central.

En cuanto a los macarrones, aunque puedes elegir los que quieras, te aconsejamos que sean esos que vienen con pequeñas estrías, ya que quedarán más bonitos. Las témperas pueden ser de los colores que más te gusten, pero la tonalidad plateada y verde pálido quedan muy bien, sobre todo si las combinas con un lazo y un adorno en color negro.

Para hacer un collar de macarrones que quede bonito y elegante elige muy bien los colores con los que quieres pintar.

Este último puede ser una pieza de madera con una forma que te guste y que también puedas pintar de un color que pegue con el resto. Pero, en caso de que ya hayas visto un complemento que te llame la atención y que creas que puede quedar bien, utilízalo sin ningún problema.

Paso a paso para hacer tu collares con macarrones

  1. Preparación

Después de tener todos los accesorios necesarios, forra con papel de periódico la mesa en la que vas a ponerte a trabajar con tu peque. ¡Y también fórralo a él! Si tienes algún tipo de bata plastificada o chubasquero viejo que le puedas poner, perfecto. Así evitarás luego tener que restregar las prendas para quitar las manchas.

Te aconsejamos que no te saltes este paso por nada del mundo. Porque, te avisamos, puede que tu hijo se entusiasme tanto con estos collares con macarrones y se lo pase tan bien que termine lleno de pintura. 

Tal y como cuando hiciste con él una marioneta con un calcetín.

  1. ¡A pintar!

Anima a tu hijo a que pinte los macarrones de los colores que hayas elegido (al fin y al cabo, ¡es tu regalo!). Colorea más de los que a priori puedas necesitar por si alguno tiende a abrirse una vez seco. Para conseguir que se sequen, colócalos en vertical sobre el papel de periódico durante unos minutos antes de volver a manipularlos.

Para un resultado lo más veraz posible, dile a tu peque (tú también le puedes ayudar, si quieres) que pinte el interior de la pasta. Pasad dos capas para que el color quede bien impregnado y tu collar de macarrones pintados parezca verdadera bisutería.

No te olvides de pintar también las cuentas redondas y el adorno (en caso de que lo necesite). Usa los mismos colores que el resto de macarrones, aunque el adorno lo puedes pintar de negro para que combine bien con la cinta.

collar-de-macarrones

  1. Monta el collar

Ayúdate de un alfiler para meter la cinta por los diferentes objetos. Al usar un instrumento que puede hacer daño al pequeño, lo mejor es que este paso lo realices tú de forma íntegra. Incorpora macarrones y cuentas de manera que queden simétricos con respecto al adorno central.

Por ejemplo, puedes meter una cuenta, cuatro macarrones, otra cuenta, el adorno central, una cuenta, cuatro macarrones y una última cuenta. Y si los colores también intentas dejarlos simétricos, ¡mejor que mejor! Al terminar solo tendrás que elegir la altura a la que quieres cortar la cinta y atarla en un lazo en tu nuca. ¡Y ya lo tienes!

Ahora, admira la obra de arte que has hecho junto a tu hijo. ¿A que estás orgullosa? Y encima ahora tienes nuevas joyas que llevar en tu día a día sin que parezca realmente lo que son: preciosos collares de macarrones para niños. ¿Quieres más ideas de manualidades para hacer con tus hijos? Suscríbete a nuestra newsletter y te enseñaremos cosas tan chulas como hacer una tarta de chuches para su cumple.

Cómo hacer plastilina comestible para niños

¡Qué manía de probar todo! Cuando los niños son pequeños hay que tener muchísimo cuidado con todo lo que se llevan a la boca. Para minimizar el riesgo todo lo posible, hoy vamos a enseñarte cómo hacer plastilina comestible. Así, si tu peque se lleva un trocito a la boca no pasa absolutamente nada. ¡Toma nota!

Ingredientes para hacer plastilina casera comestible

  • 1 vaso de cereal de arroz en polvo especial para bebés.
  • 1 vaso de fécula de maíz.
  • ½ vaso de compota de manzana (mejor sin azúcar).
  • 2 cucharadas de aceite de girasol.
  • Colorantes vegetales alimentarios (opcional).

Receta para hacer plastilina comestible

  1. Mezcla el arroz y la fécula de maíz (también conocida como maicena) en un bol.
  2. Añade las cucharadas de aceite de girasol y sigue removiendo.
  3. Incorpora la compota de manzana cuando la mezcla vuelva a verse homogénea.
  4. Agrega maicena si la ves demasiado líquida o compota si la ves muy seca.
  5. Haz algunas bolas con la mezcla.
  6. Añade las gotas de colorante que quieras a cada bola y remueve.

¡Y listo! Ya sabes cómo se hace la plastilina comestible. Es casi tan fácil como hacer nieve artificial, ¿verdad? No olvides que incorporar colorantes es completamente opcional. También puedes quedarte el paso 4 sin ningún problema para que los peques jueguen con su color natural.

Darle diferentes tonalidades a la plastilina con el colorante alimentario es completamente opcional.

Aunque no pase absolutamente nada si uno de tus peques se mete un poco de este material en la boca, ¡recuerda que no es un alimento! Te aconsejamos que vigiles de vez en cuando mientras tus hijos juegan para confirmar que no lo están utilizando como una verdadera merienda.

Ventajas de jugar con plastilina comestible

Además de que, obviamente, puedes tener algo más de tranquilidad en caso de que los niños se metan un pedazo en la boca, la plastilina casera comestible tiene muchísimas ventajas. Jugar con este material es un auténtico placer para los más pequeños de la casa y les ayuda en el desarrollo motor fino. Por otra parte, amasar y moldear ayuda a los pequeños a fortalecer los músculos de las manos y los deditos.

Por último, el beneficio más importante: ¡desarrolla su creatividad! Hacer figuras a partir de un cuerpo amorfo es un gran reto para los niños. De esta manera usan su imaginación y concentración para conseguir crear un objeto con ella. Al igual que ocurre cuando les ayudas a hacer una marioneta con un calcetín: ¡les encanta!

Ahora que ya conoces todas las ventajas de la plastilina comestible para niños y cómo sacarle el máximo partido con tus peques, solo te queda ponerte manos a la obra. Haz que tus hijos te ayuden y verás cómo ellos también se divierten creándola. Comparte este artículo en redes y suscríbete a nuestra newsletterpara que otros papás y mamás descubran los beneficios de esta fantástica sustancia.

Cómo hacer una marioneta de mano con un calcetín

Los peques de la casa nos enseñan muchísimas cosas. ¡Muchas más de las que somos capaces de admitir! Una de ellas es la de divertirnos casi con cualquier cosa. Para que siga siendo así, hoy vamos a enseñarte cómo hacer una marioneta de mano con un calcetín. ¡Os lo vais a pasar pipa!

Materiales para hacer una marioneta

  • Un calcetín.
  • Un poco de cartulina (si tienes rosa y roja, mejor).
  • Un palito de madera (de los de helado).
  • Un trozo de cartón.
  • Pegamento de contacto.
  • Pistola de silicona caliente.
  • Una esfera de corcho pequeña.
  • Un par de ojos móviles.
  • Un poco de lana de un ovillo.
  • Unas tijeras.
  • Un cúter.
  • Un bolígrafo.

Cómo hacer una marioneta con un calcetín

  1. Lo primero es hacerle una boquita

¡Comenzamos! Cuando tengas todos los materiales, lo primero que debes hacer es darle la vuelta al calcetín. Ahora pon el cartón sobre la prenda y con el bolígrafo crea dos líneas que marquen la silueta. Entre esas líneas dibuja dos curvas que toquen la silueta que acabas de hacer. El resultado debe ser una especie de óvalo.

Recorta ese óvalo porque… ¡se va a convertir en el paladar de tu marioneta de mano! Ahora utiliza el pegamento de contacto y pega el óvalo de cartón doblado por la mitad sobre el extremo del calcetín (que previamente has dado la vuelta, ¿verdad?). Cuando pongas el calcetín del derecho… ¡ya tendrás la forma de la boca hecha!

Utilizando el hueco del cartón que quedó de hacer el paladar, crea el dibujo de otro óvalo en la cartulina roja. Córtalo, dóblalo por la mitad y utiliza de nuevo el pegamento de contacto para pegarlo en la parte interior de la boca. ¿A que ya va cogiendo forma?

  1. Ahora vamos a hacer los ojos

Después de llevar a cabo los primeros pasos para hacer una marioneta con un calcetín, ahora toca crear esa mirada graciosa y divertida que tanto gusta a los niños. Para ello, corta la esfera de corcho por la mitad con la ayuda del cúter (si tus hijos están haciendo esta actividad solos, ayúdales en este punto para que no utilicen este objeto punzante sin supervisión).

En el extremo redondeado que ha quedado en cada parte de la esfera realiza un pequeño corte para que, posteriormente, puedas pegar los ojos móviles sobre una superficie medianamente plana. En este punto utiliza la pistola de silicona, ya que es más resistente que el pegamento de contacto y los ojos quedarán mejor sellados.

Pega las dos esferas de corcho sobre el calcetín a una distancia de dos o tres centímetros del borde de la boca. La idea es que la parte plana del corcho quede perpendicular a la cabeza de la marioneta para que los ojos sobresalgan.

Como ves, el proceso está siendo un pelín más complejo que cuando te enseñamos a hacer un reloj para que tus peques aprendieran la hora.

¡Pero tampoco es tan difícil! Y te aseguramos que valdrá la pena ya que a tus hijos les encantará jugar con esta manualidad tan entretenida.

  1. Hazle un poquito de pelo

Tu nueva marioneta de calcetín ya va cogiendo forma, ¿verdad? Ahora solo te queda coger 4 o 5 trocitos de lana del ovillo y cortarlos a la misma altura. Te pueden quedar de unos 4 cm más o menos. Ahora pégalos con el pegamento a la parte de atrás de los ojos y… voilà! Ya tiene pelito. ¿A que está quedando genial?

como-hacer-una-marioneta-de-mano

  1. Falta una pequeña lengua

Ahora ayúdate del palito de madera que habíamos dejado a un lado para medir la profundidad de la boca del muñeco. Así podrás luego crear una lengua con las dimensiones perfectas sobre la cartulina rosada (hazla un pelín más larga para que sobresalga luego de la boca). Sigue el borde redondeado para definir la lengua y luego termínala en doble punta creando un triángulo en el borde de la cartulina.

Recorta los bordes de la lengua bífida que acabas de crear y pégala en la boca del nuevo muñeco en forma de serpiente que has creado. ¡Y ya lo tienes! ¿A que ha quedado genial? Seguro que tus hijos están encantados, incluso más que cuando les enseñaste aquellos experimentos con agua tan divertidos.

Ahora que ya sabes cómo hacer una marioneta de mano a partir de un calcetín, seguro que puedes enseñar a tus peques a hacerlas ellos solitos (¡excepto en la parte del cúter!). Y si quieres más ideas de juegos caseros con tus hijos, ¡no dejes de suscribirte a nuestra newsletterTanto ellos como tú estaréis encantados.

Cómo hacer nieve artificial para jugar en casa con los niños

¿Qué hay más invernal que la nieve? ¡O más divertido! Nada de nada. Así que, teniendo en cuenta que en muchas zonas de España apenas nieva, ¿por qué no aprender cómo hacer nieve artificial casera y así tenerla en casa cuando quieras? Verás que es súper fácil.

¿Qué necesitas?

Pues te vas a quedar a cuadros cuando lo sepas: un vaso de agua fría y tres vasos de bicarbonato. ¡Y ya está! Y si quieres un extra para que quede más natural, solo tienes que añadirle un poquito de purpurina blanca. Así le das esos reflejos tan característicos que se producen cuando le da el sol.

Cómo hacer nieve artificial con bicarbonato

Es muy sencillo. Solo tienes que meter el bicarbonato en un bol e ir incorporando el agua fría (todo lo que puedas) mientras los mezclas poco a poco. Revuelve todo lo que necesites hasta que consigas la textura adecuada. ¡Te sorprenderá el gran parecido con la real! Luego puedes echar en el bol la purpurina (si quieres) para darle un toque más gracioso.

Puedes enseñárselo a tu peque en invierno o en cualquier momento del año. De hecho, si reúnes a sus amigos en verano y les haces varios experimentos con agua, incluido este que te hemos contado sobre cómo hacer nieve casera, ¡seguro que alucinan!

Ventajas de esta nieve casera

En primer lugar (y como es evidente), el mayor de los beneficios es el de poder disfrutar en cualquier lugar y momento del año. A tus peques les encantará jugar con ella, hacer muñequitos o paisajes nevados para sus juguetes.

Por otro lado, la ventaja fundamental de esta receta es que si un niño traga un poco accidentalmente, ¡no pasa absolutamente nada! Al fin y al cabo, se trata de bicarbonato, un ingrediente que se emplea en muchos postres, y agua. Es evidente que hay que procurar que no traguen mucho, pero por un poco no hay que alarmarse. Esto te dará una tranquilidad enorme con respecto a otras fórmulas para hacer nieve artesanal que usan ingredientes no comestibles.

como-hacer-nieve-artificial

Por último, para los niños será un nuevo juguete, un material que utilizarán de forma parecida a la plastilina. ¡Les encantará! De hecho, como puedes hacerlo en cualquier momento del año, también lo puedes utilizar como manualidad para San Valentín o para disfrutar de él en pleno verano. Tirarse bolas en el jardín con el bañador puesto en pleno agosto, ¡será una experiencia que jamás olvidarán!

Disfruta al máximo con tus hijos ahora que ya sabes cómo hacer nieve artificial. Lo pasaréis en grande, eso seguro. Y si quieres más ideas increíbles sobre juegos caseros, ¡suscríbete a nuestra newsletter! Te prometemos que tanto tú como tus hijos encontraréis ideas súper innovadoras que os encantarán.

Cómo hacer un Papá Noel: Distintas manualidades para niños

0

¡Jo, jo, jo, llega la Navidad! Y con ella un millón de opciones decorativas para convertir tu hogar en un lugar más acogedor. Descubre cómo hacer un Papá Noel casero con los más pequeños de la casa para que se impliquen en la decoración navideña y, de paso, ¡disfruten de un rato estupendo junto a ti!

Santa Corcho

Esta es una manera fantástica de reutilizar los tapones de vino o de champán para decorar la casa. Para convertir un simple corcho solo necesitáis (aparte de, obviamente, los tapones que quieras) pintura roja y color piel, dos pinceles, un poco de fieltro rojo, algodón, cola blanca, unas tijeras y dos rotuladores, uno negro y otro rojo. Al final no era tan poca cosa, pero veréis que el proceso de creación de tu nuevo Santa Corcho es súper sencillo.

En primer lugar, pintad la mitad superior (o la que queráis que se convierta en la cara, porque descubrir cuál es la parte de arriba y de abajo en uno de estos tapones es complicado) de color piel, mientras que la de abajo mejor coloreadla de rojo. Para ello, utilizad la pintura líquida y los pinceles.

Ahora toca crear el gorrito. Para ello, coged primero el fieltro rojo y haced un pequeño cono cuya base sea del mismo diámetro que la circunferencia de la parte superior del tapón. Pegad una bolita de algodón en el vértice del cono y una pequeña capa horizontal de este mismo material en la base. Esta última también pégala a la parte superior de la que habéis decidido que sea la cabeza.

Ahora solo queda pegar un trocito triangular de algodón a modo de barba en la unión de los colores rojo y piel, hacer dos puntitos negros a modo de ojos, uno rojo a modo de nariz y… ¡ya lo tenéis! Podéis hacer unas cuantas de estas manualidades de Papá Noel para niños y ponerlas en diferentes lugares de la casa. ¡Quedan súper bonitas!

Mano Claus

Como lo lees. La idea es hacer de la silueta de una mano una graciosa carita de Santa Claus. Para ello solo necesitarás cartulina blanca, unas tijeras, rotuladores negro y rojo, pegamento y algodón. Si queréis darle un toque especial, podéis comprar también unos ojos móviles que le darán movimiento.

Para empezar, poned una mano abierta sobre una cartulina blanca y, con la ayuda del rotulador negro, marcad la silueta. Recortadla y coloread la parte del pulgar y la base de la mano de rojo. ¡Este será el gorrito! En el extremo del pulgar pegad una bolita de algodón. Por otra parte, en la frontera que ha quedado entre el color blanco y rojo poned una tira de este mismo elemento.

Ahora que ya tenemos el gorro, pegad tiras o bolitas de algodón en la zona de los dedos para recrear la barba. Para terminar solo quedaría dibujar los ojos (o pegar los ojos móviles, en caso de que tengáis), la nariz y la boca (esta última podéis hacerla con el rotulador rojo). Ya podéis decir que tenéis un Papá Noel personalizado con vuestras propias manos. ¡Literalmente!

como-hacer-papa-noel

Papel Noel

Esta es, sin duda, la forma más sencilla de hacer un Santa Claus casero. Coged revistas viejas y buscad los colores que necesitéis. Fundamentalmente serán blanco, rojo, color piel y tonalidades rosadas para las mejillas, la nariz, la boca y las orejas. Recortad en blanco los ojos (luego pintadles un puntito negro para que haga de pupila), la barba, la base y el vértice del gorro. El color piel usadlo para la cara, donde colocaréis los ojos y los pedacitos rosados que hemos comentado anteriormente.

Pegad todo entre sí sobre una cartulina que os sirva como base. Colocad también el gorro y la barba en su lugar (recuerda que la boca irá encima de esta última), ¡y listo! Ya tenéis vuestro Papel Noel, un elemento decorativo súper divertido para poner al lado de vuestro calendario de adviento casero.

Ahora que ya sabéis cómo hacer un Papá Noel seguro que pasáis momentos fenomenales llevándolo a cabo. Porque estas manualidades son súper divertidas y a los peques de la casa les encantan. ¿Sabes que compartir este artículo en redes sería todo un regalazo para otros padres? Seguro que les apasiona la idea.

5 experimentos caseros con agua para niños

Cuando eres pequeño, todo para ti es ciencia, pleno descubrimiento del mundo. Conforme vas creciendo, cosas como la gravedad (los niños pasan la época de tirar las cosas al suelo para confirmar la teoría de su existencia) se van normalizando y estableciendo como rutinarias. Te enseñamos varios experimentos caseros con agua para que el mundo les siga sorprendiendo.

Agua ingrávida

Este es uno de los que más les suele gustar a los peques. ¡Es impresionante! Les gusta incluso más que aprender a llenar globos de agua ellos mismos para jugar. ¡De veras! Hazte con un vaso de cristal tipo tubo, una carta de una baraja, agua y… una fuente para poner debajo por si el truco no sale a la primera.

Llena el vaso de agua intentando que no se rebose. Coloca la carta en la boca del vaso tapando al máximo la apertura y luego gira el vaso. ¡El agua no cae! La explicación es que sobre la carta actúan dos fuerzas de sentido opuesto: el peso del agua y la presión atmosférica. Esta última es mayor, lo que impide que el agua caiga. ¡Tus hijos se quedarán con los ojos abiertos!

La pimienta huidiza

Este ensayo te sorprenderá tanto a ti como a los peques. Solo necesitas un plato hondo, un poco de agua, jabón de manos y pimienta. Comienza incorporando el agua al plato y ponle pon encima un poco de pimienta negra (la suficiente como para que se advierta perfectamente como una capa en la superficie). Ahora toca con la punta del dedo el centro del agua. Luego pon una gota de jabón líquido en la yema del dedo y vuelve a colocarla en el mismo lugar de antes, en el medio de la superficie del agua. ¡La pimienta huye!

Esto se debe a que el jabón disminuye la tensión superficial del agua. En los bordes, es decir, en la zona donde el jabón aún no ha llegado, la capa tira del centro hacia afuera, por lo que la pimienta se queda en esa zona. ¡Por eso huye!

Creando niebla

Este es uno de los experimentos de agua caseros más sencillos (incluso más que las manualidades con hojas secas que te proponemos para este otoño). Ten a mano un vaso lleno de agua caliente, un colador y tres cubitos de hielo. Después de llenar el vaso con agua caliente, deja pasar 30 segundos y vacíalo a la mitad. A continuación coloca sobre la boquilla el colador con los hielos encima. Verás que, en pocos segundos, ¡comienza a crearse niebla en su base!

La explicación es muy sencilla. El agua caliente del vaso se convierte en vapor, pero cuando está justo debajo de la zona de los hielos se condensa de nuevo y se vuelve a convertir en gotitas de agua, creándose así la niebla. ¿A que es alucinante?

experimentos-caseros-agua

Los palillos libres

Esta prueba tiene mucho que ver con el de la pimienta, pues su explicación es la misma. Necesitarás unos 7 palillos, un recipiente con agua fría y un poquito de jabón. En primer lugar, coloca los palillos en la superficie del agua formando una especie de estrella. Luego pon una gota de jabón en la punta de un palillo que hayas dejado fuera del agua y toca la superficie con ella. Verás cómo la estrella de deshace y los palillos comienzan a navegar libremente. La razón es, como en el caso de la pimienta, la disminución de la tensión superficial.

Un cóctel de colores

Jugar es la mejor forma de aprender. Y de la misma forma que te enseñamos cómo hacer un reloj para que tus hijos repasen las horas, hoy queremos que sepas cómo hacerles entender el concepto de la densidad a través de este cóctel multicolor. Es muy fácil, solo tienes que colocar en una copa de champán (que sea bastante alta) un dedo de las sustancias que te vamos a citar. ¡Y por ese mismo orden!

  1. Sirope (de chocolate, a poder ser, porque se ve más).
  2. Miel.
  3. Agua.
  4. Aceite de girasol.
  5. Aceite de oliva.
  6. Alcohol

El resultado será un cóctel multicolor que no se mezcla entre sí a causa de las diferentes densidades. Pero ten cuidado, no vaya a ser que a tus hijos… ¡les dé por intentar bebérselo!

No nos puedes decir que estos 5 experimentos caseros con agua para niños que te hemos explicado no son súper molones. Además, son súper sencillos de hacer en casa y seguro que a los peques les encanta. Si quieres conocer más trucos y juegos que hacer con los diablillos de la casa, ¡no dejes de suscribirte a nuestra newsletter!

Manualidades con hojas secas que puedes hacer en otoño con los niños

¿Quién no hizo manualidades con hojas secas de otoño cuando era pequeño? Pues seguro que tus peques quieren pasárselo igual de bien que lo hacías tú. Aquí tienes algunas ideas para tener un rato súper divertido tanto al aire libre como en casa.

Un divertidísimo muñequito otoñal

Utilizad piñas, bellotas, y florecillas que encontréis por el suelo del parque para hacer un verdadero superhéroe del otoño. Pegad como base en el papel una hoja del tamaño suficiente como para que luego parezca la capa del muñeco. Luego agregad un poquito de cola y pega una piña alargada que haga de cuerpo, una bellota que haga de cabeza y dos ramitas pequeñas con flores secas en los extremos que hagan de brazos.

Como toque final, incorporad dos ojos móviles en la parte de la cara, una hoja rodeando el cuello (de alguna manera se tendrá que mantener la capa) y ya podréis presentar en sociedad a Superotoño, el nuevo superhéroe de la ciudad. Pegadlo en la lámpara quitamiedos de la habitación de los peques y tened claro que, a partir de ahora, él será el encargado de proteger el sueño de los que duerman en esa habitación.

Pintadas y estampadas en un papel

¡Súper sencillo! Esta actividad es perfecta para hacerla con los más peques. Sal al parque a recoger las hojas de árbol para tus manualidades que encontréis por el suelo y volved a casa cuando tengáis un buen puñado. Ahora coloreadlas con cualquier pintura líquida que tengáis por casa para luego estamparlas en un papel en blanco. ¡Será un bonito elemento decorativo para el rincón de lectura de los niños!

manualidades-hojas-secas

Trabajos manuales con hojas estilo collage

Esta actividad es muy sencilla, pero… ¡hay que echarle mucha imaginación! Y seguro que a los peques les sobra. Según las formas de las hojas que cojáis del parque, podéis combinarlas con pequeños dibujos para hacer figuras. Por ejemplo, dos que se parezcan entre sí pueden servir, al pegarlas enfrentadas en su base y dejando un hueco alargado entre ellas, como alas de una mariposa. Solo debéis dibujar en medio el delgado cuerpo con una pequeña cabecita con antenas al final y… ¡ya lo tenéis!

De la misma manera, una hoja muy redondeada puede servir como caparazón de una tortuga (solo habría que dibujar la cabeza y las patitas) o una alargada puede ser el ala de una paloma (si dibujáis el cuerpo y el pico). ¡Seguro que se os ocurren otras muchas combinaciones!

Con estas sencillas manualidades con hojas secas para niños seguro que ya tenéis entretenimiento para rato. Pero si queréis saber más actividades para hacer juntos (como hacer el reloj casero para aprender la hora), ¡no olvidéis suscribiros (bueno, tú, que seguramente tu peque no lo haga…) a nuestra newsletter!