mejor-suelo-cocina

En cuestión de gustos, no hay nada escrito, eso es cierto. Pero sí que es necesario garantizar una mínima utilidad (combinada con la estética, por supuesto) al elegir el mejor suelo para la cocina de tu hogar. Aquí tienes algunos ejemplos bonitos y prácticos que te encantarán. 

Suelos cerámicos

La cerámica no solo es un material muy resistente, sino también atractivo y fácil de limpiar. Teniendo en cuenta el lugar de la casa del que estamos hablando, estas características vienen fenomenal. El suelo de la cocina suele mancharse más y recibir un mayor número de golpes por caídas de objetos y comida. ¿Qué mejor que una superficie duradera? 

Lo importante al escoger el mejor suelo para tu cocina es examinar si satisface todas tus necesidades en cuanto a resistencia, precio, estética, etc.

Además, la cerámica tiene un precio asequible y se presenta en diseños y estéticas diferentes. De hecho, muchos imitan la madera de forma muy realista, lo que le brinda un resultado muy cálido y acogedor. Así, puedes combinar la resistencia del gres con la enorme belleza de la madera. 

Piedra natural

Materiales del estilo de la pizarra, el mármol o el granito son realmente elegantes y llevan muy bien el paso de los años. Si bien es cierto que son menos asequibles que otros suelos, además de resistencia le aportan un toque muy atractivo a cualquier cocina.

Suelos vinílicos

¿Quieres una superficie económica, impermeable, práctica y que imite cualquier material? Entonces los suelos vinílicos (y los laminados) son para ti. Este tipo de material se puede colocar casi sobre cualquier pavimento previo y dan cierta amortiguación y confort a la pisada.

Madera protegida

Muchos piensan que el mejor suelo para la cocina no puede ser de madera. Las posibles caídas de recipientes con líquidos y la humedad general que hay en este ambiente podrían dañar este material tan cálido y frágil con manchas y marcas.

Sin embargo, si se recubre debidamente con barnices resistentes y se renueva su capa cada poco tiempo, este material puede quedar fenomenal en esta zona del hogar. Aunque su mantenimiento no es de los más baratos del mercado, sí es cierto que el resultado merece mucho la pena. 

Microcemento

Este material, cada vez más utilizado para dar sensación de amplitud a cocinas estrechas, tiene la ventaja de que, al no tener juntas, no se queda la suciedad incrustada en zonas de difícil acceso. Además, ese toque industrial que aporta a las casas minimalistas genera un look muy contemporáneo. 

Por otra parte, hay que recalcar que este es uno de los mejores suelos por su facilidad de limpieza. Si lo impermeabilizas y le aplicas un tratamiento antideslizante, será de los más prácticos y fáciles de cuidar que hayas tenido jamás. 

¿Ya sabes cuál es el mejor suelo para tu cocina? Como ves, todos tienen ventajas, lo que importa es escoger el que posea justo las que tú necesitas. Y si lo que quieres son más ideas sobre cómo hacer de tu hogar un sitio cada vez más acogedor y agradable¡suscríbete a nuestra newsletter!