mi-hijo-no-quiere-dormir-solo

Somos perfectamente conscientes de que los bebés no llegan con un manual de instrucciones bajo el brazo. Por eso a veces es difícil gestionar determinadas situaciones, no sabiendo bien si estamos siendo demasiado duros o si, por el contrario, damos mucha manga ancha. Hoy vamos a darte algunos consejos prácticos si tu hijo no quiere dormir solo.

Genera señales

Al igual que nos ocurre a los adultos, los más pequeños también necesitan señales que le comuniquen a su cuerpo que debe empezar a prepararse para ir a la cama. En nuestro caso, quizá es la ducha de agua caliente o leer un poco. Genera esas mismas señales para tu peque de forma sencilla. Cuéntale un cuento (siempre en su cama, no en la tuya), cántale una canción o dale las buenas noches con las luces de la habitación atenuadas.

Recuerda que las señales no pueden ser ver la tele o jugar al balón. Ese tipo de actividades son estimulantes para el cuerpo y la mente del pequeño (y para cualquiera, a ver quién se mete en la cama acabadito de llegar del gimnasio) y le hacen mantenerse despierto más tiempo del debido.

Crea una rutina

Es importante que todas las noches repitas las mismas actividades sin excepción (sobre todo al principio) antes de meter al pequeño en su cama. De esta manera se creará una rutina de sueño que te enseñará cómo quitar el miedo a dormir solo a un niño.

Cuando comiences a llevar a cabo las señales, es importante que el niño se duerma solo, por mucho que se queje o llore. No puedes pegarte 3 horas leyéndole cuentos o dejarle que, a mitad de la noche, se meta en tu cama. Si esto último ocurre, ten paciencia y mételo de nuevo en su cama. El proceso de tranquilizarlo de nuevo debes llevarlo a cabo en su habitación, no en la tuya.

Para conseguirlo, controla tu propio impulso de meter a tu hijo en tu habitación para que se tranquilice. Si no lo haces, seguirás sin saber cómo acostumbrar a un niño a dormir solo. Serán dos o tres noches malas, pero todo será por el bien del pequeño y verás que luego todo va como la seda. Sabemos que tienes en mente imágenes terribles en la que le suceden mil accidentes diferentes, como si estuviera solo en la casa siendo aún muy pequeño. No te preocupes, no es así y no le va a suceder absolutamente nada en su habitación.

mi-hijo-no-quiere-dormir-solo

Refuerza sus logros

Cuando el niño duerma la noche entera en su cama por primera vez, debes darle un refuerzo positivo diciéndole lo bien que lo ha hecho y celebrando su comportamiento. Explícale que es un logro fantástico y que demuestra que ya comienza a ser más mayor. Haz que se hinche de orgullo por su hazaña para que quiera repetirla.

Repetición y repetición

Después de los primeros días de lloros y pataleos, si te mantienes firme en tu decisión (si sois una pareja, ambos debéis tener la misma actitud y firmeza), los niños que no quieren dormir solos comenzarán a incorporar el hábito de hacerlo en su cama. En este punto, con solo empezar con las señales del sueño (leerle un cuento, atenuar las luces…) verás cómo el pequeño empieza a bostezar. ¡Todo un logro!

Si tu niño es todavía bebé, puedes aplicar el método Montessori en la decoración de su habitación para que vaya asumiendo cierta autonomía en la gestión de su tiempo y su descanso.

Si tu hijo no quiere dormir solo, no te preocupes. Es un miedo que se termina superando. Si pones de tu parte, más de la mitad del trabajo estará hecho. Comparte este artículo en redes para que otros padres y madres resuelvan este problema con sus niños. ¡Seguro que te lo agradecen!