nino-solo-en-casa

Crece sin que te des cuenta. Ayer le cambiabas los pañales y hoy ya te estás planteando si puedes dejar al niño solo en casa. Así son las cosas. Y es normal que te dé un poco de miedo, pero es algo por lo que pasan todos los padres y madres del mundo. Te damos algunos consejos para que sepas el momento en el que ya está preparado.

Una cuestión de madurez

Como no existe una edad legal para dejar niños solos en casa en España, lo que impera es el sentido común. Evidentemente, no podemos dejar a un crío de 6 años, pero no habrá problema con uno de 13. ¿Qué ocurre en este intervalo de tiempo? ¿En qué momento se entiende que el pequeño sabe hacer frente a los imprevistos?

Todo depende de su madurez. Entre los 8 y los 12 años (y acotamos así un poco más el rango de edad) uno se puede empezar a plantear dejar al pequeño solo durante un breve período de tiempo. Pero dependerá de la madurez que notemos en el mismo.

¿Cumple con las normas que se le dictan? ¿Hace los deberes del cole y se porta bien en clase? ¿Se hace cargo de la limpieza de su habitación? ¿Pone y recoge la mesa? Debes responder con sinceridad a todas estas cuestiones antes de decidirte a dejarle solo. Cuando le veas preparado y lo suficientemente responsable de sí mismo, puedes comenzar a hacer pequeños simulacros.

Cómo prepararlo para ese momento

Comienza dejándolo solo durante breves períodos de tiempo. Ve a por el pan o a sacar la basura. También puedes dejarlo 5 o 10 minutos hasta que lleguen los abuelos si viven cerca. Analiza cómo ha reaccionado y si ha cumplido con las normas que le diste mientras estabas fuera.

Si estas primeras pruebas salen bien, dale una serie de instrucciones antes de dejar a un menor solo en casa más tiempo. Asegúrate de que sabe a quién debe llamar o cómo debe actuar en caso de emergencia. Comprueba también que no abre la puerta a los desconocidos, que no siente miedo o ansiedad ante la perspectiva de quedarse sin sus padres y que entiende la responsabilidad que ello conlleva.

¿Cuál debe ser tu actitud?

Si el pequeño nota que sientes mucho miedo o nerviosismo por dejarle solo, comenzará a asustarse. Debes transmitirle tranquilidad y serenidad durante todo el proceso. Hazle ver que tú lo entiendes como un proceso normal y natural, una fase más en su desarrollo que, tarde o temprano, tiene que llegar.

Una de las ventajas de tener un perro en en hogar es que puedes dejar a tu hijo con él, haciendo que se sienta seguro y en compañía. De esta manera, no dejarás al pequeño completamente solo, pues en caso de que ocurra alguna emergencia el peludo amigo de la familia también puede dar aviso a los vecinos con sus ladridos. No obstante, ten en cuenta que nuestras mascotas son especialmente sensibles a las expresiones de intranquilidad. Por tanto, también debes transmitirle calma y naturalidad al perrete antes de dejarlo con tu hijo.

Sabemos que es difícil. Pero deja a un lado las imágenes de situaciones catastrofistas que te vienen a la mente cuando piensas en tu niño solo en casa y dale un voto de confianza a tu hijo. Verás que todo sale bien. Comparte este artículo con otros padres que estén pasando por esta misma etapa. ¡Seguro que les interesa!