piedras-pintadas-para-jardin

Ya sea con los niños o en solitario, decorar el exterior de la casa a partir de piedras pintadas para el jardín es una actividad de lo más relajante. ¿Quieres algunas ideas para que queden genial sobre el césped o entre las macetas? ¡Aquí las tienes!

Conchas de caracol

Escoge una piedra que tenga forma redondeada y pule uno de sus lados para que quede más o menos liso y se pueda apoyar. Luego límpiala muy bien (en todos los casos que te proponemos esto siempre lo debes hacer) y usa pintura resistente al agua de tres tonalidades parecidas (un ejemplo es la combinación de naranja, amarillo y blanco hueso) para hacer espirales que vayan abriéndose del centro hacia fuera. 

Coloca varias de estas piedras grandes pintadas para jardín y verás lo bien que quedan. De hecho, si utilizas piezas de tamaño considerable (de unos 20 cm de diámetro), quedarán mucho mejor (sobre todo en jardines estilo japonés) y a los niños les encantarán. 

Mariquitas gigantes

Busca piedras (si son varias, mejor, ya que así parecerá una pequeña familia) que tengan la forma de una pera achatada. Pule uno de los lados de cada una de ellas para que se apoyen bien en el suelo y limpia bien toda la superficie. 

Para pintar las piedras para decorar el jardín necesitarás botes de color negro, rojo y blanco (este último tono es para los ojos y la boquita sonriente). Pinta la cabeza en la parte más estrecha de la roca. El resto serán las dos alas rojas con sus característicos puntitos de color negro.

Un gato agazapado

Seguro que viendo estas propuestas se te ocurren otras ideas de piedras pintadas para decorar el jardín. Deja volar tu imaginación. 

Si tienes en el jardín una piedra de unos 40 x 20 cm y un poco de destreza artística, puedes dibujar un gatito agazapado. Seguro que a los peques les encantará que les cuentes historias sobre el felino que cuida de la casa día y noche. 

Una pequeña casita

La decoración de jardines con piedras pintadas ofrece muchas posibilidades, pero si lo que quieres es generar la ilusión de una casita de hadas o algo así, mejor que, en este caso, sea de buenas dimensiones. Píntala con su puerta, sus ventanas y sus tejas rojizas, y, por último, pule un poco la parte superior para que coincida con lo que quieres que se parezca a un tejado. 

piedras-pintadas-para-jardin

El búho tallado

En caso de que cuentes con una piedra más o menos vertical y redondeada, pule un poco dos zonas circulares donde creas que encajan los ojos del búho. Píntalas de blanco e incorpora un punto negro en el medio que no sea demasiado pequeño. 

Luego pinta debajo un pico triangular de color amarillo claro y marca las alas con la ayuda de un cincel. ¡Y hecho! Tendrás un búho precioso para decorar tu jardín (como decoración al lado de la piscina queda genial) aprovechando la materia prima que ya tenías. ¡Seguro que a tus niños les encanta!

Ya tienes un montón de propuestas diferentes para crear tus piedras pintadas para el jardín. ¿Cuáles vas a llevar a cabo? ¿Por qué no todas? Verás lo originales que quedan. Y recuerda que, si quieres más ideas para decorar tu casa de forma innovadora, ¡solo tienes que suscribirte a nuestra newsletter!