pintar-ladrillo-visto

¿Estás pensando en una decoración de interior distinta para que tu casa marque la diferencia sobre las demás? Pintar el ladrillo visto interior es una alternativa económica, que nunca pasa de moda y que dará un toque distinto a tu hogar.

El ladrillo visto en interior es una opción de decoración vistosa, económica y muy duradera.

El ladrillo de interior es una alternativa si no quieres utilizar el gotelé o no te apetece empapelar, ni aunque sea con vinilo. Esta es una manera de dar un toque rústico sin que gastes mucho dinero y, además, tendrás pared durante muchos años porque es una técnica duradera.

¿No sabes cómo pintar ladrillos para que el resultado sea el que buscas? No te preocupes, te damos unos consejos para que proceso sea más fácil y para que lo puedas hacer tú. Seguro que quedas satisfecho con el resultado si sigues estas pautas. Esto servirá para decorar un salón u otra estancia de forma distinta.

Elige bien el material para que el resultado sea óptimo

La pintura para ladrillo visto que vas a usar es fundamental para que luego no tengas problemas. La mejor opción es decantarte por una pintura multisuperficie o con un esmalte acrílico al agua. ¿Por qué? Porque conseguirás el color que buscas manteniendo la textura de la pared, lo que redundará a la larga en que dure más tiempo. 

Ten claro desde el principio qué color vas a utilizar

La elección del color para tu pared es importante, más que nada porque no deberías cambiarlo cada dos por tres. Recuerda que este tipo de acción requiere de un cierto mantenimiento periódico y cambiar de color puede complicarte el trabajo y disparar los costes. Elijas el color que elijas, hazlo pensando a largo plazo.

pintar-ladrillo-visto

Evita que la pintura arrastre las texturas de la pared

Recuerda que esta técnica no es un gotelé. Precisamente, una de las ventajas de la pintura para ladrillos de interior es que dan una imagen mucho más natural, “como las de antes”. Para evitar que el aspecto quede tan artificial como el del gotelé, puedes utilizar un fijador que tienes que mezclar con agua para que se cree una película protectora.

Sigue unas pautas periódicas de mantenimiento

Esta técnica no es costosa, pero sí conviene que cada dos años le eches un vistazo y valores pasar una nueva mano de pintura para que la pared siga siendo brillante. Eso sí, debes tener en cuenta que esto no siempre es necesario y dependerá de las características de tu pared, de la pintura que compraste y de la humedad.

Como ves, pintar el ladrillo visto para la pared del salón y para otras estancias interiores es muy fácil si tienes en cuenta estos aspectos básicos. ¡Suscríbete a nuestra newsletterpara recibir más tips útiles de decoración para tu casa!