plantas-salon

No te decimos que conviertas tu sala de estar en una jungla. No es eso. Pero darle un poco de vidilla con plantas para salón no estaría mal si quieres que se vea más acogedora (y menos aburrida). Te damos algunos ejemplos para que veas cómo puedes decorar esta zona con elementos vegetales con elegancia y buen gusto.

Los balcones ayudan

Si tienes un balcón al lado de tu sala de estar, ya tienes la mitad del trabajo hecho. Puedes colocar diferentes macetas en la terraza pero que se vean desde el interior. De esta manera estarás decorando la estancia pero sin el miedo de tener que recoger tierra u hojas por el suelo. Además, así las flores tendrán toda la luz que necesitan.

Mesas de centro naturales

Decorar un centro de mesa parece fácil, pero no lo es. Un elemento natural te puede ayudar a darle un toque de color frente a los colores homogéneos de la mesa o el sofá. ¡Consejo! Si pones una planta de salón en esta mesilla (sobre todo si es grande), intenta no meter muchos elementos más o parecerá recargada.

¿Un toque rústico?

Utiliza los recipientes de cristal de los refrescos o zumos para convertirlos en preciosos jarrones. Llénalos de agua hasta la mitad y ponle algunas flores silvestres dentro. El efecto es muy elegante y le da un toque minimalista al conjunto.

plantas-salon

Muebles florales

Existen mesitas y muebles escalonados para decorar con plantas el salón. Están especialmente pensados para incorporar varias macetas con florecillas. Son ideales para colocar en un rincón que sea demasiado serio o aburrido, ya que le aportará una enorme vitalidad y energía.

Flores como foco de atención

Si tienes una sala en la que predominan los tonos suaves, puedes poner un colorido acento utilizando flores amarillas o rojas. También puedes combinarlas con algún cojín del sofá para que se genere un doble foco de atención. Este truco es igual de válido para estancias decoradas con elementos muy oscuros. Si quieres darle una mayor importancia a la maceta, ponla sobre una mesita auxiliar para crearle un espacio propio.

Seguro que tienes a algún amigo cuya casa parece acabadita de salir de Jumanji, aplicando muy mal el criterio de la elegancia a la decoración con plantas para salón. Comparte con él este post para animarle, de forma sutil, a limitar tal exuberancia vegetal.