potencia-microondas

O muy seco o demasiado crudo. Seguro que al utilizar este electrodoméstico habrás cometido errores que han derivado en platos con un aspecto… regulín. No pasa nada. Solo hay que controlar algunos conceptos sobre la potencia del microondas para que esto no vuelva a pasar. ¡Descúbrelos!

Cómo elegir la potencia de un microondas

La potencia del microondas va generalmente de los 700 W a los 1.000 W, aunque hay algunos con opción de grill y convección que llegan a los 1.400 W. Un mayor número de watios significa una mayor velocidad a la hora de calentar los alimentos. Esta potencia se puede usa:

1. Para calentar

Esta es la opción que los usuarios utilizan la mayor parte de las veces. Se trata de aumentar la temperatura cualquier alimento, incluidos aquellos que acaben de salir de la nevera (¿conoces los frigoríficos inteligentes?). 

Hay que tener en cuenta que, cuanta mayor sea la cantidad de comida, más tardará. Inversamente proporcional será, en cambio, la relación entre potencia y tiempo, pues cuando mayor sea una, menor el otro.

2. Para descongelar

Esta función evita que las bacterias tengan tiempo de reproducirse, lo que sí puede ocurrir cuando dejamos descongelar al aire libre cualquier alimento. Con esta funcionalidad cualquier producto puede descongelarse en cuestión de minutos.

3. Para cocer

El microondas ofrece una alternativa a la cocción con agua. Pero no todos los alimentos quedan igual de bien al usar esta función. Las carnes asadas generalmente no quedan del todo bien, sobre todo las de vacuno. No obstante, el arroz, las hortalizas, los huevos o la pechuga de pollo y algunos pescados pueden cocinarse sin problemas con esta funcionalidad.

En función de si quieres calentar, descongelar o cocer, la potencia de microondas que necesitas es distinta.

Para elegir qué microondas comprar es importante que determines primero en qué función estabas pensando utilizarlo y con qué tipo de alimento. Pero para que tengas alguna referencia (si no tienes las diferentes opciones marcadas con iconos), te dejamos algunos ejemplos:

  • Asar un pollo (1 kg): 45 minutos a 900 W.
  • Calentar una ración de comida (1 plato): 2 minutos a 800 W.
  • Cocinar una pizza ultracongelada: entre 5 y 10 minutos a 600 W.
  • Descongelar ½ kg de carne picada: 5 minutos a 150 W.

¿En qué casos necesito toda la potencia del microondas?

Como ya has podido comprobar, no en todos los casos se necesita el 100% de la potencia que puede  darnos este electrodoméstico para hacer diferentes platos y recetas (¡descubre aquí algunas súper fáciles!). De hecho, como vamos a ver a continuación, solo necesitamos toda la potencia si queremos calentar muy rápido.

  • 15%: alimentos pequeños o líquidos.
  • 25%: descongelar alimentos para luego cocinarlos.
  • 50%: descongelar rápido alimentos grandes.
  • 75%: cocinar alimentos estilo baño maría.
  • 100%: calentar y cocer muy rápido, así como descongelar platos precocinados.

Tanto para aquellos en los que hay iconos que marcan las formas de cocinar como para los que no los tienen, ya puedes tener una idea de la potencia del microondas que debes usar en cada caso. Suscríbete a nuestra newsletter y comparte este artículo en tus redes sociales para que tus amigos también sepan cómo sacarle el máximo partido a este útil de cocina. ¡Seguro que te lo agradecen!