precontrato-de-alquiler

Encontrar el piso de tus sueños es complicado, lo sabemos. Pero cuando por fin lo encuentras, ¡no quieres que se te escape! Para ello puedes ayudarte de un precontrato de alquiler, un documento que te ayudará a quedarte finalmente con el piso. Te explicamos todo lo que debe contener este acuerdo. ¡Sigue leyendo!

Para qué sirve un contrato de reserva de alquiler

Se trata de un precontrato entre dos partes, inquilino y propietario, en el que se obligan mutuamente a firmar un contrato de alquiler en el futuro.

Para ello, generalmente la persona que quiere convertirse en arrendataria entrega una suma económica al arrendador.

Este documento ayuda al futuro ocupante de la vivienda a saber (por lo menos en principio) que el propietario no la va a alquilar a otra persona. Por otro lado, también resulta beneficioso para el casero, ya que se asegura tener el piso alquilado y generando beneficios.

El contrato de reserva de alquiler debe determinar las sanciones que se aplicarán en caso de incumplimiento.

Aunque a priori pueda parecer un preacuerdo de lo más sencillo, realmente no lo es, pues se basa en promesas que pueden cumplirse… o no. En caso de incumplimiento por alguna de las partes, el modelo de reserva de alquiler debe establecer de forma clara cuáles serán las consecuencias.

¿Qué datos debe contener el precontrato de alquiler?

  • Datos de identificación de ambas partes.
  • Descripción detallada del inmueble (si incluye un inventario del piso, mejor).
  • Cantidad exacta que entrega el futuro inquilino a modo de señal.
  • Fecha límite para la firma del contrato de alquiler definitivo.
  • Sanciones de ambas partes en caso de incumplimiento.
  • Condiciones generales del futuro arrendamiento.

En cuanto a las sanciones que se pueden aplicar en el documento de reserva de alquiler, si cualquiera de las partes lo incumple, generalmente se llega siempre al mismo acuerdo. Este se basa en que, si el propietario incumple su parte, debe devolver por duplicado la cantidad que recibió en concepto de reserva; mientras que si es el futuro inquilino el que incumple, pierde esa cantidad entregada.

Respecto a las condiciones generales que deben quedar fijadas, las más importantes son el importe de la renta, la duración del contrato o la fianza. Estableciendo estos datos en la reserva del piso en alquiler, el inquilino se asegura de que no habrá sorpresas en el momento de la firma decisiva.

¿A que no es tan complicado? Al fin y al cabo, el precontrato de alquiler no es más que un modelo a modo de preacuerdo. Si ambas partes lo siguen, ¡todo irá sobre ruedas! Suscríbete a nuestra newsletter y te informaremos sobre todos los aspectos que debes tener en cuenta de cara a tu próximo alquiler.