puff-salon

En cualquier de sus formas y texturas siempre dan un toque joven y fresco. Desenfadados, dinámicos y alegres. Así son los puffs para salón. Te damos algunos consejos para que los incorpores a tu sala de estar y que combinen con el resto del mobiliario. Manos a la obra.

Puff marroquí

Estos cojines grandes con estilo oriental (sí, porque eso es lo que son, ¿no crees?) son perfectos para salones de estilo ecléctico o chic. Muchos de ellos suelen traer diseños geométricos y muy coloridos. Aunque si has apostado por lo tonos crema, también encontrarás algunos más sobrios.

Este tipo no debe confundirse con el de mimbre (que se parece a las cestas de donde salen las serpientes de los faquires). Aunque ambos dan un toque exótico, este segundo es mucho más rígido. Por ello es preciso acompañarlo de un cojín si se quiere usar como asiento.

Puff cuadrado

Si quieres un modelo que no se deforme y que combine a la perfección con tu sofá, estos son una apuesta segura. De hecho, en muchas tiendas de muebles encontrarás la combinación de sofá y puff con el mismo diseño para conjuntar en el salón. Gracias a su firmeza resultan muy versátiles, pues se pueden utilizar como mesita auxiliar o reposapiés además de como asiento.

Puff como mesita de centro

En este caso hablamos de una mesa normal y corriente, con sus cuatro patas, pero con una parte superior algo más acolchada que las tradicionales. Quedan muy elegantes combinadas con un pequeño tablero para dar estabilidad a los decorativos centro de mesa, por lo que resultan perfectas para los salones de estilo clásico.

Puff pera

Considerado estos salones con puffs los más modernos, el diseño de Frnaco Teodoro, Piero Gatti y Cesare Paolini de 1968 sigue manteniendo toda su vigencia. Se trata de un asiento tipo saco relleno de pequeñas bolas de poliestireno. Su principal beneficio es que permite tener un pequeño respaldo en el que la persona puede apoyarse.

Es perfecto para dar un toque desenfadado a cualquier salón. Así mismo, podrás encontrarlo tanto en colores neutros como en otros más chillones. De esta manera, podrás usarlo tanto como acento de color como complemento a muebles en escala de grises.

puff-salon

Puff redondo

Son una especie de evolución de los marroquíes. Es decir, tienen una forma muy similar a los de mimbre, pero generalmente están recubiertos de hilo muy grueso (como si de un ovillo gigante se tratara). Resultan súper polivalentes y fáciles de trasladar.

Puedes usarlo como toque de color (combinarlos con las cortinas de salón es una genial idea) y asiento complementario para los días en los que tengas muchos invitados en casa. El efecto te encantará.

¿Con cuál de ellos te quedas? Seguro que cualquiera de estos puffs para salón quedará espectacular. Si quieres más consejos para hacer de tu hogar un lugar cada día más bonito y acogedor, suscríbete a nuestra newsletter. ¡No te arrepentirás!