que-hacer-domingo-en-casa

¿No tienes planes para el último día del fin de semana? Entonces… ¡ya tienes plan! Si no sabes qué hacer un domingo en casa, piensa que una de las mejores opciones es estar de relax y a solas en este mundo de continuo ajetreo. Aquí tienes algunas ideas para disfrutarlo al máximo.

Olvida el despertador

Ni se te ocurra imponerte una hora para levantarte de la cama. Deja que el propio cuerpo sea el que decida en qué momento está completamente descansado y necesita comenzar la jornada. Además, antes de ponerte las pantuflas, estírate todo lo que puedas, pues es una forma fantástica de decirle a los músculos que vas a ponerte en marcha.

Olvídate del móvil

Lo agradecerás, te lo aseguramos. Desconéctate por un día de todo y de todos. Adiós internet, redes sociales y correo electrónico durante un día. Hoy céntrate en ti. Y, en caso de que tengas un perrete (hay algunas razas que son fantásticas para convivir con personas que viven solas), estar pegado a la pantalla del móvil será para él todo un acontecimiento. Dedícale el tiempo que entre semana no puedes, juega con él y dale muchos achuchones.

Desayuna a tus anchas

¿Eres de los que suelen desayunar de pie y a todo trapo? Pues hoy no. Piensa qué comer en domingo en casa y date un auténtico homenaje.

Siéntate y tómate todo el tiempo del mundo en la comida más importante del día. Mientras, puedes leer el periódico, hacer un crucigrama o ver un capítulo de tu serie favorita.

¿Qué te apetece?

Aprovecha para hacer lo que te venga en gana. ¿Te apetece ver una peli? ¿Quieres leer un libro? ¿Que prefieres hacer yoga en el salón?

Adelante. Pregúntate qué es lo que te pide el cuerpo y adelante. Y si lo que ocurre es que te aburres como una ostra, aquí tienes algunas ideas para evitarlo.

que-hacer-domingo-en-casa

Date un baño

Sabemos que siempre te duchas en lugar de bañarte para cuidar el medio ambiente. ¡Y haces bien! Pero por un día, solo por un día, date el capricho de un buen baño relajante repleto de espuma y con velitas aromáticas alrededor. ¡Qué gustazo!

Acuéstate temprano

Como remate final para esta jornada de auténtico relax, acuéstate a una hora razonable. Así a la mañana siguiente estarás repleto de energía y con ganas de comerte el mundo. Sin duda, será una buena forma de comenzar la semana y de ampliar al lunes el buen rollo del día anterior.

¡Menudo día! como ves, lo importante es aprovechar esas poquitas horas que tienes a la semana para dedicarlas íntegramente a ti y a lo que te apetezca. Comparte este artículo en tus redes sociales para que los demás sepan qué hacer un domingo en casa: descansar.